Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 1 9 2006 31 El humo provocado por unas obras obliga a evacuar el intercambiador de Avenida de América El alcalde subraya que los dispositivos de acogida de inmigrantes en la ciudad están ya al 99 por ciento Un proyecto con muchos intentos y pocos frutos Desde hace más de diez años, se habla en Madrid de la necesidad de desarrollar una red de aparcamientos disuasorios que recoja el tráfico de entrada a la ciudad. En 1999, el alcalde José María Álvarez del Manzano ya lo planteaba como parte de una reclamación más ambiciosa: un Plan Aznar de infraestructuras para Madrid similar al Plan Felipe de la época socialista. Las estaciones de Cercanías de Renfe más próximas a la capital fueron las primeras en construir este tipo de instalaciones, aunque en algunas de ellas se han planteado problemas de seguridad que en la práctica han convertido muchos de estos estacionamientos en inutilizables. En septiembre de 1999, el entonces presidente regional, Alberto Ruiz- Gallardón, encargó un estudio para determinar si eran necesarios estos aparcamientos disuasorios junto a la red de cercanías de Renfe. Lo encargó a la empresa Ingeniería y Economía del Transporte y pagó 34,8 millones de pesetas por dicho informe. Las partículas de polvo llegado del Sahara han teñido de gris el cielo de Madrid en varias ocasiones Nubes de polvo procedentes del norte de África han viajado en 56 ocasiones hasta el cielo de Madrid. Junto a ellas, las partículas de polvo de la M- 30 y los niveles de ozono tiñen de polución la región. Falta sólo el calor, que vuelve a repuntar y obliga a activar el nivel 1 de alerta Una intrusión sahariana cada 4 días TEXTO: S. ALLER FOTO: JULIÁN DE DOMINGO co moderadamente satisfactorio debe acercarse al modelo de París. El coste final de construcción de estos aparcamientos disuasorios dependerá, entre otros factores, de cómo sean. Los hay de muchos tipos: informales- -un lugar donde dejar el coche en la calle- de oportunidad o uso compartido- -junto a centros comerciales o de ocio- suburbanos En el estudio se plantea que el coste de construcción debe ser amortizable en no más de 50 años. En cuanto a la explotación, el capítulo más costoso es el referido a vigilancia- -imprescindible si se quiere que los conductores confíen su coche- aunque también haya que contar con iluminación, limpieza y mantenimiento. MADRID. El desierto vuela hasta Madrid. Ha ocurrido en 56 ocasiones en lo que va de año- -si se echan cuentas, una vez cada cuatro días- -y consigue que la región se tiña de gris y polución. Los expertos lo llaman intrusiones saharianas nubes de polvo procedentes del norte de África que alteran los niveles de contaminación en el parámetro de partículas en suspensión. Este fenómeno natural no es el único que emborrona el aire madrileño. El viceconsejero de Medio Ambiente, José Trigueros, hizo ayer repaso de partículas nocivas y señaló que en la capital han aumentado más por el polvo procedente de las obras de la M- 30. Como los trabajos, dijo, son puntuales la situación me- jorará el año que viene, informa Efe. Los niveles de ozono también preocupan este año, pero menos. Según sus datos, la Comunidad sólo ha superado en 2006 en 13 ocasiones el umbral de información a la población del ozono troposférico- -un contaminante que alcanza los niveles más altos en verano- frente a las 113 veces del año pasado. Por encima de los 36,5 grados De momento, lo que se sigue instalando son medidores de la calidad del aire- -el último, en Arganda- -que permiten conocer los niveles de contaminación atmosférica a tiempo real. Al polvo del Sahara, el de la M- 30 y el ozono hay que sumar, además, el calor. Los termómetros vuelven a subir y, por este motivo, la Comunidad decidió activar ayer el nivel 1- -precaución- -del Plan de prevención de la ola de calor. Esto significa que las temperaturas máximas en los próximos días en la región serán iguales o superiores a 36,5 grados centígrados e inferiores a 38,6. En concreto, se espera que los termómetros no bajen hoy en la región de los 37 grados y que se mantengan en esos valores durante el fin de semana. Estas predicciones han obligado a Sanidad a hacer las primeras recomendaciones, especialmente la referida a mantener una hidratación adecuada. La mortalidad, insisten, es mayor en días calurosos.