Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión DOMINGO 3 9 2006 ABC AD LIBITUM PROVERBIOS MORALES LA RABIETA DE MARAGALL L gran hechizo político de Jordi Pujol, sostén de una coalición política blandengue y, durante mucho tiempo, monopolista de la prédica y el uso del nacionalismo catalán residió en la ignorancia del entorno. Pujol sabía que Cataluña, un sentimiento, no tiene sustancia para pactos internos, intrigas de salón y complejas astucias de efectos retardados, y actuó en consecuencia. Cuando, en un complejo arabesco de la aritmética electoral, Pasqual Maragall tomó el poder de Pujol no aplicó la retranca burguesa que le hubiera correspondido por estirpe y condición. Para mandar tuvo que ponerse en manos de unos comunistas rancios y descafeinados y de unos separatistas viM. MARTÍN rulentos- -el tripartito- -FERRAND y ahí están los resultados. Cataluña ha ganado en autogobierno lo que ha perdido en entidad y relevancia, el PSC ha quedado hecho unos zorros y, salvo CiU- -la víctima pretendida del proceso- todos tratan de salvarse en un naufragio previsible. La embarcación de fortuna no ha soportado el peso del Estatut. Maragall, como un niño caprichoso, ha preferido romper el juguete antes de dárselo a sus hermanitos y una hipótesis de sosegado relevo ha pasado a ser una certeza de confrontación. El PSC imaginado por Maragall, incompatible con el plasmado por José Montilla, vive, además de su propia contradicción, una notable rabieta. Al fondo, triunfal, una ERC que difícilmente podrá presentar al cobro los pagarés que ha ido coleccionando en este tiempo cree beneficiarse con el mal ajeno y la siempre esponjosa Cataluña se vuelve áspera. El tripartito ha constituido un gran fracaso político con el único resultado de un Estatut de difícil traslación al bienestar ciudadano. Es la saña centrífuga. Un curioso fenómeno que lleva, por ejemplo, a que TV 3, la televisión pública catalana, contrate a un tipo como Pepe Rubianes, un gallego que dice ser humorista, para que, en horario infantil, pueda decir: Que se vaya a la mierda la puta España El desprecio nunca cursa con tan mala educación, y para llegar tan lejos- que se vayan a tomar por culo estos españoles -hace falta, sobre una mala condición, un inmenso complejo de inferioridad. Ahí, en la anécdota, late el problema que se complementa y redondea cuando el Ayuntamiento de Madrid, en la errática política cultural de Alberto Ruiz- Gallardón, contrata al orate gallego para demostrar- ¡que no falte grandeza! -que los disparates que caben en TV 3 tienen también espacio en el Teatro Español de Madrid. El amontonamiento de 17 cuerpos fofos sobre una superficie dada exige una mínima estructura rígida que, sin oprimirlos, los mantenga enhiestos y no desparramados y en desagradable mezcolanza. José Luis Rodríguez Zapatero ha aflojado los tornillos de esa imprescindible estructura estatal y los resultados, como los de Cataluña, no pueden sorprendernos, aunque, desde la más mínima prudencia, debieran mantenernos en alerta permanente. NACIÓN izquierda liberal en la generación de historiadores inNA izquierda liberal? Desde luego, miranmediatamente posterior a la mía según el canon estricdo sólo el puro presente, parece una broma, tamente orteguiano (hay otros historiadores liberales un contrasentido, pero hubo una izquierda en ella, pero no son de izquierda) Bilbaíno, miembro liberal, y la prueba de ello es que la nación española fue fundador del Foro Ermua y de Basta ya! es también uno posible aún después de que el imperio hispánico se cuarde los dos únicos desterrados fugitivos de la dulce Eusteara y se perdiera. Nadie habría dado un duro por Espakadi- -que yo sepa- -realmente felices con su suerte. El ña ante el lecho de muerte de Fernando VII, aquel forúnotro soy yo mismo, por si hubiera dudas, aunque culo maligno que dedicó su reinado a borrar todo quizá sólo en el caso de Portillo pueda hablarse atisbo del proyecto nacional alumbrado en Cádiz de fuga de cerebros. y del que, ante su imposibilidad, se fueron descolLa tesis de El sueño criollo es clara y sencilla a gando las repúblicas americanas. Y, sin embarmás no poder: el liberalismo español del XIX go, hubo nación, a pesar de todo, porque hubo aprendió la lección de la emancipación americaliberales e incluso liberalismo en la izquierda y na y respetó la doble aspiración de autonomía e en la derecha. A veces, un liberalismo residual y integración nacional en España de vascos y navaunos pocos liberales medio muertos de miedo. JON rros, al contrario de lo que el absolutismo fernanMilagrosamente, bastaron esos rescoldos para JUARISTI dino había hecho con los españoles del otro hedar a la nación una continuidad a través de dos misferio. Espartero, que había combatido a los insurrecsiglos. tos americanos (y cuyo nombre fue el primero que desSi la nación no es un proyecto libremente compartiapareció del callejero bilbaíno bajo el primer Ayuntado, no es nada. La nación es una hazaña de la voluntad, y miento nacionalista de la Transición, como recordaba la voluntad necesita libertad para desplegarse y actuar. hace unos días en Abc José Varela Ortega) no quiso reLa historia (colectiva) y la memoria, que es siempre inpetir en España los errores trasatlánticos de la política dividual, han sido herramientas útiles (o todo lo contrafernandina. Al encajar los fueros en la Constitución, la rio) y nada más que herramientas, en el despliegue de ley de 25 de octubre de 1839 soldó a Navarra y a las prola constitución ¿De cuál de todas? De la de Cádiz, por vincias vascas con la nación, a la vez que establecía el supuesto. La historia constitucional de España es la hisautogobierno de aquéllas en niveles nunca alcanzados toria de las tentativas de recobrar el ideal de Cádiz, que bajo el Antiguo Régimen. No obstante, y en cierto modo, convocó a los españoles de uno y otro hemisferio a un la independencia mítica invocada por Sabino Arana proyecto común. Tan mal se hizo esa historia que un contra dicha ley existió: Aquella independencia -eshemisferio entero se bajó en marcha del proyecto. Tan cribe Portillo- -era casi una consecuencia ecológica inbien se hizo, que en el otro hemisferio el proyecto resisevitable, un efecto de la extensión del bosque y la pobretió guerras, revoluciones, dictaduras y terrorismos de za del territorio tan poco apto para el cultivo y, consediverso pelaje, gracias a la derecha liberal y gracias a la cuentemente, para el comercio y la civilización La izquierda liberal, que dónde se habrá metido. Constitución de 1978 derogó la ley del 25 de octubre de José María Portillo Valdés ha publicado un libro im 1839 mediante su actualización paradójica en el reconoprescindible para entender esta historia: El sueño criocimiento y amparo de unos derechos históricos, que no llo (Nerea, 2006) secuela o segunda parte de otro libro son otra cosa que la autonomía reconocida a vascos y reciente, Crisis atlántica, aparecido también este año navarros por la nación constitucional. (Marcial Pons) José María Portillo es lo que queda de la E ¿U