Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 DOMINGO 3 9 2006 ABC Internacional La Policía británica detiene a 16 sospechosos de reclutar y entrenar a terroristas islámicos Los servicios de seguridad vigilan a miles de musulmanes que podrían dar apoyo a los radicales b El jefe de la unidad antiterrorista de Scotland Yard, Peter Clarke, alerta de una situación muy inquietante en el Reino Unido, generada desde dentro del país EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Menos de un mes después de que veinticuatro personas fueran detenidas en el Reino Unido por su presunta implicación en un gran complot para derribar varios aviones con destino a Estados Unidos, la Policía detuvo ayer a otros dieciséis sospechosos de actividad terrorista islámica. La nueva redada, que no está relacionada con la operación del 10 de agosto, se desarrolló en Londres y Manchester. Las últimas detenciones se produjeron después de que el jefe de la unidad antiterrorista de Scotland Yard y coordinador nacional de las operaciones antiterroristas, Peter Clarke, haya advertido de que miles de personas están siendo sometidas al seguimiento de las fuerzas de seguridad e información. Aunque el MI 5, el espionaje interior, cifra en unos ochocientos los elementos más radicalizados de la comunidad musulmana, las fuerzas de seguridad han abierto el círculo ante el temor de que el extremismo pueda extenderse aún más. Las personas en las que estamos interesados son miles; no se trata sólo de terroristas, sino de gente que puede estar tentada a ayudar o a animar según Clarke. Lo que hemos aprendido- -declaró Clarke en un documental de la BBC sobre Al Qaida- -es que tenemos una amenaza que está siendo generada desde dentro del Reino Unido En su opinión, se trata de una situación muy inquietante Clarke confirmó que existe una tubería que lleva a jóvenes musulmanes británicos a luchar a Irak. Lo que estamos viendo es que hay individuos con conexiones que están satisfechos de poder organizar los viajes de otros aseguró. Un Policía británico llegaba ayer al restaurante chino del sur de Londres donde la noche anterior detuvieron a doce personas AFP Los últimos arrestos se han producido tras varios meses de investigación y vigilancia detuvieron a doce personas, de entre 25 y 35 años de edad, bajo la Ley Terrorista como sospechosos de comisión, preparación o instigación de actos terroristas. Otras dos personas fueron localizadas en otra parte de la ciudad. La operación también llevó al registro de una escuela islámica a las afueras de Londres. Unos cien agentes acordonaron el centro, al que asisten alumnos de entre once y dieciséis años, y mantendrán cerradas las instalaciones varios días mientras comprueban todo el material informático. Fuentes policiales indicaron que la redada se producía después de meses de investigación, dirigida contra redes sospechosas de reclutamiento o fomento para que otros tomen parte en actividades terroristas Otra acción se desarrolló el sábado por la mañana en Manchester, donde la Policía detuvo a dos personas, sin vinculación con el grupo de Londres. Esta nueva gran redada no tiene conexiones con la realizada el pasado 10 de agosto, en la que veinticuatro jóvenes pasaron a custodia policial como presuntos organizadores de un plan en avanzado estado de desarrollo para hacer estallar artefactos explosivos en media docena de aviones, en el trayecto entre el aeropuerto de Heathrow y diversas ciudades norteamericanas. Varios de ellos ya han recibido cargos ante los tribunales. En una escuela islámica Precisamente, la mayor parte de las últimas detenciones, practicadas entre la noche del viernes y la madrugada del sábado, según informó la BBC, están relacionadas con la puesta en marcha de campos de entrenamiento en el Reino Unido, con el fin de adiestrar comandos que podrían actuar en el exterior, aunque los ataques también podrían perpetrarse en el propio país. Sobre las diez de la noche del viernes, cerca de cincuenta agentes de Scotland Yard irrumpieron en un restaurante chino del sur de Londres, donde Catorce soldados británicos pierden la vida al estrellarse su avión en el sur de Afganistán E. J. BLASCO LONDRES. Catorce soldados británicos murieron ayer al estrellarse el avión en el que viajaban en Afganistán, informó el Ministerio de Defensa del Reino Unido. Se trata de doce soldados de la Real Fuerza Aérea británica (RAF) uno más de la Marina, y otro del Ejército. El aparato, adscrito a la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) se estrelló debido a un terrible accidente, según los primeros indicios, y no como resultado de una acción hostil aseguró el ministro británico de Defensa, Des Browne; aunque precisó que no es momento de especular, sino de esperar los re- sultados de la investigación El avión, un Nimron MR- 2 de patrulla marítima, cayó a las cuatro de la madrugada, hora local, a unos 20 kilómetros al oeste de Kandahar, en el sur de Afganistán, informó la BBC. Un portavoz de la ISAF, el comandante Luke Knitting, señaló que la tripulación del aparato hizo una llamada de emergencia poco antes de desaparecer de los radares. Treinta y seis militares británicos han muerto desde la ocupación de Afganistán por parte de la coalición liderada por Estados Unidos en 2001, veintiuno de ellos desde comienzos del pasado agosto.