Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
2 9 06 CASA PAISAJE La biblia sueca Cómo se amuebla un sueño Ofrece el paraíso, en paquete plano y por dos duros. Ni religión ni política; sólo la filosofía del primer vendedor de muebles del mundo invitándonos a reconquistar nuestra vida a través de los 175 millones de ejemplares de su catálogo, la publicación con más tirada del orbe. Más que la Biblia POR VIRGINIA RÓDENAS Ingvar Kamprad El fundador Este sueco nacido en el pueblo de Agunnaryd hace 80 años fundó Ikea con el dinero que le dio su padre por sacar buenas notas; este año, la revista financiera Forbes le volvía a incluir en su lista de los más ricos del planeta, atribuyéndole, en un cuarto puesto, una fortuna de 28.000 millones de dólares. A pesar de ello, la austeridad espartana preside su vida, a caballo entre el mito y la leyenda: en Suecia (vive en un castillo en Suiza) viaja en transporte público, gratuito por su carné de pensionista; cuando sale a cenar fuera le disgusta gastar más de ocho euros; antes duerme en su coche, un viejo Volvo, que en un hotel de lujo, y recicla bolsitas de té. Malgastar es pecado mortal en su religión- -y en su empresa- -basada en el ahorro y la frugalidad. scrito está: De una vez por todas, hemos decidido ponernos de parte de la mayoría La misma médula ideológica del legendario Ingvar Kamprad, creador de Ikea, que con la propina que recibió de su padre por traer buenas notas alumbró al líder mundial que es hoy la compañía sueca. Hecho de la madera con que se tallan los visionarios, declaró en su fundacional Testamento de un distribuidor de muebles Cualquier diseñador puede crear un escritorio que cueste cinco mil coronas suecas; pero solamente los altamente cualificados pueden diseñar un buen escritorio funcional que cueste cien Era volver a dar en el clavo del éxito que habría de pergeñarse entre el buen diseño y el bajo coste, aunque luego las técnicas de ventas y la habilidad publicitaria se encargaran de agigantar el invento gritando al mundo, pero sin quitar el ojo a los posibles compradores, que sus productos estaban hechos para reinar tanto en palacios como en casitas alquiladas La democratización del diseño había llegado a nosotros y puesto al alcance de la mano de (casi) todos, en kit automontable, las presuntas excelencias del privilegio. Y aún más. Habían dicho queremos mejorar la vida cotidiana de las personas la idea Ikea había conquistado miles de corazones. Cuando en 1999 el actor Edward Norton metido en el pellejo de Jack El club de la lucha de David Fincher) dijo como uno más, me he convertido en un esclavo del instinto protector de Ikea el imaginario de Kamprad ya era el de millones de personas. Mientras el apartamento del insomne Jack se transformaba en un paseo a través del famoso catálogo y se preguntaba ¿qué tipo de decoración de comedor me define como persona? los espectadores desde la platea trataban de responderse la misma cuestión. La labor de zapa del sueco de Smaland había calado. ¿Acaso es posible que un ven- E dedor de muebles pueda devolver la esperanza de redimir unas vidas que no contentan a casi nadie y que lo haga por catálogo? El señuelo Vuelve a conquistar tu vida. Bienvenido a la República Independiente de tu Casa propone la familia Ikea desde su flamante catálogo 2007, del que sólo en España se distribuirán, a partir de este mes, más de siete millones de ejemplares (en 1997 fueron 1.200.000 unidades) 175 millones se repartirán por 35 países y en 27 idiomas. Récord mundial de tirada. Porque ¿quién no iba a querer tener en su poder la clave de su salvación? Y es que Ikea- -explica a S 6 la propia compañía- -reivindica desde su best- seller -aunque se distribuya gratuitamente- hacer del hogar un espacio que neutralice las prisas, la sensación de no llegar a nada, de trabajar demasiado, de ir corriendo de un lado a otro sin parar... Que la calidad de nuestra vida no dependa de grandes cosas sino de nuestro pequeño gran mundo, nuestro espacio privado y personal, ese lugar que llamamos mi casa donde realmente pasan las cosas importantes De esta manera se nos inquiere desde la portada de la publicación, como si de una colleja se tratara, ¿cómo has llegado hasta aquí? La vida en realidad es algo que está ocurriendo ahora, en este momento. La calidad de vida no depende de grandes cosas, sino de ese pequeño mundo que es nuestro hogar. Así que vamos a crear juntos un lugar donde puedes desconectar del exterior, ser tú mismo y disfrutar de las personas y las cosas que hacen que te sientas feliz. Ha llegado el momento de vivir en un mundo real: tu casa Un sueño que además puedes amueblar llevándotelo tú mismo, en este preciso momento- -aunque luego maldigas la ascensión al cielo Ikea cuando no te encajan las piezas- y además con una rebaja del 2 por ciento de media, lo que supone una caída acumulada de precios, en los diez años que la compañía sueca lleva en España, de más de un 20 por ciento. Y es que, como dice Kamprad,