Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 2 9 2006 Nacional 17 EL DRAMA DE LA INMIGRACIÓN IRREGULAR Para el Ejecutivo canario, las muertes de ayer demuestran la falta de resultados de los mecanismos dispuestos Unos 4.800 africanos ocupan los centros de las Islas; las 1.500 plazas existentes se han convertido ya en 4.900 mera por un vecino que se encontraba en un hotel y que dio la voz de alarma. Los presidentes de los Cabildos se reunieron ayer con representantes del Ejecutivo canario para abordar la inmigración ilegal, y en especial el área de menores. Recordaron que el cupo de las Islas es de 250 (en la actualidad acogen a más de 600) e insistieron en la necesidad de que el resto de Comunidades sean solidarias y apoyen la redistribución. También exigirán al Estado que impulse la reagrupación familiar de los menores, ya que, dijeron, no se repatría a ninguno desde 2003. Patrullas hasta África Desde el Ejecutivo regional, además, continuaron las críticas por la gestión del fenómeno migratorio. Mientras la vicepresidenta lamentó que las tres muertes de ayer demuestran que los mecanismos dispuestos por el Estado y la UE no están dando resultado el presidente canario pidió que los países colonizadores de África, como Gran Bretaña, Francia o Bélgica, sean responsables en esta crisis. Por su parte, el delegado del Gobierno en Canarias reiteró la necesidad de patrullar en las costas africanas para poder devolver a los inmigrantes al continente africano. Así se evitarían muertes como las de ayer, consideró. En lo que va de año ya son más de 19.769 los inmigrantes que han arribado al Archipiélago. Unos 4.800 permanecen en los centros canarios, con capacidad después de cinco ampliaciones para 4.976, 3.500 plazas más que a principios de año. La situación es de desbordamiento total denunciaron ayer desde el Sindicato Unificado de Policía. Según el SUP, el Ejecutivo central continúa con el plan de derivaciones y repatriaciones, el último vuelo fue este martes a Mali Un grupo de subsaharianos se reconforta con un poco de té caliente a su llegada al tinerfeño Puerto de Los Cristianos EPA Tres sin papeles más, de los casi 500 que alcanzaron ayer Canarias, mueren a sólo 49 millas de El Hierro Vecinos de la isla acompañaron a los inmigrantes en su sepelio ERENA CALVO LAS PALMAS. Los servicios de rescate no pudieron hacer nada. Tres inmigrantes más fallecieron ayer en su intento de alcanzar las costas canarias. Con estas nuevas víctimas, ya son más de medio millar los africanos muertos este año, según estima el Ejecutivo canario. Sin embargo, las organizaciones humanitarias aseguran que pueden ser miles las personas engullidas por el cementerio azul Los tres de ayer perdían la vida a sólo 49 millas de El Hierro; fueron trasladados al barco de Salvamento Marítimo Punta Salinas junto con sus 87 compañeros de viaje, pero no resistieron el tiempo suciente hasta que el Helimer Canarias acudió en su auxilio. Ocho de los ocupantes sí que pudieron ser socorridos por el helicóptero, que los evacuó al aeropuerto Tenerife Sur para ser hospitalizados en distintos centros de la isla. Tras ocho días de viaje y con el cayuco a punto de hundirse, la mayoría de los subsaharianos padecía cuadros de hipotermia y deshidratación. Cuatro de ellos fueron internados en el hospital de El Hierro. La tragedia empieza a sobrepasar a los herreños expresó ayer el presi- dente del Cabildo insular, Tomás Padrón, después del minuto de silencio que convocó la Corporación en memoria de las últimas víctimas de la inmigración. Padrón estuvo acompañado por distintas autoridades, así como por algunos vecinos que también se acercaron por la tarde al cementerio de El Monacal donde dieron el último adiós a los subsaharianos durante su sepelio. Aunque en un principio se es- peculó con que uno era menor, los informes forenses lo descartaron. Entre los 427 inmigrantes irregulares que llegaron ayer a Canarias a bordo de seis embarcaciones- -alcanzaron todas las islas menos La Palma y Gran Canaria- había 24 menores y cuatro mujeres. Además de dos discapacitados que viajaban en un cayuco con otro centenar de inmigrantes. Esta piragua fue avistada cerca de La Go- Los subsaharianos abandonados en Kandahar vuelven a sus países C. M. MADRID. Los 50 subsaharianos que fueron abandonados como perros en el desierto de Kandahar hace una semana por Marruecos volverán a sus países. No es un final de cuento, pero al menos es una solución humanitaria en la que se han implicado dos países, Mauritania y Mali. El grupo fue expulsado hace siete días por la gendarmería marro- quí a una zona de nadie entre el Sáhara Occidental y Mauritania. Uno de ellos murió y otros dos estaban deshidratados cuando los encontró Médicos del Mundo sin agua ni comida. Antes, su cayuco había naufragado en las costas del Sáhara, según denunció la ONG. Desde el pasado sábado les asistieron, les proporcionaron víveres y agua, empezaron a airear la situa- ción desesperada y a pedir una intervención gubernamental. Han sido precisos varios llamamientos y, por supuesto, la ayuda continua de Médicos del Mundo para la resolución de la crisis. Ayer, la delegación enviada por la ONG encontró en el campamento improvisado al minsitro de Asuntos Exteriores de Mali y un autobús para llevar a los inmigrantes de regreso a sus países. Todo gracias a la autorización de Mauritania hacia donde han partido los subsaharianos. Desde la capital se dirigirán a Bamako (Mali) de donde proceden 40 de los inmigrantes; el resto, de varios países, serán acogidos por sus respectivas embajadas. Hemos cantado y bailado en la jaima explicó un coordinador de la ONG.