Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6- 7 S 6 LOS SÁBADOS DE todo es susceptible de ser más barato Cuenta Elen Lewis en su flamante y revelador libro ¡Gran Ikea! Una marca mundial para todos los públicos (Edit. Gestión 2000) cómo durante una visita a uno de sus centros Kamprad cogió una silla de la tienda y se la llevó a la nave de residuos. Luego pidió a todos los empleados que fueran allí para asistir a una reunión cuando cerraran la tienda. Se subió a una escalera, porque así podía contemplar a la gente desde lo alto y reprenderla por haber tirado una silla, que dramáticamente sacó del enorme contenedor de basura. Moviendo la silla por encima de su cabeza, les dijo: Aunque la silla esté rota y rayada, nunca deberíamos tirarla, pero sí que podríamos venderla más barata O esa otra historia del creador examinando las tazas de sólo 90 peniques: Dijo- -escribe Ellis- -que eran demasiado caras y continuó preguntando al personal qué podía hacerse para que fueran más baratas También se dice que, embutido en su chubasquero y sus holgados pantalones, el dios de Ikea se pasea por entre los clientes mientras coge las cosas de sus carritos preguntando cuánto van a pagar por su compra. Al parecer- -relata Lewis- todo el mundo pensaba que era un viejo un poco gruñón y trastornado sin darse cuenta que el que les preguntaba ¿merece la pena esto? ¿vale este producto lo que ha pagado? era el fundador en carne y hueso. Una manifestación promovida por Ikea pidió esta semana en Madrid más vivir y menos sobrevivir Entre el pasado y el futuro A Ikea, la misma Elen Lewis la tacha de seductora contadora de cuentos Nunca sacrifiques la calidad por el precio cuando puedes tener ambos reza su nuevo catálogo- pero cómo no creer a una compañía que se ha atrevido a decirles a los británicos Vale ya de ser tan inglés a los suizos Vale ya de ser tan snob y que al mismo imperio le ha advertido América es un país grande, al- guien tiene que amueblarlo Cómo no creer a una compañía cuyo fundador, su conciencia y su alma dice a cada uno de sus empleados por escrito: Nadie ha cometido más errores que yo al confesar en 1994 su vínculo con una organización nazi cincuenta años atrás, y al que su legión de trabajadores responde: Ingvar, estaremos aquí siempre que nos necesites. La familia Ikea Según escribe Bertil Torekull en Leading by Design (Harper Business) después de esa manifestación de apoyo- -que el nobel Günter Grass, también de juveniles deslices nazis, ni siquiera imagina- el padre de la familia rompió a llorar como un niño Sin fronteras, ni siquiera las de la muralla china, las páginas de la biblia sueca y su universo poblado de muebles automontables, objetos de decoración reciclados y ciudadanos sonrientes de Älmhult- -donde late la central del gigante sueco- -prometen que es posible recuperar el sosiego. Ni más ni menos que la paz del hogar en un sofá biplaza Solsta Gylle rojo pasión, por 89 euros. Y en paquete plano. Fechas y números de Ikea 1943. Ingvar Kamprad registra la marca Ikea, formada por las iniciales del nombre del fundador IK; la finca donde creció, Elmtaryd, y su pueblo natal, Agunnaryd. 1951. Gillis Lundgren, diseñador de Ikea, inventa el embalaje de paquete plano tras luchar por meter una mesa en el maletero de su coche. 1958. Abre su primera tienda en la localidad sueca de Älmhult. 1978. Nace la librería Billy (arriba en la foto) de la que se han vendido 28 millones de unidades. 2006. 220 tiendas en 33 países, con más de 90.000 empleados, que en 2005 facturaron 14.800 millones de euros, un 16 por ciento más que el ejercicio anterior. 410 millones de visitantes al año consumieron 150 millones de las albóndigas suecas que sirven sus restaurantes. Alemania es el país de mayor facturación de la compañía.