Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 2 9 2006 Toros 59 Tres plazas harían falta en Ronda para atender la inabarcable demanda de entradas pensando en su trayectoria allí, en la repercusión y en el cariño, consideramos importante hacerlo Las taquillas del coso de Vista Alegre marchan a buen ritmo; en Ronda harían falta tres plazas para atender la inabarcable expectación. Hace siete meses, cuando hablamos con Cayetano, se sabía la fecha, el escenario y el padrino de alternativa (Francisco) Entonces no se planteó que la ceremonia se celebraría mano a mano con su hermano, sin testigo. O con un único testigo de excepción: Antonio Ordóñez, cuyas cenizas reposan bajo la arena rondeña. Ordóñez que fue el alma, y la Maestranza el cuerpo, de medio siglo de goyescas que transcienden el hecho meramente taurino para trasladarse al ámbito social a través de la jungla mediática que siempre rodeó a los Ordóñez, a los Rivera, a los Rivera Ordóñez. Curro Vázquez apoyaba la opción de un torero entre medias, más que nada para que descansen un poco ellos; pero querían dedicar ese día a Ronda, a su abuelo, algo más familiar, y prefieren estar solos Al final, el verdadero testigo será la historia, los siglos que se encierran bajo los arcos de piedra, sobre los acantilados de vértigo. Entre Bilbao y Ronda, Cayetano volverá al campo, antes de ser, a sus 30 años, una nueva rama, un nuevo matador, del imponente árbol dinástico que lo cobija. FERIA DE PALENCIA Ponce corta la única oreja en una tarde decepcionante por culpa del ganado Plaza de toros de Palencia. Viernes, 1 de septiembre de 2006. Cuarta corrida. Casi tres cuartos de entrada. Toros de Garcigrande y Domingo Hernández, incluido el sobrero (6 bis) de pobre presentación y descastados. Enrique Ponce, de corinto y oro. Tres pinchazos y estocada caída. Aviso (silencio) En el cuarto, estocada desprendida y dos descabellos. Aviso (oreja) Morante de la Puebla, de tabaco y oro. Pinchazo y estocada corta baja y trasera (pitos) En el quinto, pinchazo y estocada trasera y caída (saludos) José María Manzanares, de grana y oro. Media estocada desprendida y tendida y dos descabellos. Aviso (silencio) En el sexto, estocada corta atravesada (silencio) JAVIER LÓPEZ HERNANZ PALENCIA. La corrida más atractiva de la feria resultó un fiasco por culpa del descastado juego de los toros de Domingo Hernández y Garcigrande. Sólo Enrique Ponce consiguió un trofeo del cuarto por una faena meritoria en la que todo lo hizo él. Ponce entendió bien al manejable pero descastado toro que abrió plaza. Ya con el capote lanceó con suavidad y gusto a la verónica. La misma virtud tuvo la faena de muleta: hubo despaciosidad y templanza y dejó al toro confiarse en los primeros compases para, a medida que avanzaba el trasteo, atacarlo y conseguir los pasajes más vibrantes sobre la mano diestra. El valenciano imantó al toro en la pañosa en las dos últimas tandas y logró poner la emoción que le faltó al animal. El mismo astado en otras manos no hubiera desarrollado el juego que consiguió sacarle Ponce, que sin hacer una labor extraordinaria estu- Enrique Ponce, en un pase de pecho vo por encima de un rival sin fondo. Pinchó repetidamente, lo que le hizo perder el premio. Parecidas condiciones sacó el cuarto, frente al que volvió a estar en maestro. Sobrado y profesional, repitió el planteamiento anterior. El garcigrande empezó dando un mal juego: si Ponce le bajaba la mano, se caía; si lo pasaba a media altura, pegaba hachazos. Al final se fue corrigiendo, pero a decir verdad fue más mérito del torero que del descastado pupilo salmantino. Con la zurda no alcanzó brillantez. Fue de nuevo a de- CÉSAR MINGUELA Cogida de Denis Loré y gran éxito de López Chaves en Bayona ABC BAYONA (FRANCIA) Domingo López Chaves obtuvo un gran éxito ayer en Bayona en una tarde en la que la nota triste fue la cogida de Denis Loré con el primer toro. El matador francés sufrió una cornada en el muslo derecho de dos trayectorias, una de 25 centímetros que casi atraviesa el muslo y otra más de 15 El festejo quedó en un mano a mano entre Luis Vilches y López Chaves, quien estuvo tremendamente importante y se jugó la vida sin cuento con una durísima corrida de Juan Luis Fraile, según informa mundotoro. El torero salmantino firmó en el quinto tres tandas de naturales y una con la mano derecha de enorme calado, dadas las condiciones del toro, un animal muy complicado al que se impuso y mató de una sensacional estocada. Cortó dos merecidas orejas. Con mas de media entrada, se lidiaron toros de Juan Luis Fraile, muy bien presentados, con muchos pitones, espectaculares en varas y de muy dura condición. Denis Loré, herido por su primero. López Chaves, silencio, dos orejas y silencio. Luis Vilches, silencio en los tres. Vicente Barrera, herido Por otra parte, en Peal de Becerro (Jaén) Vicente Barrera resultó herido en el muslo derecho cuando entraba a matar al quinto toro de la corrida de Los Recitales. Francisco Rivera Ordoñez, palmas y dos orejas y rabo. Barrera, cuatro orejas y rabo. Juan Luis Pizarro, cuatro orejas. En Illescas (Toledo) se lidiaron toros de Sorando. José Ignacio Uceda Leal, ovación y oreja. Eugenio de Mora, tres orejas. Serafín Marín, ovación y dos orejas y rabo. Cayetano Rivera Ordóñez rechas donde firmó las series más hilvanadas. Entró a matar con rectitud, aunque la espada cayó desprendida, y le dieron una oreja que premiaba el conjunto de su actuación. A Morante no le gustó el segundo desde que salió al ruedo. El toro era una sardina, sin cara ni culata, impresentable. Punteó constantemente, echó la cara arriba y no se desplazó con largura. Pero tampoco tuvo el peligro que quiso hacer ver el de La Puebla, que principió con la derecha sin acabar de confiarse. Luego agarró la zurda, y más de lo mismo. Al final lo macheteó por la cara y se fue a por la espada para pasaportarlo defectuosamente. El público se enfadó con el sevillano. En el quinto tuvo otra actitud: el toro, un zambombo de casi seiscientos kilos, le gustó más. Lo demostró al dejar un ramillete de verónicas, marca de la casa, en el recibo. Con la muleta estuvo tesonero hasta el punto de que se pasó de metraje. El toro atesoró nobleza aunque sin acabar de entregarse, Morante le pegó numerosos muletazos, pero sólo resultaron estimables los ejecutados en las dos últimas tandas diestras. Manzanares no tuvo opción con el peor lote. Al sexto no le pudo plantear ni una sola serie en redondo. El alicantino lo sacó a los medios y allí el toro se paró y no embistió con continuidad nunca. Lo citó una y otra vez sin éxito y, al final, con buen criterio, lo finiquitó entre la decepción general. El tercero tampoco rompió. Salía distraído de cada muletazo, lo que dificultó la ligazón. El torero, con una actitud muy positiva, quiso lucirse y lo intentó con denuedo, pero las aborregadas embestidas se lo impidieron. En el epílogo sonó la música a destiempo, como en toda la feria.