Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional CRISIS DE SUCESIÓN EN EL PSC SÁBADO 2 9 2006 ABC Duran augura una desbandada de cargos socialistas tras la salida de Maragall La esposa del presidente de la Generalitat, Diana Garrigosa, se da de baja del PSC b Los socialistas aseguran que no tienen constancia de la baja de la mujer del president quien afirma que envió una carta al partido hace un mes para dejar la militancia ABC I. A. BARCELONA. En una nueva muestra del enfrentamiento con el partido que está marcando los últimos meses de Pasqual Maragall al frente de la Generalitat, ayer se hizo público que su esposa, Diana Garrigosa, pidió la baja como militante del PSC en cuanto Maragall decidió no optar a la reelección. Un hecho que fue señalado por la oposición catalana como la primera muestra del cisma que puede provocar en el PSC el adiós definitivo del presidente de la Generalitat. Lo único seguro, de momento, es que Garrigosa abandona el partido después de que su marido renunciara a la candidatura, en plena guerra interna con el número dos del partido, José Montilla, y convencido de que el líder del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, ya había optado por su rival. Malestar en el entorno de Maragall Según informó La Vanguardia Garrigosa, veterana militante de la federación de Barcelona del PSC, pudo enviar hace aproximadamente un mes una carta al partido con el fin de solicitar la baja, aunque esta formación todavía no ha respondido. El PSC asegu- Diana Garrigosa y Pasqual Maragall en un acto oficial como presidente de la Generalitat ró ayer que la sede central del partido, situada en la calle Nicaragua de Barcelona, no tiene constancia de la existencia de carta alguna de Diana Garrigosa para solicitar su baja como militante socialista. En todo caso, parece poco discutible que el airado adiós de la esposa del presidente de la Generalitat demuestra una vez más el malestar en el entorno de Maragall por el trato recibido del partido en los últimos meses de su EFE mandato, en los que Maragall se ha sentido cuestionado. El secretario general de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, se mostró convencido de que la decisión de Diana Garrigosa es la punta del iceberg de un BARCELONA. Las maragalladas han sido ridiculizadas durante años por rivales y correligionarios del actual presidente de la Generalitat, pero lo cierto es que muchas de ellas se han acabado convirtiendo en ideas celebradas e imitadas. Este parece que será el caso, también, de las plataformas de apoyo ciudadano al candidato que tanta hilaridad despertaron en las sedes políticas catalanas cuando Maragall las propuso por primera vez a su vuelta de Roma, allá por 1999. De ese primer intento por recuperar el espíritu de los voluntarios olímpicos en favor de su primera candidatura a la presidencia de la Generalitat surgió la llamada Xarxa Maragall (Red Maragall) que después devendría en la plataforma política Ciutadans pel Canvi (CpC) Un grupo heterogéneo que tenía como aglutinador la candidatura de Maragall y que, con su líder al frente del PSC, consiguió un más que ventajoso acuerdo de coalición en las listas al Parlamento catalán en las elecciones de 2003- -con once diputados- -que provocaron no pocos roces en las filas del PSC. Ahora, ese grupo, en el que destacan el consejero de Justicia, Josep Maria José Montilla prescinde de los ciudadanos por el cambio de Maragall, pero crea su propia plataforma de apoyos e insinúa la entrada de independientes en su lista Plataformas de quita y pon POR IVA ANGUERA DE SOJO Vallès, el secretario de Política Territorial, Oriol Nello, o los diputados Àlex Masllorens y Carme Valls, ha visto cómo el nuevo candidato socialista, José Montilla, se deshacía de ellos de un plumazo con la vaga promesa de incluir a algunos de sus miembros en la lista en calidad de independientes. El PSC llevaba desde febrero con la propuesta de reedición de la coalición sobre la mesa, y no fue hasta el pasado junio, una vez desentrañada la incógnita del candidato, cuando enseñó sus cartas. Sin embargo, el no de Montilla a la plataforma de Maragall no obedecía, como se dijo inicialmente, a un re- chazo de las plataformas cívicas como vía de acción política. Al menos, así se desprende de la creación de la plataforma del nuevo candidato, Montilla President liderada por el ex dirigente sindical y ex diputado por ICV, José Luis López Bulla, junto con los perio- distas Manolo Garrido y Carles Navales y el ingeniero industrial Manuel Gómez Acosta. Esta plataforma ha alcanzado 140 adhesiones, con jueces, profesionales, empresarios, funcionarios y periodistas entre los firmantes. Entre ellos, destacan la juez decana de Barcelona, María Sanahuja; el secretario general de la Unió de Consumidors de Catalunya, José Miguel Sanz; la escritora Gemma Lienas; el historiador Ferran Gallego; el presidente del Consell Económico y Social de las Islas Baleares, Francesc Obrador, y el decano del Colegio Oficial de Biólogos, Pere Camprubí. Distancia con CpC Para marcar distancias con CpC los integrantes de la plataforma se apresuraron a aclarar tras su presentación que el grupo no tiene vocación de continuidad después de las elecciones y se disolverá el día de reflexión previo a las elecciones del 1 de noviembre. Sin embargo, lo cierto es que su lema- -trabajar en la suma de apoyos al proyecto de Montilla para favorecer un nuevo renacimiento en favor de la Cataluña de las personas y el posnacionalismo -se parece sospechosamente al CpC, que cuenta con once diputados en el Grupo Socialista, ha mantenido reuniones con ERC e ICV