Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 MIÉRCOLES 30 8 2006 ABC Nacional Zapatero releva a Montilla por Joan Clos, muy desgastado por su gestión en la alcaldía de Barcelona Mantiene en el Gobierno la cuota catalana que le impone el PSC en Cataluña al todavía consejero de Economía, Antoni Castells; evita que Solbes coloque a Vegara y rejuvenece las listas del PSC en las locales MANUEL MARÍN ÁLEX GUBERN MADRID BARCELONA. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció ayer en Palma de Mallorca a Su Majestad el Rey, durante el habitual despacho de fin de verano en Marivent, la segunda reforma de su Ejecutivo, en el que entrará el hasta ahora alcalde de Barcelona, Joan Clos, como sustituto de José Montilla al frente de la cartera de Industria, Turismo y Comercio. Con la designación de Joan Clos como nuevo ministro de Industria, Zapatero cumple el compromiso adquirido con el PSC de mantener una cuota catalana en su Gobierno con un heredero pactado con el propio Montilla. Ya el pasado mes de julio, y durante su viaje a India, el jefe del Ejecutivo avanzó que Montilla- -entonces ya se conocía que debía abandonar el Gobierno para sustituir a Pasqual Maragall en la candidatura del PSC a la Generalitat- -sería relevado por un catalán No obstante, el nombre de Clos, cuya discutida gestión al frente del Ayuntamiento barcelonés ha perjudicado enormemente a su popularidad, no figuraba en las quinielas de aspirantes a la cartera gubernamental. Sí constaban los de David Vegara, secretario de Estado de Economía y hombre de confianza del vicepresidente económico, Pedro Solbes, que no ha conseguido ascender a su número dos Joan Rangel, delegado del Gobierno en Cataluña, cuya gestión en la crisis de El Prat este verano también ha sido más que cuestionada y precisamente por ello tuvo ayer que dar explicaciones en el Parlamento catalán; y Antoni Castells, consejero de Economía de la Generalitat y a quien Montilla juzga imprescindible retener en su objetivo de presidir la Generalitat. Al contrario de lo que ocurrió el pasado 7 abril, cuando Zapatero informó públicamente de su primera crisis de gobierno el anuncio oficial por parte de Moncloa de que Clos será el nuevo titular de Industria no lo hizo personalmente el jefe del Ejecutivo en una comparecencia institucional en la que pudiera incluir elogios a los ministros saliente y entrante. Ayer el anuncio fue algo más sinuoso e inesperado. De hecho, vino precedido de una noticia de b Montilla retiene la emisora Catalunya Informació a media tarde, a la que siguió una confirmación verbal de fuentes de Moncloa a distintos medios de comunicación. Posteriormente, la Secretaría de Estado de Comunicación se limitó a informar de que se había colgado una nota oficial en la web de Moncloa, Nota breve y aséptica de Moncloa La aséptica nota aseguraba textualmente: El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, comunicó hoy por ayer a Su Majestad el Rey que el señor Joan Clos será el próximo ministro de Industria en sustitución de José Montilla. El nombramiento del nuevo ministro de Industria tendrá lugar la próxima semana. El presidente del Gobierno ha querido que Don Juan Carlos fuera el primero en conocer ofi- Moncloa hizo pública la segunda remodelación del Gobierno en una escueta nota en su página web Clos hereda de Montilla la guerra con Bruselas por la OPA de E. ON y el enrarecido ambiente en el sector eléctrico cialmente quién será el próximo titular de la cartera de Industria El propio Montilla había confirmado que no llegaría al 11 de septiembre, fecha de la Diada de Cataluña, como miembro del Gobierno, pero el PSC había dado por válida la fecha del 8 de septiembre como la pactada para hacer público el relevo. Previsiblemente, esa será la fecha de la designación oficial. Joan Clos, de 57 años y titulado en Medicina, es alcalde de Barcelona desde septiembre de 1997, cuando sustituyó a Pasqual Maragall en el Ayuntamiento. Revalidó el cargo en las elecciones municipales de 1999 y, después, en las del 25 de mayo de 2003 tras pactar el PSC con ERC e ICV. Hombre próximo al influyente Narcís Serra en su momento, luego a Maragall y ahora a Montilla, Clos pertenece a la Ejecutiva del PSC, donde se le atribuye un perfil tan político como de gestión En el PSC- -donde pese a todo son muy conscientes de su pronunciado desgaste en la alcaldía barcelonesa- -conceden a Clos suficiente conocimiento de las nuevas tecnologías y la innovación, áreas clave para Zapatero en la segunda parte de la legislatura. Clos tendrá ahora que gestionar en Industria la incómoda herencia que le deja Montilla y tratar de normalizar el enrarecido ambiente en el sector eléctrico tras el intento de Gas Natural por hacerse con el control de Endesa, que ha derivado en una posterior OPA de la alemana E. ON sobre la eléctrica española. Y, especialmente, tendrá que bregar con Bruselas para resolver el enconado conflicto que, precisamente a cuenta de esa OPA, enfrenta a España con la UE. López Aguilar, a la espera Zapatero se ha inclinado por hacer un único relevo en su gabinete para evitar una imagen de crisis de gobierno y reafirmar que se trata de una sustitución obligada por la cita electoral catalana. Por el momento, Juan Fernando López Aguilar elude así su rumorea- ¿LA ÚLTIMA DE MARAGALL? ÁNGEL GONZÁLEZ ABAD UE Maragall ha decidido torpedear a Montilla y poner todos los palos posibles en las ruedas del nuevo candidato socialista a la Generalitat es algo que nadie duda y que todos constatamos cada día. Parece como si el President estuviera pasando estos días en el laboratorio de los inventos del TBO más que despidiéndose de una forma ordenada de la Generalitat. Hay que reconocer que lo que sí está haciendo bien es poner piedrecitas, y hasta rocas, en el camino de Montilla, y de paso pasar factura a Zapatero por el pacto con CiU, ori- Q gen de todos sus males. Lejos de despejar el horizonte, cada día les brinda una faena Problemas con la inmigración y anuncia un viaje a Senegal y Canarias al margen del Gobierno; conflicto autonómico, pues se pone a hurgar en la herida y suelta que el Estado es residual. Ahora que hay que explotar el perfil más españolista de Montilla, ¡toma Diada con tintes ultranacionalistas! Ahora que no toca revolver las aguas socialistas, ¡toma petición de un grupo propio para el PSC en el Congreso! Y así, una tras otra demuestra que Maragall no lleva bien esto de tener que dejar el sillón de la Plaza Sant Jaume al frente de lo que fue su gran creación: el tripartito. Y así ha pasado el verano hasta ayer, cuando una emisora con titularidad de la Generalitat- -Catalunya Informació- -lan- zó a los cuatro vientos que el sustituto de Montilla en el Ministerio de Industria iba a ser el alcalde de Barcelona, Joan Clos. Así, como a contrapelo, parece que con el anuncio del relevo de Montilla, alguien ha suprimido de un plumazo todo el suspense que en los últimos meses Zapatero y Montilla han querido dar al asunto. Parece que lo que tocaba era loar la gestión del ministro- -opa incluida- y presentar con todo boato al nuevo titular, sin mentar, eso sí, cositas tan nimias que han marcado su paso por el Ayuntamiento barcelonés como el hundimiento del túnel del Carmelo o el estrepitoso fracaso del Fórum. Pues no. En definitiva, alguien le ha usurpado a Zapatero el honor de marcar los tiempos de su propia crisis. Vamos, que si no es la última maragallada, sin duda lo parece.