Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 VIERNES 1 9 2006 ABC Cultura y espectáculos Muere Glenn Ford, el actor que se hizo célebre por abofetear a Rita Hayworth en Gilda Tenía noventa años, y llevaba retirado desde hace dos décadas tiempo apartado de la vida pública, Glenn Ford apareció muerto en su casa de California. Fueron sus propios familiares quienes le encontraron JOSÉ EDUARDO ARENAS MADRID. Hacía más de quince años que Glenn Ford no se mostraba en público. El actor murió en la noche del miércoles en su residencia de Los Ángeles, desde donde se pidió una ambulancia para atenderle, pero al llegar el personal sanitario el actor ya estaba muerto. Un policía de esa ciudad, que pidió mantenerse en el anonimato, confirmó la muerte de Ford, enfermo desde hacía tiempo especialmente por varios ataques cerebrales. Ya en 1992, Glenn Ford estuvo en estado crítico al ser ingresado en el Cedars- Sinai de Santa Mónica. Al parecer, por problemas cardíacos. Por entonces, el cardiólogo que le trató comentó que el veterano actor, en aquella época ya con setenta y seis años, se encontraba grave y muy débil. Sufre una pulmonía y coágulos de sangre en los pulmones Su precaria salud le llevó a estar más de dos semanas en cuidados intensivos. Su verdadero nombre era Gwyllyn Samuel Newton Ford, nacido el 1 de mayo de 1916, en Sainte- Christine, provincia de Québec (Canadá) donde su padre dirigía una empresa de ferrocarriles, aunque se trasladaron a vivir a Santa Mónica (California) cuando el pequeño cumplió siete años. A lo largo del tiempo recordó con frecuencia que a los cuatro años montó una especie de teatro en el granero de su casa, donde empezó a llamar la atención de todos los familiares y amigos de sus padres por sus inclinaciones hacia la interpretación. b Tras pasar mucho Fence (1939) de Ricardo Cortez, hizo que los productores se fijaran en él y empezaran a enviarle las propuestas por las que él luchaba... Pese a tanta suerte de cara, sus inicios se vieron truncados cuando su país entró en guerra y Glenn Ford fue llamado a filas. Sirvió en la Marina hasta el final de la contienda. Tortazo extra A su vuelta se casó con la actriz y bailarina Eleanor Powell, el 24 de octubre de 1943, y pudo rehacer su carrera profesional, que vivió su momento más alto tres años después al ser seleccionado como oponente de Rita Hayworth en Gilda Nunca hubo una mujer como Gilda así rezaba el cartel de la cinta. De la famosa escena de la bofetada tuvo que hablar el resto de su vida, desmintiendo de vez en cuando que Rita no le respondió con otro tortazo extra, ni que a él le diera morbo alguno propinarle un mandoble a una de las reinas del cine: Es una película, nada más respondía, a pesar de los rumores existentes. Con Hayworth intervino en seis películas más y en dos telefilmes. Hace 16 años, el actor pasó por España. Por entonces todavía no estaba enfermo y habló para ABC: No tengo nin- gún tipo de duda al decir que Gilda marcó toda mi trayectoria cinematográfica. La escena cumbre, la de la bofetada que le di a Rita, tuvo que rodarse por fuerza en una toma. La tensión era grande ese día, porque ella no me quería pegar. La gente no suele recordar que en la película, Gilda me devolvía dos bofetadas por una que yo le daba. No le di con mucha fuerza, aunque en la pantalla diera otra impresión, pero Rita sí se animó y como resultado perdí un diente. En fin, que cuando ella se arrodilla ahogada en llanto, las lágrimas fueron de verdad, supongo que de pura vergüenza por haberme hecho daño. Por entonces estábamos muy unidos, habíamos comprado casas anexas y se habían echado abajo los muros que separaban una a la otra