Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 3 9 2006 Sociedad 53 el siglo XIX, las expediciones de John Ross, William Parry y John Franklin- -el trágico final de la última está aún fresca en la memoria- han ido trazando el contorno de las tierras que la ruta atraviesa. Estas gestas impresionaron a Amundsen desde niño, tanto como las historias que los marineros le traían al regresar de alta mar. Que la civilización no les alcance En contra de lo que los etnógrafos creían hasta ahora, Amundsen ha afirmado que estos pueblos viven aún en la Edad de Piedra. Son nómadas y se alimentan, fundamentalmente, de caza. A los miembros de la expedición les resultó muy útil aprender algunas de sus costumbres. La ropa de los esquimales en invierno es muy superior a las ropas europeas afirma Amundsen, quien cambió allí sus atuendos por los de la población indígena. También los perros de este pueblo despertaron admiración en el jefe de la misión. El marino ha lanzado un mensaje a la comunidad internacional: El primer deber es proteger a estos primitivos con leyes y prescripciones severas, a fin de defenderles del lado malo y peligroso de la civilización; sin esto, los esquimales desaparecerán sin dejar rastro El noruego se mostró preocupado: Hago votos por que nuestros amigos los esquimales Netchiilli no sean jamás alcanzados por la civilización Un sueño de muchos años Treinta años antes de la hazaña, las expediciones inglesas pararon. La apertura del Canal de Suez hizo perder a los británicos interés comercial en la ruta. Pero Amundsen se empeñó en terminar el mapa. Aunque el viaje tenía también otra misión: descubrir si el polo norte magnético, tal y como ya creía parte de la comunidad científica, se había desplazado desde que John Ross, en 1831, lo localizara por primera vez. Esta meta obligó a la expedición a pasar dos inviernos en el desierto blanco de la isla del Rey Guillermo, al norte de Canadá. El pesquero llegó a Gj ahaven- -el nombre elegido para bautizar el puerto en el que el navío atracó y que significa puerto de Gj a- -el 12 de septiembre de 1903. Habían recorrido ya parte de los sinuosos estrechos que discurren entre las islas del norte de Canadá. Ya habían sufrido un incendio a bordo; una tempestad había tenido al navío en jaque durante cuatro días y dejó a la tripulación extenuada. Tan pronto como vi Gj ahaven, decidí elegirlo como nuestros cuarteles de invierno. Era evidente que las tormentas de otoño se habían asentado en el este y sabía que las aguas del oeste eran muy poco profundas afirma Amundsen. La principal razón era verificar el nomadismo del polo norte magnético. Si completar el Paso del Noroeste hubiera sido nuestro principal objetivo, habría sido diferente y nada nos habría impedido ir más lejos asegura el marino noruego. La comunidad científica esperó impaciente los análisis meteorológicos, las rocas recogidas y los datos geográficos registrados por la expedición. El gran tos científicos y las actividades más rutinarias. El segundo invierno, el hastío empezó a hacer mella en los hombres. Fue fundamental entonces, la forma de Amundsen de liderar la expedición. Las principales decisiones se tomaban por mayoría, aunque todos respetaban la autoridad del jefe. Cada uno era consciente de su responsabilidad y se comportaba consecuentemente. Ésta es, según el noruego, una de las claves del éxito de la expedición. Finalmente, el 13 de agosto de 1905, los hielos se retiraron y el Gj a se hizo a la mar. Dos mil kilómetros para dar la noticia El ballenero Bonanza les hizo compañía durante el tercer invierno en el que se vieron atrapados, en Kings Point. Fue entonces cuando Amundsen recorrió en trineo y esquís más de 2.000 kilómetros para llegar a Fuerte Egbert, la estación telegráfica más próxima, para contar al mundo su gesta. Poco después de volver, Wiik fallecía. Después, el objetivo fue descansar. La próxima parada de la expedición fue el puerto de San Francisco, ciudad que se preparó para acogerles. El viaje había terminado. El Paso del Noroeste hacia el que los primeros vikingos encaminaron sus pasos quedó, por fin, abierto. Roald Amundsen, Godfred Hansen, Adolf Henrik m, Helmer Hanssen, Peder Ristvedt, Anton Lund y Gustav Wiik fueron los héroes de una hazaña lograda en un tiempo en el que aún quedaban tierras por descubrir y de la que ahora se acaban de cumplir cien años. descubrimiento supuso la constatación del nomadismo del clavo del mundo. En la primavera de 1904, el Gj a partió hacia la península de Bothia para realizar la principal de las pruebas científicas que se había encomendado a la misión. Las mediciones confirmaron, según Amundsen, que el polo norte magnético se había desplazado durante los 70 años anteriores. Pero no todos los objetivos científicos estaban cubiertos, y los marinos decidieron pasar en Gj ahaven un invierno más. Semidioses En su campamento, no estaban solos. La sorpresa había saltado durante el primer invierno, el día en que unos caribús lejanos revelaron finalmente ser aborígenes. Tras la tensión del primer encuentro, los esquimales brindaron a los expedicionarios toda su hospitalidad. La tripulación quedó atónita cuando llegó a su campamento. Cúpulas construidas con bloques de nieve sembraban la llanura. Eran el hogar de aquellos hombres de tez amarilla y ropas de pieles de foca y caribú. El asombro me dejó sin palabras. Era un espacio para las ocasiones de celebración. Había sido construido el día antes y, por ello, destelleaba de blanco Amundsen no daba crédito a sus ojos: Todo daba la impresión del orden más perfecto El desconcierto de los aborígenes fue aún mayor. Ellos veían, en los tripulantes del Gj a, a dioses. Excepto por las visitas de los esquimales, muy frecuentes en algunas épocas, las horas en Gj ahaven discurrían lentas entre el frío, la caza, la pesca, los experimen- El hombre fantaseó durante 400 años con alcanzar lo que la expedición de Amundsen logró La sorpresa saltó en la expedición cuando unos caribús lejanos revelaron finalmente ser aborígenes Oslo Sale de Oslo el 16- 6- 1903 OROESTE PASO DEL N Nome Islas de la eina Isabel En septiembre de 1903 llega al Canal de Peel Estrecho de Barrow Islas de la Reina Isabel San Francisco Is. Devon Bahía de Baffin 2 Is. Príncipe de Gales Punta Victory Is. Somerset 3 4 Península de Bothia Estrecho Príncipe Regente GROENLANDIA Canal Lancaster Is. Baffin Determinan la nueva posición del polo norte magnético Godhaun Estrecho de Davis Llevan provisiones para cinco años Estrecho Simpson Estrecho Dease Estrecho Victoria R ut a Á Pasa dos inviernos consecutivos en Gjoa Haven hasta el 13- 8- 1905 eA Bahía de Hudson mu Mar del Labrador nd s 1 en (1 9 0 3- 1 9 0 5) d INFOGRAFÍA: J. AGUILERA C. AGUILERA C. RAMÍREZ P. VELASCO