Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Espectáculos VIERNES 1 9 2006 ABC VIERNES DE ESTRENO MOSTRA DE VENECIA Media docena de buenas sorpresas en tan sólo dos películas de la Mostra de Venecia: Infamous que cuenta la misma historia que Capote y Hollywoodland que interpreta Ben Affleck con grandes dosis de simpatía, carisma y grasa Llega un Capote que tapa al de Hoffman TEXTO: E. RODRÍGUEZ MARCHANTE, ENVIADO ESPECIAL VENECIA. No ha hecho más que empezar y la Mostra parece una de esas piñatas de las que no paran de caer sorpresas. A borbotones. Un actor, Tobey Jones, que hace olvidar a Philip Seymour Hoffman en el papel de Capote, pues él lo hace todavía mejor. El nuevo James Bond, Daniel Craig, encaja perfectamente en el cuerpo del asesino Perry Smith de Sangre fría Sandra Bullock, o sea, ¡Sandra Bullock! está inmensa en el personaje de Harper Lee... Más... Nuestro Manolete, es decir, Adrien Brody, pone su nariz de sabueso en un asunto negro, negro en el Hollywood de los años cincuenta, gracias a una película en la que quien está bien es ¡Ben Affleck! No es una errata: ¡Ben Affleck! que deja momentáneamente de ser un actor mediocre para convertirse en un magnífico actor mediocre llamado George Reeves, que hizo el primer Supermán de la tele y que murió en extrañas circunstancias. He aquí media docena de buenas sorpresas en tan sólo dos películas, Infamous de Douglas que cuenta exactamente la misma historia que contaba Bennett Miller en Capote aunque lo hace en otro tono y con las sorpresas ya mencionadas. Parecía imposible que alguien que no fuera Philip Seymour Hoffman o el propio Capote se atreviera a meterse en ese papel, pues lo hace el británico Tobey Jones y con un acierto que ni el genuino lo mejoraría. Claro que la mayor sorpresa en todo esto se la debió de llevar y sus productores cuando vieron que a la misma vez que ellos, pero antes, se hacía una película como Capote lo cual convierte a ésta de ahora en sólo un reflejo de aquella; un reflejo, por cierto, que a punto está de cegarnos y cegarla. El otro contenedor de sorpresas es Sandra Bullock y Tobey Jones, ayer en Venecia Hollywoodland firmada por Allen Coulter, uno de esos nombres que aparecen detrás de series como Los Soprano A dos metros bajo tierra Sexo en N. Y. Aquí hace un trabajo brillante con una historia negra también en el Hollywood de los años cincuenta (no acabamos de salir ni del género ni de la época) la investigación de la muerte- -suicidio o asesinato- -de uno de esos actores de impacto de temporada que solían acabar entre las fauces de Hollywood ante la mirada aburrida de todo el mundo. Era George Reeves, un Supermán en blanco y negro, que interpreta Affleck con grandes dosis de simpatía, carisma y grasa. La película es lujosísima, con una ambientación y un clima tan precisos que te lleva a pensar que todo ha sido colado por la maquina del tiempo, y con algunas interpretaciones impresionantes, en especial la de Bob Hoskins como el dirigente de la MGM Eddie Manix; y se subraya ahora lo de Hoskins porque eso no cabía en el espacio dedicado a las sorpresas. REUTERS Además de esto, en la competición se programó Syndromes and a Century del tailandés Apichatpong Weerasethakul, de quien ya se dijo que tiene un prestigio casi tan largo y difícil de entender como su nombre gracias al premio que tuvo en Cannes con Tropical Malady Ésta que ha presentado aquí no se parece, afortunadamente, a la otra, y aunque sin renunciar a sus maneras pedantes y grandilocuentes viene a contar una historia más sencilla y enternecedora con los personajes de un hospital.