Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 30 8 2006 Madrid 47 De fiesta en la Comunidad San Sebastián de los Reyes. Santísimo Cristo de la Fe y del Perdón. Hasta el día 31. Encierros a las ocho de la mañana. Colmenar Viejo. Fiestas patronales, último día. Titulcia. Virgen del Rosario, último día. Cerceda. Fiestas de verano, hasta el día 31. El Molar. Feria de verano, hasta el día 3. La Cabrera. Música, danza y teatro para adultos. Santa María de la Alameda (Robledondo) San Ramón Nonato Rivas Móstoles La Vargas Blues Band, los Auserón y Mago de Oz, las estrellas festivas El heavy- celta de Mago de Oz, el rock de los hermanos Auserón y el blues latino de la Vargas Blues Band componen el plato fuerte musical de las fiestas de Rivas Vaciamadrid, que se celebran del 31 de agosto al 10 de septiembre. Además de los conciertos, el Ayuntamiento ha programado otras citas como el V Festival de Títeres, el IX Concurso de PopRock, teatro o actividades deportivas. M. D. M. Una exposición explica la agitada biografía del Guernica de Picasso El Centro Cultural Villa de Móstoles acoge, del 1 al 14 de septiembre, la exposición itinerante Guernica, vida de un cuadro Producida por la Red Itiner de la Comunidad de Madrid para conmemorar el aniversario de la llegada del lienzo a España, en 1981, la muestra narra, a través de reproducciones y textos, el contenido del cuadro, así como su génesis y su ajetreada biografía, informa M. D. M. La Comunidad de Madrid ha editado Canencia. Paisajes y personajes de ayer un libro que reúne las tradiciones y la historia de este pueblo de 500 habitantes a partir de los testimonios de sus vecinos Aquella maravillosa Canencia TEXTO: CRISTINA ALONSO FOTO: ABC MADRID. Aún existen lugares en los que los perros se tumban a dormir al sol, la ropa se tiende en la calle, los niños se esconden en los cobertizos y los ancianos, cayado en mano, pasan horas sentados en cualquier porche conversando con sus vecinos. En esos lugares la historia se muere. Y las personas que vivieron tiempos lejanos se mueren con ella. Las mujeres de Canencia, a 67 kilómetros de Madrid, no quieren que todo lo que han visto, oído, olido, saboreado y tocado en su pueblo se pierda para siempre. Por ello, durante años se han reunido, a veces por las tardes, otras por las mañanas, para recordar. En invierno, los que podían se calentaban la cama helada con un calentador, que solía reservarse para los abuelos o los miembros menos fuertes de la familia fue uno de esos recuerdos. Nochebuena era un día de alegría y fiesta. Chicos y chicas iban a pedir el aguinaldo al son de una canción que empezaba con danos, danos, danos generosa... que era el pretexto para ir recogiendo nueces, manzanas, naranjas, castañas... fue otro. Cuando iba llegando el final de octubre, los hombres cogían el borriquillo camino de los quiñones que habían preparado para sembrar centeno o trigo. Con un saco colgado de un hombro recorrían todo el campo otro. Una de las fotografías que ilustran un recuerdo del libro: El descanso tras finalizar la recogida de la cosecha de grano diana, las tradiciones, la agricultura y los antiguos oficios o la gastronomía y los juegos tradicionales. Es una aportación fundamental para dar a conocer a habitantes de la zona y turistas el patrimonio tradicional y la historia más reciente de este espacio del Valle del Lozoya y, en definitiva, de la Comunidad de Madrid explicó Del Olmo. El primer recuerdo que aparece en el libro lo aporta la alcaldesa, Mercedes López, en la misma presentación: Si la nostalgia pudiera cristalizarse en un olor, yo lo haría sin duda en el humo, el de las chimeneas en otoño, cuando la tarde empieza a refrescar y los árboles nos dan una lección de austeridad despojándose de lo superficial, de la hojarasca que sencilla era la vida de los pueblos añade la alcaldesa. ¡Que aquí está mi Benito! Algunos de los 500 vecinos de Canencia se reunieron ayer en una pequeña plaza después de la presentación del libro a comentar las fotografías que ilustran muchas de las páginas. Mira, estos son mi suegra con mi hijo en brazos, que ahora tiene 44 años explicaba una mujer. ¿Ves esta foto? Soy yo, el día de mi boda, en 1.943 señalaba una vecina que hace 63 años se vistió de novia. ¡Mira, mira, qué joven estoy aquí! exclamaba otra. Este libro es en parte nuestro testamento porque en él dejamos a los más jóvenes lo que fuimos. Hay quien deja mansiones o un montón de dinero en el banco. Nosotros les dejamos un libro declaraba un vecino de 80 años. Un libro de recuerdos Todos estos recuerdos se fueron archivando hasta que ayer por la mañana en Canencia, el director general de Promoción y Disciplina Ambiental, Luis del Olmo, y la alcaldesa del pueblo, Mercedes López, repartieron entre estas vecinas el libro Canencia. Paisajes y personajes de ayer en cuyas páginas, bien sea en fotografías o en palabras, aparecen. Siento mucha alegría, hubiéramos tenido para muchos libros porque hemos pasado lo nuestro, para bien y para mal confesaba una de las autoras mientras se abrazaba al libro de tapas blancas, editado por la Comunidad de Madrid. En sus 200 páginas, la publicación recupera aspectos de la historia y el medio natural de Canencia. La vida coti- Éramos felices Algunas de las vecinas recuerdan los bailes de su juventud con especial cariño. Nos traían locas, éramos felices. Mi marido venía de segar con la guadaña desde Bustarviejo y caminaba 18 kilómetros sólo para verme relata una de ellas. No se intenta idealizar la vida en el campo, sino relatar vidas normales que se desarrollaban en medio de un constante esfuerzo físico y pocas comodidades se explica en la introducción. Es un libro muy sencillo por- ¿Ves esta foto? Soy yo, el día de mi boda, en 1943 señalaba una vecina que hace 63 años se vistió de novia