Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 Deportes SÁBADO 2 9 2006 ABC MUNDIAL 2006 SEMIFINALES Grecia le saca los colores a Estados Unidos con lo justo Las estrellas de la NBA, desbordadas y sin respuesta ante el buen hacer del equipo heleno GRECIA ESTADOS UNIDOS 101 95 de nivel entre los países (realmente, entre los cuatro semifinalistas y el resto hay un mundo) y se creyeron que todo el monte era orégano. Y retornaron los males de antaño: el ego subido por las nubes y el desprecio más absoluto por los rivales. Vamos, que no se sabían ni los nombres... y mucho menos los sistemas de sus oponentes. Que Grecia les iba a plantear una defensa a ultranza y que iba a ralentizar el juego era de dominio público. Y que los recursos ofensivos de los helenos son limitados, también. Pues bien, tanto entrenador en el banquillo yankee y ninguno supo interpretar el partido para evitar el desastre (101- 95) Y tampoco para improvisar sobre la marcha. Los técnicos americanos tienen muy buena fama, pero son bastante cuadriculados. Parten de un esquema predeterminado y de ahí no salen. Eso por no hablar de los cambios múltiples que impiden entrar en calor a sus hombres y acaban por desquiciarles. Grecia (14+ 31+ 32+ 24) Diamantidis (12) Hatzivretas (2) Kakiouzis (15) Fotsis (9) Papadopoulos (8) -cinco inicial- Papaloukas (8) Schortsianitis (14) Spanoulis (22) Tsartsaris (3) Vasilopoulos y Dikoudis (8) Estados Unidos (20+ 21+ 24+ 30) Johnson (3) Hinrich (12) James (17) Brand, Anthony (27) -cinco inicial- Bosh (3) Howard (10) Battier (1) Miller, Jamison, Paul (3) y Wade (19) MIGUEL ÁNGEL BARBERO Parece mentira que a estas alturas de la película todavía haya que contar estas cosas. Que el baloncesto es un juego de equipo y no una suma de individualidades. Pues la selección estadounidense todavía no ha terminado de asimilarlo. Es cierto que el propósito de enmienda encabezado por Jerry Colangelo es evidente y que han puesto todos los medios necesarios para dejar de hacer el ridículo en los torneos internacionales. Pero mientras no cambien en su interior lo van a tener muy difícil para volver a ser los mejores. Uno por uno, los norteamericanos son los jugadores más atléticos y los mejor pagados. Y eso está muy bien para un All Star donde se trata de reunir a los más espectaculares para deleitar a los aficionados. Pero cuando se acude a un campeonato hay que competir y no confiar sólo en las propias fuerzas; hay que tener en cuenta que enfrente habrá conjuntos que lo van a dar todo para pasar de ronda. El problema de los de Coach K como se conoce en Estados Unidos al seleccionador, es que no habían sufrido en este Mundial. La seriedad inicial se fue olvidando en vista de la diferencia Los jugadores, culpables De todas formas, los jugadores son los únicos culpables de lo sucedido. Se dejaron atrapar por el rimo de los europeos (aunque tuvieron un 23- 33 a seis minutos del descanso) y se fueron a la caseta en desventaja por vez primera (45- 41) Una experiencia nueva para ellos y de la que no pudieron salir. Cayeron una y otra vez en algo tan simple como el bloqueo y continuación, pues no ayudaban en defensa y La fuerza de los americanos sucumbió a la razón griega los huecos para las penetraciones eran evidentes. Y los griegos que se iban creciendo con las buenas acciones interiores de Schortsianitis (14 puntos) y exteriores de Spanoulis (22) Así llegaron a la centena de puntos porque, salvo Carmelo Anthony, las estrellas de la NBA volvieron a naufragar y los fallos en DE SAN BERNARDO los tiros libres terminaron de hundirles. Las huestes de Yannakis jugaron su partido y lo hicieron a la perfección. Sabían cuáles eran sus armas y las utilizaron como corresponde. Y los estadounidenses todavía están buscando las suyas. Tenemos que estudiar mejor el baloncesto internacional Mea culpa del técnico estadounidense, que asume la responsabilidad del fracaso de los NBA y asegura que para ganar a este nivel hay que estar más tiempo juntos ABC SAITAMA. Abrumado por el varapalo recibido en la pista y por el que se le vendrá encima cuando regrese a Estados Unidos, donde nadie entenderá el nuevo fracaso de los NBA, Mike Krzyewski, seleccionador norteamericano, se apresuró a reconocer que hay que estudiar mejor el baloncesto internacional. Esta vez hemos aprendido mucho porque nos enfrentamos a un equipo que juega un baloncesto increíble y se conoce bien. Los griegos llevan mucho tiempo juntos, mucho más que nosotros, Grecia, colapsada para celebrar el éxito Centenares de miles de griegos festejaron en las calles de todo el país la victoria. Esto es lo más grandioso que hemos logrado dijo el ex jugador Fassoulas. Los estadounidenses son los jugadores con más talento, pero nosotros tenemos mejor equipo. Ahora mismo somos los mejores del mundo... Vencer a Estados Unidos es más importante que la final recalcó. Los aficionados coreaban el levantemos la copa mientras que ondeaban la bandera azul y blanca de Grecia y hacían sonar las bocinas de sus coches. Las pantallas que informaban sobre el tráfico en las carreteras mostraban el resultado del partido y los conductores salían de sus automóviles para celebrarlo. Fracasos recurrentes En el Mundial de Grecia 98 comenzó la cuesta abajo estadounidense. El equipo fue de retales y los americanos perdieron ante Lituania (84- 82) y Rusia (66- 64) para acabar terceros. En el Mundial de Indianápolis 02 fueron sextos, después de caer ante Argentina (112- 84) Yugoslavia (81- 78) y España (81- 75) En los Juegos de Atenas 04 lograron el bronce después de ser derrotados por Puerto Rico (92- 73) Lituania (94- 90) y Argentina (89- 81) y eso es algo esencial si quieres ganar a este nivel Krzyzewski añadió con cara extremadamente seria: El resultado no es sorprendente, porque la selección griega había jugado muy bien anteriormente Y no tuvo reparos en resaltar a los hombres que más daño habían hecho a su equipo: Papaloukas estuvo espectacular en la primera parte. En la segunda brilló Spanoulis y Kakiouzis acertó con unos lanzamientos impresionantes Para acabar reclamó toda la responsabilidad de la derrota porque mis jugadores trabajaron muy duro y muy unidos Y resaltó que este grupo se ha comprometido a permanecer en la selección durante varios años: Es el inicio de un proceso. Sabíamos que este programa iba a ser un largo viaje y no un camino corto