Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 1 9 2006 Internacional 29 La Habana recupera a un líder histórico como ministro de Comunicaciones Ramiro Valdés, de la línea dura es un viejo rival de Raúl Castro b Además del peso ideológico del Responsable de la etapa más represiva Asaltante al Moncada en 1953, se dice que Ramiro Valdés Menéndez, que entonces tenía 21 años, fue el primero en entrar en el cuartel. Acompañó además a los hermanos Castro en la prisión de Isla de Pinos, participó en la expedición del yate Granma en 1956 y comparte los galones de comandante de la revolución con Juan Almeida Bosque y Guillermo García Frías, ganados en la guerra de guerrillas de Sierra Maestra. Considerado uno de los hombres de la línea dura del régimen cubano, fue jefe y fundador de la Seguridad del Estado en 1959. Valdés, que luce una barba de chivo gris con reminiscencias a lo Trotsky fue ministro de Interior durante la etapa más represiva del régimen- -entre 1961 y 1969- -y fue responsable de la misma cartera entre 1978 y 1986. Desde 1970 fue ayudante de Fidel Castro y viceprimer ministro para atender la Construcción, de donde regresó al Ministerio del Interior hasta 1986. En esa fecha fue sustituido también del Buró Político del Partido Comunista de Cuba (PCC) aunque siempre ha pertenecido a su Comité Central. Desde esa última fecha a 1996 ocupa la presidencia de la empresa de electrónica y comunicaciones Copextel, y después la del Grupo de la Electrónica. Al frente de este último poderoso holding estatal, Ramiro Valdés ha acumulado un importante poder económico. Su nombre figura en tercer lugar en una lista de las fortunas de la isla, por detrás de Fidel y Raúl Castro, elaborada por fuentes independientes en Cuba, funcionarios en activo y retirados entre otros. Ministerio, entre las compañías que maneja Valdés está la Empresa de Telecomunicaciones, que factura cientos de millones ABC LA HABANA. Justo un mes después de que Fidel Castro delegara temporalmente el poder en su hermano Raúl, el Gobierno cubano recuperó al histórico comandante de la revolución Ramiro Valdés Menéndez, representante de la línea dura del régimen comunista, para ocupar el Ministerio de Informática y Comunicaciones, considerado un importante puesto político y económico. Aunque Valdés, de 74 años, es uno de los dirigentes históricos más próximos a los hermanos Castro, con Raúl ha tenido sus diferencias, por lo que esta decisión ha sido percibida por los analistas como un intento de crear un gobierno de unidad nacional probablemente impuesta por el propio Fidel Castro para evitar las divisiones internas. Y, en vez de una apertura, un endurecimiento del sistema. La elección de Valdés fue valorada con sorpresa por diplomáticos occidentales consultados por Efe, dada la supuesta disputa histórica entre el Ministerio del Interior, que Valdés encabezó dos veces, y las FF. AA. dirigidas por Raúl Castro. El anuncio oficial, aparecido en una escueta nota del Consejo de Estado, señala que el acuerdo de ese órgano colegiado, presidido de forma provisional por Raúl Castro por la convalecencia de su hermano, fue a propuesta del Buró Político del Partido Comunista, informa Afp. Añade que Valdés Menéndez ejercía como presidente del Grupo de Electrónica y cuenta con amplia experiencia y resultados positivos en su labor mientras que a Ignacio González Planas, a quien sustituye en el Ministerio, le serán asignadas otras tareas Se trata del quinto cambio ministerial en lo que va de año, después de los nombramientos en Comercio Interior, Auditoría y Control, Industria Ligera y Educación Superior. Pero, a diferencia de los anteriores, donde los ministros son de la llamada segunda generación, de entre 45 y 55 años, Valdés es un histórico próximo a Castro y quizá la figura que más diversos cargos ha ocupado en el Consejo de Ministros. Ramiro Valdés y Fidel Castro, en una imagen de los últimos años EFE El nombramiento ocurre un mes después de que Fidel Castro delegara el poder y en él se percibe su mano lares al año. Pero ese Ministerio tiene también un gran peso político en la llamada batalla de ideas del presidente Fidel Castro, varias decenas de programas educativos y de salud que tienen connotaciones políticas e ideológicas. Jaime Suchlicki, profesor del Instituto de Estudios Cubanos de la Universidad de Miami, dijo que de este nombramiento se deduce la intención del Gobierno de atraerse a mandos no afectos a Raúl Castro para fraguar un modelo de unidad en la sucesión. Ricardo Bofill, presidente del Comité Cubano pro Derechos Humanos, consideró que La Habana persigue articular un balance de poder interno ya que Valdés fue el brazo ejecutor de Fidel Castro y su colaborador más directo Fariñas abandona la huelga El periodista disidente Guillermo Fariñas abandonó ayer la huelga de hambre que comenzó el 31 de enero, pero mantiene su exigencia al régimen de un acceso libre a internet, informó ayer la Asamblea para Promover la Sociedad Civil de Cuba. Según este grupo opositor, Fariñas accedió a la petición de varias disidentes que vieron que podría morir en menos de una semana. La seguridad ciudadana en Argentina mantiene en ascuas al Gobierno de Kirchner CARMEN DE CARLOS. CORRESPONSAL BUENOS AIRES. Al Gobierno del presidente Néstor Kirchner le irritan las manifestaciones a las puertas de la Casa Rosada (sede del Ejecutivo argentino) y mucho más si son para reclamar seguridad en las calles, principal preocupación en Buenos Aires, según todos los sondeos. Su fobia llega a tal punto que, por medio de su funcionario y piquetero Luis D Elía, a la sazón subsecretario de Tierras, intentó amedrentar a los miles de asistentes a la concentración que ayer encabezó el popular Juan Carlos Blumberg, padre de un chico Batalla de ideas El Ministerio de Comunicaciones se ocupa de las telecomunicaciones, el correo, la industria electrónica, la transmisión de la radiodifusión y la tecnología de la información. Entre sus negocios destaca la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (Etecsa) una compañía cubano- italiana que posee el monopolio de las comunicaciones en la isla, y factura cientos de millones de dó- asesinado en 1998 y al que se le atribuyen aspiraciones políticas. D Elía primero amenazó con dirigir a la misma hora de la convocatoria de Blumberg una marcha de piqueteros, afines a Kirchner, con destino a la Casa Rosada. La idea fue considerada una provocación peligrosa, ante la posibilidad de un choque entre ambas manifestaciones, pero no se oyó una palabra de censura desde el Gobierno. No obstante, el funcionario cambió de táctica. Aprovechó entonces para sumarse a una oportuna contra- manifestación organizada por el premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esqui- vel, bajo el lema Sí a la vida, no a la represión en el Obelisco; es decir, apenas a quinientos metros de donde se concentraron una hora más tarde fundamentalmente sectores de clase media y políticos de la oposición, identificada con el centro derecha, como Mauricio Macri y el ex ministro Ricardo López Murphy que apoyan a Blumberg. Antes de que arrancaran las dos convocatorias, D Elía no descartó que al finalizar el acto, con algunos de los suyos, se dirigiera a la Casa Rosada. Clara advertencia a los miles de argentinos que respondieron en tres ocasiones anteriores a manifestaciones de Blumberg, ayer- -al cierre de esta edición- -estos aún no sabían si el subsecretario de Tierras cumpliría su amenaza. Entretanto, se mantenían congregados bajo el lema: Vos podés ser la próxima víctima. Seguridad y Justicia