Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 31 8 2006 Opinión 5 UNA RAYA EN EL AGUA CHARLAS DEL VERANO MENGUANTE (Y 4) IENE de Marbella, donde hace años que compró una casa. Nada espectacular, ¿eh? una casita en la subida de la sierra, aunque salió bastante cara. Cuando la compré veía el mar, y ahora tengo unas vistas estupendas... a una urbanización ilegal Siempre ha sido un entusiasta de la Costa del Sol- porque es una España diferente, cosmopolita, llena de extranjeros, bastante desarrollada; podría haber sido nuestra California donde veranea desde los tiempos del boom turístico, pero cada temporada vuelve más decepcionado. Cada vez más gente y menos servicios, y peores. Como si tuviésemos muchas salidas al margen del turismo, como si hubiese muchos sectores por los que apostar Mira, este verano iba IGNACIO en el coche con unos amiCAMACHO gos que no conocían la zona, y empezamos a ver por la autopista una salvajada urbanística tras otra. Casas amontonadas sobre la montaña, bosques de grúas junto al mar, mazacotes de ladrillo. Y me decían: ¿esto es Marbella? Y yo: no, estoes Fuengirola, o Mijas, o Benalmádena. Y se quedaban boquiabiertos, porque claro, Marbella se lleva la fama, pero el modelo se ha impuesto por toda la costa. Y preguntaban: ¿pero esto será ilegal? Y yo tenía que decirles que no, que la mayoría son promociones acogidas a convenios, salvo en Marbella, donde, en efecto, hay miles de viviendas fuera de planeamiento. Pero es que desde que la ley permitió los convenios entre promotores y ayuntamientos, cualquier salvajada tiene la bendición legal. Por eso lo de Marbella no tiene nombre, porque encima ni respetaban las leyes, que ya son lo bastante permisivas. Mientras haya quien pague, habrá quien cobre, y mientras haya quien compre, habrá quien construya Y, claro, el problema es que el territoriose agota, y no es un recurso renovable. Estamos en una etapa igual o peor que la del desarrollismo franquista; los ayuntamientos se financian a base de explotar el suelo, y algunos políticos también, jeje. Y es un círculo vicioso, construccióny turismo ligadosen unamadeja perversa, sin que los sistemas generales y los servicios crezcan a la misma velocidad. Nadie quiere planificar en serio, a riesgo de agotar el modelo, pero a ver quién es el valienteque detiene la noria. Las autoridades regionales miran para otro lado, como hicieron en Marbella, donde ahora todos van de sorprendidos. Incluidos los ciudadanos, que votaron cuatro veces a Gil por mayoría, como si no supiesen lo que estaba pasando. Los mismos que ahora increpan a los corruptos son los que los votaban porque les convenía; ¡pero si todoel mundo sabía que aquello era una mangancia general! Lo malo es que la gente se ha acostumbradoa vivir de esta locura de crecimiento desordenado, y nos estamos cargando la famosa gallina de los huevos de oro. Haría falta mucho coraje político para dar un parón, y nadie lo tiene porque todos se tienen que presentar a las elecciones. Y si se parase el crecimiento, puede que fuese peor... No, no veo salidas a corto plazo. Porque el problema no es tanto la corrupción, que la hay, sino la legalidad... ¿entiendes? V ALGUNAS BUENAS NOTICIAS H OY acaban, con agosto, las vacaciones de muchos españoles. No se trata de animar a los lectores. Pero conviene recapitular: el verano 2006 trae algunas buenas noticias. Hemos presenciado las atrocidades de Hizbolá y de Israel al norte y al sur de la frontera de Líbano. Hemos comprendido el recelo de Estados Unidos a aportar fuerzas a las Naciones Unidas. Hemos sido testigos del compromiso europeo, que dirigirá Francia. Resumimos algunas noticias económicas. El crecimiento de la zona euro ha sido notable en el último trimestre, no ya por sí, sino por la tendencia señalada. De abril a junio, Alemania ha crecido el 0,9 por cien, Francia el 1,1. En Francia, el desempleo retrocede desde febrero de 2005. Thierry Breton, ministro de Economía, espera que la tasa de paro, hoy en el 9 por cien, baje hasta el 8,6 en mayo de 2007, al acabar el plazo del gobierno Villepin. El crecimiento genera DARÍO actividad, y la actividad, no las ayudas VALCÁRCEL del Estado, es el carburante del empleo, ha dicho el ministro: siento no defender argumentos de moda, ha añadido con distante retintín. Y esta es una regla de hierro, el desempleo cae cuando el crecimiento llega. El paro alemán también ha caído por cuarto mes consecutivo (84.000 nuevos puestos de trabajo en julio) Tan pronto Alemania y Francia dieron sus resultados trimestrales, llegaron los de España, Holanda, Bélgica, con parecido signo. Incluso Italia ha invertido la tendencia negativa de Silvio Berlusconi. Fuera del área de la moneda única, Reino Unido mantiene sus resultados positivos. Las amenazas permanecen- -la más peligrosa de la zona euro es quizá la inflación española, próxima al 4 por cien- -pero la dirección parece ser la mejor de las posibles. Europa no renunciará, es seguro, a su sistema de protección social, una de sus referencias inamovibles de 1945 acá. El sistema se adapta continuamente, pero las grandes conquistas permanecen. Otra prueba de ese ejercicio de adaptación: según una encuesta de Financial Times Harris (FT, 21 agosto) la mayoría de los trabajadores alemanes y franceses (65 y 52 por ciento) rechazan la intervención del estado en la limitación del horario laboral. El tope de 35 horas propuesto por Francia en los años de Mitterrand no cuenta ya con respaldo suficiente. El sondeo se ha hecho entre 10.000 empleados de Alemania, Francia, Reino Unido, Italia y España. De entre los cinco, España es el país más inclinado a la intervención del Estado. En el total de los cinco paises, el 47 por cien se pronuncia contra el control estatal del horario de trabajo, frente a un 40 por cien a favor. Este último porcentaje demuestra la fuerza que todavía tienen los defensores del intervencionismo (quizá por efecto del fontanero polaco) El 65 por cien de los británicos, añade la encuesta, prefiere que el estado no intervenga en la edad de jubilación. El 72 por cien de los trabajadores españoles defiende la intervención. Los duros sacrificios impuestos en la zona euro desde 2002, sobre todo en Alemania, también en Francia, empiezan a dar resultados. El consumo americano se mantiene: es un dato esencial. Si Estados Unidos deja de comprar a Europa, todo se tambalearía. Esta es una observación bastante elemental. Sería temerario ignorar el peso del poder político en la evolución de la primera economía mundial. El presidente Bush es responsable del endeudamiento actual, de los recortes de impuestos a los contribuyentes del tramo más alto, del empobrecimiento en la enseñanza y en la seguridad social, del altísimo precio no sólo económico, también en términos de prestigio, de la guerra de Irak... Pero no conviene perder de vista la capacidad asombrosa, inexplicable, de la sociedad americana y sus empresas para sacar al país de las peores encrucijadas. Bush es todavía presidente, pero es ya, para quienes toman las verdaderas decisiones, una parte del pasado. Se diría en ocasiones que las compañías grandes, medianas o pequeñas siguen empujando con portentosa creatividad, gobierne quien gobierne en Washington. Gran parte del mérito corresponde a la constitución americana, vigente desde 1787.