Simpático, sobrio y romántico dentro y fuera de la pantalla, mantuvo siempre su popularidad, tanto en EE. UU. como en Europa, participando en más de cien películas, obras de teatro y colaboraciones televisivas. A lo largo de décadas pudo demostrar sus dotes de actor con mayor o menor fortuna en todos los géneros, desde el western, pasando por las comedias, al drama, el suspense y el terror. Las comadres de Hollywood Impuso a Hope Lange para Un gángster para un milagro pese a que Capra se oponía. El actor era el productor Se casó por cuarta vez con su enfermera, 43 años más joven que él. El matrimonio duró exactamente 58 días PELÍCULAS MÁS DESTACADAS De ciudad en ciudad Cursó estudios en la Escuela Superior de Santa Mónica y aunque demostró ser un alumno aplicado destacó especialmente en atletismo. Sin embargo, al concluir los estudios optó por dedicar todo su tiempo a conseguir un puesto en el cine, no sin antes pasar por los escenarios del Oeste de Estados Unidos durante dos años en intensas temporadas de ciudad en ciudad. Así fueron sus comienzos, en la compañía de Herman Shumlier, con la obra La hora de los niños Tras pasar ese tiempo de obra en obra decidió trasladarse a Nueva York, con el fin de entrar en Broadway, pero su participación en la película Heaven with a Barbed Wire Compartió la cámara con actrices de la categoría de Bette Davis, Hope Lange, Shirley MacLaine, Lauren Bacall, Gloria Grahame, Carole Lombard, Barbara Stanwyck, Ethel Barrymore, Ida Lupino o Katy Jurado. Sus romances con Hayworth, Rhonda Fleming, Evelyn Keyes, Geraldine Brooks, Debbie Reynolds, Linda Christian o Joan Crawford dieron mucho que hablar a las entonces comadres de Hollywood, Hedda Hooper y Louella Parsons. Como ejemplo, siempre se ha admitido que en pleno romance con Hope Lange (1961) impuso a la actriz para que interviniera en Un gángster para un milagro pese a que Frank Capra se opo- nía, el actor era productor de la cinta y Capra tuvo que claudicar. Después vivió otro tórrido afaire con la rubia Angie Dickinson. Si su primer matrimonio con Powell duró 16 años, a partir de entonces fue bajando el tiempo que duraba la unión con sus parejas. Cercano a los ochenta años volvió a intentarlo y se casó por cuarta vez. En esa ocasión con su enfermera, Jeanne Baus, 43 años más joven que él. El matrimonio duró exactamente 58 días. Pese a tanto nombre propio, al final de sus días se ha rumoreado que el gran amor del actor fue la actriz María Schell. Glenn Ford rodó en España una comedia que pasó sin pena ni gloria: Empezó con un beso (1959) a las órdenes de George Marshall, con el que colaboró en ocho filmes. Sus compañeras de reparto eran Debbie Reynolds y The lady in question, de Charles Vidor (1940) Gilda, de Charles Vidor (1946) Los amores de Carmen, de Charles Vidor (1948) Relato criminal, de Joseph H. Lewis (1949) La montaña trágica, de Ted Tetzlaff (1950) Drama en presidio, de Henry Levin (1950) La dama de Trinidad, de Vincent Sherman (1952) Los sobornados, de Fritz Lang (1953) El desertor del Álamo, de Budd Boetticher (1953) Deseos humanos, de Fritz Lang (1954) Semilla de maldad, de Richard Brooks (1955) Melodía interrumpida, de Curtis Bernhardt (1955) Hombres violentos, de Rudolph Maté (1955) La casa de té de la luna de agosto, de Daniel Mann (1956) Furia en el valle, de George Marshall (1958) Los 4 jinetes del Apocalipsis, de Vincente Minnelli (1961) Un gángster para un milagro, de Frank Capra (1961) Los desbravadores, de Burt Kennedy (1965) La cabalgata de los malditos, de Phil Karlsson (1967) La batalla de Midway, de Jack Smight (1976) Superman, de Richard Donner (1978) Veredicto final, de Jack Fisck (1991)