Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional DOMINGO 3 9 2006 ABC CiU y ERC se disputan el electorado de Maragall ante la división en el PSC Piqué presenta al PP como el único garante de la estabilidad en Cataluña b Artur Mas abandera una Convergència convertida en la casa común del catalanismo para atraer a los descontentos tanto del PSC como de Esquerra IVA ANGUERA DE SOJO BARCELONA. CiU y ERC, los principales rivales del PSC, coincidieron ayer en apelar a los votantes catalanistas que en las últimas elecciones confiaron en Pasqual Maragall y que se sienten traicionados por la renuncia del presidente de la Generalitat y la candidatura de José Montilla. El líder de CiU, Artur Mas, reclamó para sí el voto de los socialistas de corte catalanista, con el argumento de que la oferta de Montilla piensa más en Madrid que en los intereses catalanes, y se mostró convencido de que su formación es la única que puede generar la credibilidad necesaria para afrontar los retos ingentes de Cataluña Paralelamente, ayer se conoció una nueva baja en las filas socialistas tras la estela de Maragall. Se trata del regidor del PSC en el Ayuntamiento de Palafrugell, Joan Llenas, que anunció a la dirección del partido en Girona su voluntad de dejar la militancia por la subordinación sin condiciones al PSOE Llenas se suma a la ex alcaldesa de la Garriga, Núria Albó, que abandonó el PSC, después de veinte años de militancia, cuando se hizo pública la renuncia del actual presidente de la Generalitat. Albó consideró el relevo de Maragall como una maniobra que interesaba a Madrid, y que desde ese punto de vista podía ser lógica, pero que le parecía del todo inaceptable. los catalanistas del PSC no pueden sentirse representados por un partido que mira más a Madrid o que cuando llega al gobierno no da la talla Mas advirtió, además, a sus cuadros contra el exceso de confianza y reclamó un esfuerzo para que CiU gane con suficiente margen las próximas elecciones autonómicas. En este sentido, señaló que la federación debe evitar que el tripartito vuelva a sumar suficientes diputados para formar gobierno, y ganar las elecciones con suficiente autoridad para que nadie pueda cuestionar nuestro proyecto El primer secretario del PSC y candidato socialista, José Montilla, respondió a Mas que si éstas son todas las propuestas que tiene que hacer, las cosas van bien para el PSC Montilla aseguró que Mas sólo ha hablado del partido y del candidato del PSC y pasó de puntillas sobre la petición de baja del partido de Diana Garrigosa. Es un asunto que no me consta y por tanto no tengo nada que decir se limitó a afirmar el número dos del PSC. El secretario general de ERC, Joan Puigcercós, consideró que estamos en un momento en que se está viendo la peor imagen del PSC porque en poco tiempo ha jubilado a Pasqual Maragall y a Joan Clos Puigcercós consideró que los socialistas han hecho que se retire una generación que ha tenido un papel trascendental en Cataluña y ciudades como Barcelona y pidió a los votantes del PSC que ahora están indecisos que opten por ERC porque la Generalitat ha perdido representatividad y existe un grado alto de dependencia entre el PSC y el PSOE una dependencia que, según él, se ha incrementado desde que ERC se marchó del Gobierno El número tres republicano, Francesc Vendrell, auguró una fuga de votos del PSC a Esquerrra porque los socialistas han expulsado al sector catalanista y todo lo que significa Maragall El presidente del Partido Popular de Cataluña, Josep Piqué, lamentó por su parte el desbarajuste de los tres años de gobierno tripartito al frente de la Generalitat, en respuesta al balance presentado el viernes, y presentó al PPC como única formación que puede garantizar estabilidad y que no haya otro tripartito. Destacó Piqué que la ausencia de Maragall fue una anomalía notable y criticó que salgan cinco consellers diciendo que son estupendos cuando el gobierno es el resultado de un estropicio La deserción de la primera dama Ante este panorama, Mas ironizó ayer con la deserción de la primera dama para asegurar ante sus bases que ante esta confusión nuestra posición queda reforzada y presentó a CiU como la casa común del catalanismo para reclamar el voto de los catalanistas que han confiado en el proyecto del PSC o de Maragall Ante los cuadros de CDC reunidos en su Consell Nacional- -destinado a sancionar las listas aprobadas el pasado lunes por la ejecutiva del partido- -Mas aprovechó la baja del PSC anunciada por la esposa de Maragall, Diana Garrigosa, para anunciar una diáspora de catalanistas que huyen de los socialistas a los que llamó a integrarse en su proyecto. En este contexto, rechazó la división entre derechas e izquierdas en la política catalana que justificó hace tres años la creación del tripartito- Cataluña no avanza con la contraposición maniquea entre derechas e izquierdas -y argumentó que las listas de CiU incluyen diferentes tendencias. Para hacer extensiva su llamada a los descontentos de ERC, señaló que Artur Mas apeló al voto de los socialistas y republicanos descontentos con el final del tripartito YOLANDA CARDO El consejero Castells asegura que el alma maragalliana sigue viva en el PSC ABC BARCELONA. El conseller de Economía de la Generalitat y miembro del ala catalanista del PSC, Antoni Castells, rechazó ayer que la formación haya perdido ese perfil catalanista con el relevo de Pasqual Maragall y Joan Clos como cabezas de cartel para las próximas elecciones autonómicas y municipales, respectivamente, y subrayó que el alma maragalliana sigue inequívocamente viva en el PSC tras esos relevos, porque estos cambios no han sido la victoria de unos sobre otros Castells, que se perfila como el más probable número dos de la candidatura de José Montilla a la presidencia de la Generalitat, rechazó así la tesis de que el aparato del PSC se ha impuesto sobre Pasqual Maragall y sus seguidores en el partido, y subrayó que nunca ha existido un conflicto de este tipo, informa Efe. El legado de Maragall estaba vivo y está igual de vivo, si no más pese a su sustitución, aseguró Castells, quien se declaró muy identificado con el alma maragalliana del PSC, y creo que el conjunto del partido se siente identificado también El dirigente apuntó que, sin ese legado, el PSC dejaría de ser lo que es El Partido Socialista catalán tiene dos almas en una concluyó Castells, y esto significa un doble compromiso: uno por la autonomía, el autogobierno y la identidad nacional de Cataluña, y, a su vez, un compromiso con un proyecto común español Un compromiso que comparten, según él, todos los miembros del PSC, desde Maragall hasta el último militante pasando por todos los dirigentes