Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Internacional SECUESTRO DE NATASCHA KAMPUSCH DOMINGO 3 9 2006 ABC EE. UU. devuelve el control de Abu Ghraib a manos iraquíes ABC BAGDAD. Las autoridades iraquíes confirmaron ayer que se han hecho cargo de manera efectiva de la administración de la prisión de Abu Ghraib, conocida por las prácticas que soldados norteamericanos infligieron contra presos iraquíes, informa Efe. El Ejército estadounidense se hizo con el mando de la prisión, a 30 kilómetros al oeste de Bagdad, tras la caída del régimen de Sadam Husein, el 9 de abril de 2003. Bajo su administración se convirtió en un centro de detención para iraquíes vinculados con la insurgencia. Ali Dabbagh, portavoz del primer ministro, Nuri al- Maliki, aseguró ayer a la prensa que el Ejército estadounidense había transferido este viernes la administración de la prisión a las autoridades iraquíes, después de que sus presos hubieran sido trasladados a otras prisiones supervisadas por el Ejército de Estados Unidos. Los últimos presidiarios salieron de la cárcel el pasado 15 de agosto. El escándalo de Abu Ghraib saltó a la luz en 2004 debido a la filtración a los medios de comunicación de fotografías tomadas por los propios soldados estadounidenses sobre sus prácticas contra los internos. Vista aérea de la casa de Strashoff, a 20 kilómetros de Viena, donde Natascha estuvo secuestrada durante ocho años AP Una cinta policial que cierra el paso y dos agentes que vigilan junto a la casa en la que Natascha pasó ocho años en un zulo, son los únicos signos que recuerdan la tragedia. El pueblo austriaco de Strasshof y sus habitantes siguen tan ajenos a todo como durante el secuestro La calle que nunca supo nada sobre la niña a la que se tragó la tierra ANTONIO SÁNCHEZ SOLÍS. CORRESPONSAL Al Qaida insta en un vídeo a que los occidentales se conviertan al islam ABC BAGDAD. El lugarteniente de Osama bin Laden y segundo líder de la red Al Qaida, Ayman al- Zawahri, apareció ayer en un vídeo junto a un hombre identificado como miembro estadounidense de la red terrorista, para invitar a los norteamericanos a convertirse al islam. La grabación, de 41 minutos, difundido en una página islámica de internet, incluye imágenes de AlZawahri con Adam Yehiye Gadahn, un californiano de 28 años del que el FBI sospecha que acudió a campamentos de entrenamiento de Al Qaida en Pakistán e hizo de traductor del grupo terrorista. Dios envió a su profeta Mahoma como guía y con la religión verdadera para estadounidenses y occidentales en general... y le envió como su heraldo expresó Al- Zawahri. Gadahn habló con el rostro descubierto, y con su nombre y su seudónimo de guerra- -Azzam, el estadounidense- escritos en títulos en árabe y en inglés. Invitamos a todos los estadounidenses e infieles occidentales al islam manifestó. VIENA. Sábado. Once de la mañana. Un sol radiante y 20 grados de temperatura en Strasshof an der Nordbahn. Sin embargo, no se ve un alma. En la calle se suceden las casas unifamiliares, aisladas por sus cuidados jardines. No se ven niños jugando en la hierba ni adultos sentados en los porches. Nada extraño en esta pequeña localidad de la baja Austria, a 20 kilómetros de Viena, tan parecida en forma y carácter a cientos de pueblos austriacos. Al final de la vía, una cinta policial cierra el paso y dos agentes vigilan. Son los únicos signos que recuerdan el secreto que tanto tiempo ocultó esta calle, este pueblo. En el número 60, Wolfgang Priklopil tuvo recluida a Natascha Kampusch durante 8 años, escondida en un zulo bajo el garaje. Un secreto guardado por un introvertido y anodino técnico de comunicaciones, por las altas y tupidas vallas que separan las casas y por una vida en la que los vecinos guardan bien las distancias, donde impera la cultura del mirar para otro lado Durante 3.096 días nadie vio nada, nadie sospechó y nadie preguntó demasiado. da por policías y criminólogos, está hoy desierta. Los medios se han ido, pero la conmoción se mantiene. Increíble dice Lotta tras el mostrador del café Relax, uno de los pocos locales de Strasshof. No lo podíamos esperar, nadie sospechaba nada asegura. Wolfgang Priklopil nunca pisó su establecimiento. No se dejaba ver mucho y no llamaba la atención insiste antes de reconocer que, pese a vivir y trabajar en el escenario de la historia, lo que sabe es lo que ha leído en los medios. Menos comunicativos se muestran tres de los parroquianos del Relax. No quieren dar sus nombres. A las preguntas, se limitan a contestar: Todo sigue igual, a nosotros no nos afecta Tampoco conocían a Priklopil. Ya en la calle, tres alegres damas se muestran más dispuestas a conversar. Desde el anonimato, pero con más simpatía, aseguran estar conmocionadas. Es terrible se lamenta una antes de especular acerca de las numerosas incógnitas del caso: el paradero actual de Natascha, la negativa a ver a sus padres, el motivo del rapto... De nuevo, las tres niegan haber visto algo sospechoso. De Priklopil poco saben. Su padre construyó la casa en los años 50 y la madre era tan poco comunicativa como él. Un buen tipo y muy discreto Con su suicidio, Priklopil se ha llevado muchas respuestas a la tumba. Sus vecinos más cercanos lo han definido como un buen tipo y muy discreto, y su ex jefe, como un trabajador esmerado y correcto De su vida, poco se sabe. Nació en 1962, se formó como técnico de comunicaciones, en 1994 montó una empresa constructora y luego se mudó a la casa de Strasshof. Poco después, inició una obra de reforma durante la que se cree que construyó el zulo de 21 metros cúbicos con una cama en un altillo, un retrete, un lavabo y una estantería en el que Natascha pasó gran parte de su secuestro. Pero no todo. Un vecino ha declarado haber visto en los últimos meses a la joven realizar trabajos en el jardín. Pensó que era alguna novia, aunque Priklopil le dijo que era una asistenta yugoslava. Pensó que la actitud evasiva de su vecino se debió a la juventud de la chica. El ex jefe del secuestrador afirma que, a mediados de julio, acudió a la oficina acompañado de una joven alegre y simpática de la que no dio nombre. E incluso hay testimonios que dicen haber visto a la pareja a principios de agosto en Pregarten, a 300 kilómetros de distancia. Todo está desierto El secreto se rompió hace diez días, cuando Natascha, que hoy tiene 18 años, aprovechó un descuido de su captor para escapar y revelar su cautiverio. La misma calle que se llenó de periodistas de todo el mundo y fue toma- Hay testimonios que dicen haber visto a la pareja a principios de agosto a 300 kilómetros de Strasshof