Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 1 9 2006 Deportes 91 MUNDIAL 2006 Los componentes del equipo argentino tienen un nexo de unión: tuvieron que salir muy jóvenes de su país hacia Europa para convertirse la mayoría en jugadores de la NBA SEMIFINALES Los duros hijos de la emigración DOMINGO PÉREZ SAITAMA. La cantera argentina siempre ha sido rica, pero el salto de calidad de la selección sólo puede entenderse desde el fenómeno de la emigración. Un denominador común acompaña a los mejores jugadores argentinos: su paso por Europa. El crecimiento del conjunto argentino se produjo con la eclosión de sus emigrantes. En 1998, Argentina fue octava en el Mundial de Grecia. No se clasificó para los Juegos de Sidney, pero según fueron entrando y madurando los jóvenes en el exilio el conjunto nacional mejoró de forma notable. Ganó los dos oros en el Suramericano y en el Torneo de la Américas de 2001 y, luego, la plata en Indianápolis y el título olímpico. Emanuel Ginóbili, su gran referencia, brillante escolta de los Spurs, no dio el salto de calidad definitivo hasta que en 1998, con 20 años, tuvo la oportunidad de jugar en Italia, en el Reggio Calabria, de la serie A- 2. Con este equipo ascendió. Luego ficharía por el Kinder Bolonia, desde el que en 2002 viajaría hasta la NBA. Una progresión meteórica que no se hubiera producido jamás de permanecer en la muy poco profesional competición local. Argentina forma jugadores y sus técnicos de las categorías inferiores trabajan muy bien, a un sensacional nivel. Pero luego falla la estructura profesional. Todo lo que rodea a los equipos europeos, con los baremos de mejora física, con los controles médicos, con las dietas alimenticias, con la diciplina básica y con ligas fuertes y exigentes es el plus que ha permitido el salto de calidad de los jugadores de aquel país. Ginóbili, el ejemplo El ejemplo de Ginóbili se puede extrapolar a la ACB. En la Liga española fue el TAU el primer equipo que se interesó por la cantera argentina. Sus ojeadores se trajeron en 1998, con 17 años, a Luis Scola. Le mimaron, le dieron todos los elementos necesarios para que prosperara. Le buscaron un equipo en el que disputar minutos. Hasta el año 2000 militó cedido en el Gijón de la LEB, dirigido por Moncho López, y en el 2000 dio el salto al TAU. Scola seguía los pasos de Nocioni, que aterrizó en Vitoria en 1997 a punto de cumplir los 18. Después de jugar en el Manresa de la LEB, retornó a la capital alavesa (2001- 2004) y brincó, más tarde, a los Chicago Bulls. El camino de Fabricio Oberto fue similar, aunque su primer aterrizaje en el Viejo Continente se produjo en el Olympiakos (1998 99) algo más talludito, con 23 años. De Grecia a España (TAU y Pamesa) y de Valencia, a San Antonio. A Walter Herrmann lo descubrió un genio como Ramón Fernández, en su Oberto, de los Spurs de San Antonio, en el entrenamiento de ayer día director deportivo del Fuenlabrada, luego del Real Madrid y desde hace unos años de la Cultural Leonesa de fútbol. Recaló en la localidad del sur madrileño en 2002, con 23 años, cuando era un perfecto desconocido y, luego se convirtió en el alero alto más codicia- DE SAN BERNARDO LOS PODERES DE LA SELECCIÓN ARGENTINA Manu Ginóbili El líder del equipo Aunque no brilla como en otras ocasiones, nadie le discute tal papel. Argentina juega al ritmo que él marca. Puede aparecer en cualquier momento y desequilibrar el partido Luis Scola La referencia bajo los tableros Desdentado y todo, a su alrededor gira el juego interior del equipo. Es el pívot que más rebotes ha capturado (50) el que más puntos ha anotado (102) y uno de los que más asistencias da (12) Se mueve de maravilla y es muy duro. Sus compañeros le buscan constantemente Andrés Nocioni El alma del grupo Sólo ha jugado de alero y no de ala- pívot, como en otras ocasiones. Por fuera ha protagonizado grandes actuaciones. Su fuerza física y su empuje arrastran a sus compañeros en los momentos de apuro. Su cruce con Jiménez promete. Intensidad en estado puro Fabricio Oberto Calidad irregular De lo que haga dependerá en gran parte la suerte de Argentina. Deberá ser capaz de frenar a Gasol, y la defensa no es precisamente su fuerte. Tendrá que recibir muchas ayudas y eso puede abrir hueco. Si aguanta a Gasol, su equipo lo agradecerá Walter Herrman El sexto hombre Suele salir del banco, al igual que Delfino, pero aporta mucho en defensa y en ataque. Es irregular, pero como tenga su racha llega a los 30 puntos sin problemas y desde todas las distancias. Igual mata que tira triples Prigioni y Pepe Sánchez Dos bases sobones Retienen bola y apuran las posesiones. Tienen experiencia y, si consiguen mandar en el ritmo del partido, casi nunca se equivocan y su equipo se mueve muy cómodamente do de la ACB, hasta ser campeón de Liga con el Unicaja este año y ganarse un contrato en la NBA (Charlotte) Todas las biografías de los internacionales argentinos trasladan a una historia de sacrificio, de aventura fuera de casa, de viajes sin retorno: el triunfo o el fracaso. Eso forja el carácter, que tal vez sea la cualidad principal de los pibes Es muy duro salir joven de tu entorno. En esas situaciones, o te comes el mundo o éste te devora a ti. Muchos se quedaron por el camino, pero los que sobreviven son luchadores, ambiciosos, duros... Los mejores.