Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
2- 3 40 LOS VERANOS DE FACTOR 32 chino, para mí Alatriste era un personaje interesantísimo, porque a través de sus ojos puede verse lo bueno y lo malo, lo alto y lo bajo de la sociedad de su tiempo y de ahora mismo. Y eso, para cualquier actor, ya sea español o de cualquier otra parte, resulta un privilegio y un desafío muy grandes. En fin, cuando leí el guión, me dije: Espero que se haga la película y espero que sea yo su protagonista Es de lo mejor que he leído. Claro, nunca se sabe como van a salir luego las cosas, pero se hace el esfuerzo. Y yo, por mi parte, estoy muy contento con el resultado final ¿Cómo ha visto Mortensen Alatriste como espectador? No sé si puedo ser objetivo, pero en esta película a mí me gusta todo lo que no se dice, lo que se quiere decir y hacer ver por la sugerencia, porque, siendo un medio audiovisual, hay mucho que se puede expresar sin palabras. Esta película habla de todo eso que no se dice y que no se quiere reconocer, como el miedo y la vulnerabilidad de su protagonista y de los otros personajes Cine espectáculo con grandes escenarios históricos y batallas, pero también una película intimista y hasta romántica. PérezReverte y Tano son así como personas- -señala Mortensen- No sé la parte de torero que tendrán, pero al conocerlos y tratarlos sobre todo son unos tipos encantadores. Yo diría que duros, aunque tienen sentido del humor, parecen decirlo todo y a la vez sabes que se guardan algo. Son personas muy sensibles y, hasta cierto punto, sentimentales. Para ser un buen artista, ya sea un pintor, un cineasta, un escritor, ha de albergarse ese lado sentimental que te permite la identificación con personajes diferentes y desde diferentes puntos de vista. Así que todos somos un poco más blandos de lo que quisiéramos hacer ver, y eso es bueno para este cuento, porque más allá de las palabras, están los gestos, las miradas. Así ocurre en la relación entre Alatriste y María de Castro (Ariadna Gil) porque entre ellos son más interesantes los gestos que no se regalan, las palabras que no se dicen, y los silencios que expresan una gran emoción y una gran vulnerabilidad La puerta se abre y el personal de la Fox anuncia que el tiempo de conversación se acaba. Viggo Mortensen ya piensa en los proyectos que abordará en breve. Volverá a trabajar con David Cronenberg en una película titulada Eastern promises en la que también actúa Naomi Watts. Luego, participará en un proyecto de Vicente Amorim, Good y en Appaloosa de Ed Harris. Por el momento, no hay ofertas en español, ni aquí ni en Argentina, pero él estará encantado de repetir: Ha sido un placer se despide. Farrah Fawcett es la vieja de Las chicas de oro os adefesios que ganaron el festival de Eurovisión van a hacer una película. No sé, lo mismo es como Buenas noches, señor monstruo la cinta protagonizada por Regaliz (antepasados musicales de María Isabel) Película que Luis Escobar (hacía de Conde Drácula) decía que era graciosa. Para troncharse. Bueno, es que Luis Escobar, culto hombre de teatro que se trataba con George Cukor o con Anna Magnani, tenía su parte bizarra. También escribió en su diario del guión de Las aventuras de Enrique y Ana que era una de ciencia ficción a la que se le podía sacar partido. Pero se ve que todo el partido se quedó dentro. Aunque a mí lo que más me gusta es cuando anota que ha ido a ver El ángel exterminador de Buñuel que como todas sus películas no me gusta nada. Si eso lo llegamos a hacer uno de derechas... Pero me desvío de los Lordi, que planean desembarcar en el cine. El espantoso líder del más espantoso grupo ya tiene avanzada una primera versión de lo que sea que vayan a hacer. El líder se llama Tomi Putaansuu. Anda que el nombrecito. Si en Finlandia no suena mal, aquí suena muy feo. Lo mismo pasa con Cho Chang, aquella novia que Harry Potter se echaba. Los de Lordi lo que tienen que hacer es contratar como artista invitada a una estrella internacional para que su peli tenga más gancho. Por ejemplo, a Farrah Fawcett, que no necesitaría maquillaje porque ya lleva puesta la máscara. No es que me haya pillado de sorpresa la jeta monstruosa de la actriz, pero su aparición con los otros Ángeles de Charlie en la entrega de los Emmy fue el momento más impactante de la noche. Por un lado, por el interminable y emotivo homenaje a Aaron Spelling (tan prolífico produciendo series de televisión como Corín Tellado o César Vidal escribiendo libros) Por otro, por la L ROSA BELMONTE REUTERS Los auténticos Ángeles de Charlie, Jaclyn Smith, Farrah Fawcett y Kate Jackson, rindieron homenaje a Aaron Spelling, su creador tensión de la hija (Tory Spelling) y la viuda (Candi Spelling) porque la niña y la mamá, que no se hablan, estaban sentadas en filas distintas. La fea de Tory heredó poco menos de un millón de dólares de los 300 que parece que formaban parte del patrimonio del productor. Y la chica culpa a la madre de esta situación. Con lo fino que es que te deshereden. En fin, pero sigo con el momento impactante. Que también lo fue por esa cara que gasta Farrah Fawcett. Para mí que todos estos años se ha estado desmaquillando con amoniaco. O la han envenenado como a Víktor Yushenko, el presidente de Ucrania. Tengo una teoría. Tonta, pero teoría. Y es que la ha envenenado Cheryl Ladd. Porque tiene narices que la que entonces era Farrah Fawcett- Major saliera sólo en la primera temporada y, sin embargo, sea la mayor estrella de la serie, mientras que Cheryl Ladd, que estuvo cuatro temporadas (más incluso que Kate Jackson) no fuera invitada a ese pa- seíllo nostálgico en los Emmy. Claro, que habría resultado un poco raro que de pronto aparecieran cinco señoras como los Ángeles de Charlie (también Shelley Hack fue ángel) Habrían parecido Los hombres de Harrelson aunque sólo fuera por el número. Ay, no, que hubo otra, Tanya Roberts. Parece el casting de Viva la gente. En realidad estaban más cerca de Las chicas de oro Y Farrah era Sofía Petrillo. Tengo que confesar que al ver a las tres cincuentonas casi lloro. Pero no por las caras. Debe de ser por eso de las energías entre las personas. Tomo la expresión del amigo colombiano de Ana Obregón, el diseñador de bragas. Ver a esas tres tías (o a las otras) con las que tenía cita fija los sábados por la tarde es como una magdalena proustiana. Impresionan. Aunque mirándolas bien, la que más me impresiona es Jacklyn Smith, que ha dado más trabajo a su cirujano que Cher o Yola Berrocal a los suyos. Y que últimamente se ha caído en la marmita de botox. EL AGUIJÓN Paris Hilton está furiosa porque Elijah Blue Allman (hijo de Cher) ha contado que se acostó con ella antes de ser famosa. Y que inmediatamente pensó que la chica le había contagiado algo. Bajó a la cocina y se restregó por ahí con un limpiador para el baño. Parece que fue con Tilex, una de cuyas propiedades es que desinfecta con el poder de la lejía. No me extraña la furia, pero no por lo del contagio sino porque se la relacione con semejante chiflado.