Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional MIÉRCOLES 30 8 2006 ABC Los análisis de ADN desmienten la estrambótica confesión de John Mark Karr en el caso de JonBenet Ramsey, la niña de de seis años violada y asesinada durante las Navidades de 1996 y que desde entonces viene obsesionando a EE. UU. Un repulsivo embustero PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. El misterio de la niña de seis años JonBenet Ramsey, violada y asesinada durante las Navidades de 1996, continúa estancando dentro de la más frustrante impunidad y la más morbosa obsesión. A pesar de la detención hace dos semanas en Tailandia del maestro John Mark Karr, su televisada confesión y circense extradición hasta Colorado, los fiscales del caso- -después de haber invertido una fortuna en estas pesquisas- -se han visto obligados a no proceder contra su precipitado sospechoso. Y es que los definitivos análisis de ADN realizados en un laboratorio de Estados Unidos han convertido a John Mark Karr en un repulsivo embustero, pero no en el buscado asesino de JonBenet. Cuyo cadáver apareció estrangulado con un torniquete y con algunos restos de material genético en la residencia de su acomodada familia en la localidad de Boulder, Colorado. Esta exculpación biológica se ha visto respaldada también por lo que los propios fiscales no han tenido más remedio que calificar como fuertes indicios circunstanciales que sitúan a Karr durante la noche del crimen en compañía de su familia en Atlanta, Georgia, a unos dos mil kilómetros de distancia con respecto a la escena del asesinato de la rubia estrella dentro de la subcultura de los concursos de belleza infantil en Estados Unidos. John Mark Karr, a su regreso el lunes a la prisión del condado de Boulder, en California AP Pocas pistas y bastante incompetencia La actuación de la fiscal Mary Lacy, responsable de la primera y fallida detención en el caso de JonBenet Ramsey, está generando toda clase de reproches. Con un consenso emergente que apunta a que el surrealista espectáculo de los últimos días sólo sirve para multiplicar la dificultad de obtener un veredicto de culpabilidad cuando se encuentre y enjuicie a un sospechoso más convincente. A juicio del letrado Larry Pozner, ex presidente de la Asociación Nacional de Abogados de Defensa Criminal, Boulder no es Guantánamo. No se debería arrestar primero y después averiguar si existen motivos Para Craig Silveman, ex fiscal de Denver, resulta difícil de creer que la fiscal ha sido tan tonta en un caso tan grande Y hasta el propio gobernador de Colorado, Bill Owens, insistió en que la fiscal debería responder personalmente por el análisis de ADN más extravagante y costoso en toda la historia de nuestro Estado Mary Lacy intentó defenderse insistiendo en que existen muy pocos indicios en este caso y que a toro pasado, todo el mundo es muy listo a la hora de enjuiciar su trabajo. Con todo, la cuestionada fiscal recalcó que la exoneración de Karr no supone un carpetazo definitivo al caso de JonBenet. Análisis y testigos A pesar de que durante su detención en Bangkok, John Mark Karr afirmase con cierto aplomo que estuvo presente durante la muerte accidental de JonBenet, el Ministerio Público de Colorado terminó por reconocer que no se ha conseguido desarrollar ninguna evidencia, salvo sus repetidas admisiones, para establecer que el señor Karr ha cometido este crimen Con todo, los problemas de John Mark Karr- -que a sus 41 años ha acumulado todo un historial de fascinación enfermiza con las tragedias de niñas asesinadas- -no terminan aquí. Justo cuando iba a ser puesto en libertad el lunes por la noche, el detenido fue reclamado por el sheriff del condado californiano de Sonoma, donde tiene que responder a un sumario pendiente por posesión de pornografía infantil en su ordenador personal, con cinco cargos formulados en 2001 antes de su huida de Estados Unidos. De ser condenado por todos esos delitos, Karr se enfrentaría como mucho a una sentencia de un año de privación de libertad. Aunque podría salir inmediatamente a la calle si se le reconocen los seis meses de prisión preventiva que cumplió antes de evadir su juicio en California y convertirse en un itinerante profesor privado en una supuesta serie de sucesivos países como Ho- JonBenet Ramsey, durante un desfile, en una imagen tomada de un vídeo familiar landa, Corea del Sur, Costa Rica, Honduras y finalmente Tailandia. El Ministerio Público de Colorado justificó sus actuaciones en este caso argumentando que sin lograr evidencias genéticas totalmente fiables no se podía descartar o confirmar las sospechas que recaían sobre John Mark Ka- AP El fallido sospechoso tiene aún pendiente un sumario en California por posesión de pornografía infantil Colorado no es Guantánamo. No se debería arrestar y después averiguar si existen motivos rr, quien este verano y, a pesar de sus antecedentes, había obtenido un trabajo como maestro de segundo grado en un colegio privado de Tailandia. Los fiscales también divulgaron más de 400 páginas de correos electrónicos y transcripciones de conversaciones de teléfono entre Karr y un profesor de Periodismo de la Universidad de Colorado, Michael Tracey. Todas estas comunicaciones están plagadas de testimonios incriminantes. Para explicar esta falsa inculpación, algo habitual en casos tan notorios como el de JonBenet, la biografía de Karr ofrece pruebas de obsesión con menores de edad. A los 19 años se casó con una adolescente de 13, quien al poco tiempo solicitó un divorcio argumentando miedo por su vida. Después se casó con otra joven de 16 años embarazada, con la que tuvo un total de tres hijos y estuvo unido durante doce años hasta ser sorprendido en posesión de pornografía infantil.