Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 Deportes MIÉRCOLES 30 8 2006 ABC MUNDIAL 2006 Segunda fase del Mundial CUARTOS Semifinal 1 de septiembre FINAL 3 de septiembre 12.30 h NAVARRO, EL MUÑECO DIABÓLICO JOSÉ LUIS LLORENTE Octavos de final 26 de agosto Argentina 79 Nueva Zelanda 62 Turquía Eslovenia España Serbia Italia Lituania 90 84 87 75 68 71 Cuartos de final 29 de agosto Argentina 83 Semifinal 1 de septiembre Cuartos de final 30 de agosto Grecia Octavos de final 27 de agosto 95 64 68 62 Grecia China Francia Angola Argentina Turquía 12.30 h H abía pronosticado una victoria española con oposición de Lituania. Obviamente, me equivoqué, y no al sobrevalorar a lo bálticos, sino por no prever que el poderío español es incalculable. Este equipo no ha tocado techo y su potencial parece no tener fin. Los españoles salieron con la cara de ganar: rostros tensos, mirada fija, dientes apretados. Y con la determinación de liquidar al contrario cuanto antes. Tanto, que Lituania no tuvo ni la más mínima opción de entrar en el partido, tanta fue su inferioridad desde la primera jugada. Llega un momento que uno no sabe qué destacar, si el ataque o la defensa. Si la labor de los que inician los partidos o el trabajo de los que salen del banco. Y todo con armonía, consuavidad. Frentealosargentinos, que corren por la pista como caballos desbocados, o los griegos, que avanzan como unadivisión de carros de combate, los españoles parecen moverse sin esfuerzo, con naturalidad, casi deslizándose. Y entre ellos, Navarro, que cada día se parece más al Muñeco Diabólico. Tras un físico aparentemente frágil, su mirada de niño travieso y su sonrisa de jugón esconde un repertorio inagotable de recursos que va sacando de su chistera mientras elimina a sus defensores. Pertenece a esa clase de deportistas elegidos que centran su razón de ser en las grandes citas y que, a veces, parecen aburrirse en las competiciones de trámite, como si su talento de artista no pudiera desperdiciarse en la rutina cotidiana. Como a Freire o Gervasio Deferr, a Navarro se le revoluciona el motor de la motivación cuandosemidealosmejores. Entonces, los ojos comienzana brillarle, la concentraciónhaceacopiodehabilidadesy laemociónlerecorreelcuerpo: está listo para la batalla e impaciente para entrar en ella. Sus recursos aumentan con el paso de los años. Sigue inventando nuevos tiros y encontraría el hueco para hacerlos en la hora punta del metrodeTokyo. Ycuandoestáen dificultades siempre tiene su bomba a mano. Pero el mayor problema que plantea a sus marcadores es su capacidad de improvisación. Nadie sabe lo que va a hacer, sospecho queni siquiera él mismo. Sus predecesores, los grandes Herreros, Epi y Brabender (no vi jugar mucho a Emilianoy Buscató) fuerondelarazadelostiradores, perfectosejecutoresde la suerte suprema del tiro. Todoslo jugadoressonirrepetibles, pero Navarro, además, es inclasificable, único en su especie. 58 Francia 9.30 h España 89 España 9.30 h 12.30 h EE. UU. 113 Estados Unidos 73 Australia 78 77 Alemania Nigeria Infografía ABC Lituania 67 Alemania 12.30 h (Todos los partidos, en hora española) La mayoría de los jugadores de la actual selección tomaban sus primeros biberones en 1982 cuando el equipo nacional de entonces hizo historia al acabar cuarto en el Mundial de Colombia. Veinticuatro años después, les han igualado y están a una victoria de superarles Aquella orquesta de Díaz Miguel TEXTO MANUEL FRÍAS MADRID. El rendimiento de las selecciones nacionales ha ido siempre ligado a las generaciones de jugadores con las que se ha contado. Y la primera grande con la que se topó el baloncesto español fue la de comienzos de los 80, la que dio el verdadero empujón de popularidad a este deporte en España. Este grupo de excelentes jugadores alcanzó su mayoría de edad en el Mundial de Cali (Colombia) de 1982, donde dio un doble aldabonazo al vencer por primera vez en una competición oficial a Estados Unidos (109- 99) y acabar el Mundial en cuarta posición (perdió el partido decisivo con la Yugoslavia de Kikanovic, Delibasic, Dalipagic, Jerkov y Radovanovic por 119- 117, en un final muy polémico por el arbitraje) la mejor clasificación obtenida hasta hoy por la selección española. Han tenido que pasar 24 años para que otra generación brillante, la de Gasol y los júniors de oro (Cabezas, Berni Rodríguez, Felipe Reyes, Navarro y Calderón) acompañada de gente como Garbajosa o Jiménez, hayan igualado en el peor de los casos lo hecho en el 82, ya que como mínimo han asegurado esa cuarta plaza. Una victoria- -en semifinales o en el partido por el tercer puesto- -les situaría por encima. Corbalán- Fernando Martín- Epi Los protagonistas que escribieron con letras de oro aquella primera página de la historia del baloncesto español fueron Fernando Martín, Romay, Solozábal, Corbalán, Jiménez, Epi, López Iturriaga, De la Cruz, Margall, Sibilio, Costa y Brabender, con Antonio Díaz Miguel en el banquillo, que se vanagloriaba de que el equipo nacional funcionaba con la misma precisión que una orquesta. Ya empezó a afinar este grupo en los Juegos de Moscú 80 con una cuarta plaza espléndida. Las medallas llegaron poco después, Epi, con Fernando Martín al fondo, en aquel Mundial de Cali en 1982 en el Europeo de Francia 83. Triunfo ante la todopoderosa URSS en semifinales y final contra Italia (la perdió por 105- 96) Y en el 84 dio la gran sorpresa al llegar a la final de los Juegos de Los Ángeles, que la perdió ante la intratable selección de Estados Unidos (95- 65) después de ganar a Yugoslavia (74- 61) en semifinales. Beirán, Arcega y José Luis Llorente fueron las novedades en este equipo olímpico respecto a los héroes de Cali, ocupando las plazas de ABC Wayne Brabender (se retiró tras el Mundial del 82 después de jugar 181 partidos con la selección española) Sibilio y Costa. Cinco años (1980, 82, 83 y 84) fue el periodo más brillante de este grupo de excelentes jugadores, el mejor trienio de los 26 años, nueve meses, un día y 431 partidos en los que estuvo Díaz Miguel al frente de la selección, que supo sacar en ese momento un gran rendimiento al trío Corbalán- Fernando Martín- Epi, la espina dorsal.