Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 2 9 2006 23 Internacional Marruecos desarticula una célula terrorista que pretendía atacar objetivos sensibles Ministros, políticos, diplomáticos, hoteles, cuarteles y símbolos del poder estaban en su lista b Al menos 56 personas han sido detenidas desde que cayera, el pasado 7 de agosto, el núcleo de Ansar el- Mahdi, red islamista liderada por Hassan al- Jatab ABC RABAT. El ministro de Interior marroquí, Chakib Benmussa, ha presentado el que a su juicio pasa por ser uno de los mayores logros de las fuerzas de Seguridad del Reino en la lucha contra el terrorismo islámico: el desmantelamiento de una gran red, edificada por el grupo yihadista salafista Ansar el- Mahdi, inspirado en el terrorismo argelino y ligado a Al Qaida, que planeaba una serie de atentados contra objetivos tan sensibles como símbolos del poder, políticos de primera línea, diplomáticos e intereses extranjeros- -no precisó de qué nacionalidad- -y lugares turísticos Desarticulado el núcleo del grupo terrorista el pasado 7 de agosto, la investigación posterior ha dado como resultado un total de 56 detenciones en seis ciudades marroquíes, y el convencimiento, según informó Benmussa la semana pasada a la comisión parlamentaria de Seguridad, de que la organización disponía de una gran cantidad de material para fabricar explosivos de alta potencia, mucho mayor que la empleada en los atentados terroristas del 16 de mayo de 2003 en Casablanca El hasta ahora desconocido grupo Ansar el- Mahdi habría sido constituido a imagen y semejanza del argelino Grupo Salafista para la Predicación y el Combate, implantado en la Kabilia, y mantendría lazos de obediencia con hombres clave de Al Qaida. Chakib Benmussa, ministro de Interior marroquí, durante su comparecencia ante la Prensa el pasado jueves en Rabat AP La red estaría inspirada en la línea del argelino Grupo Salafista para la Predicación y el Combate darmes. No obstante, el titular de Interior ha asegurado que el número de elementos del Ejército y de las fuerzas de Seguridad implicados en la trama es insignificante Aunque fuentes socialistas afirman, por su parte, que se han producido numerosos relevos preventivos en las filas del Ejército y de la Gendarmería. Teléfonos móviles Entre el más de medio centenar de detenidos se halla el jefe del grupo, el islamista Hassan el- Jatab, alias Abu Osama, condenado a dos años de cárcel en 2003 por organizar células radicales en el Rif, en las regiones de Nador (próxima a Melilla) y Ouezane, y liberado el pasado año. Al parecer, durante los últimos meses organizaba entrenamientos paramilitares en una zona boscosa próxima a Rabat, la capital del Reino. En estos entrenamientos, sus hombres habrían conseguido provocar explosiones utilizando como detonadores teléfonos móviles, la misma técnica empleada en el 11- M en Madrid. Además de los típicos elementos desclasados y marginales de los suburbios de las grandes ciudades, entre los detenidos figuran al menos cinco antiguos militares- -uno de ellos experto en explosivos- un policía y tres gen- Círculos islamistas moderados, ilegales pero tolerados, consideran que la supuesta trama terrorista desarticulada pone más de manifiesto los deseos del Gobierno por justificar su exitosa lucha contra el terrorismo que un peligro real. En cualquier caso, según informó Benmussa, los preparativos de la trama estaban muy adelantados, algunos a punto de desembocar en atentados inmediatos, y entre los objetivos figuraban el Ministerio de Justicia; el secuestro de dos ministros socialistas, Fathallah Ualalú (Finanzas) y Mohamed elYazghi (Desarrollo Territorial) hoteles en regiones turísticas, embajadas e incluso algunos cuarteles. Desde ayer, el aeropuerto de Casablanca, el principal de Marruecos, está bajo fuertes medidas de seguridad que incluyen la supresión de los accesos para la clase VIP y la apertura de una taquilla para el control de pasaportes diplomáticos y de altos funcionarios. Tres años de seguimiento La Policía, la Gendarmería y los servicios de Inteligencia marroquíes han llevado a cabo, desde los 45 muertos en los atentados de mayo de 2003 en Casablanca, numerosas operaciones antiterroristas que habrían facilitado la desarticulación de al menos medio centenar de células islamistas radicales y la detención de unos 3.000 sospechosos. Los partidarios del Mahdi RABAT. Ansar el- Mahdi, la denominación elegida por los terroristas para su grupo, tiene indudables reminiscencias chiíes, pese a que la práctica totalidad de la población marroquí es suní, así como los salafistas argelinos que parecen inspirar sus métodos. Su significado es los partidarios del Mahdi siendo éste el denominado duodécimo imán o imán oculto al que esperan los chiíes como culminación de los tiempos Una figura considerada poco menos que herética por los musulmanes de confesión suní. Dejando a un lado los elementos chocantes, y como signo de modernidad, El- Jatab, cabecilla de la trama, habría tenido el detalle de reclutar para su célula yihadista a al menos cuatro mujeres. Dos de ellas estarían casadas con pilotos de la Royal Air Maroc (RAM) la compañía marroquí de bandera. No consta que sus esposos hayan participado del complot. Otra de las detenidas habría colaborado con una importante suma de dinero para la compra de armas y explosivos; mientras que la cuarta sería amiga íntima de la mujer de un célebre terrorista casablanqués, Abdelkrim el- Meyati, yihadista de Al Qaida, que habría alcanzado el martirio hace un año en Arabia Saudí en un enfrentamiento con la Policía.