Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión MIÉRCOLES 30 8 2006 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. AYÚDATE Y YO TE AYUDARÉ UENTA Erwin W. Lutzer la historia de un hombre que durante una inundación se quedó aislado en una casa solitaria. Llegó un bote a rescatarlo mientras estaba en la puerta, pero él les dijo que se fueran, alegando: Dios me va a rescatar Al día siguiente, el agua subió y llegó otro bote a salvarlo, que ya estaba atrapado en el balcón del piso más alto. De nuevo se negó a recibir ayuLUIS IGNACIO da, mientras PARADA gritaba: Dios me va a rescatar Pasó otro día y se encontró sentado en lo alto de la chimenea, mientras el agua encrespada se agitaba a su alrededor. Un helicóptero revoloteó sobre él, mientras alguien le ofrecía ayuda. Pero él gritó: Dios me va a rescatar El agua siguió subiendo y el hombre se ahogó. Llegó al cielo, y se quejó a san Pedro: Yo esperaba que ustedes me rescataran Y el guardián de las llaves le contestó: Francamente, me siento sorprendido de verte aquí porque te mandamos dos botes y un helicóptero para que te recogieran Si el hombre de este cuento hubiera sabido que la frase Ayúdate y Yo te ayudaré no se halla en la Biblia, como creen ocho de cada diez cristianos según la compañía de investigación Barna Research Group, S. A. tal vez se hubiera salvado. La historia sirve para ilustrar el viaje que la vicepresidenta del Gobierno emprendió ayer a Finlandia para pedir a la Unión Europea un mayor avance en la política común de inmigración. Porque sólo en lo que va de agosto han llegado a las costas canarias 4.772 inmigrantes irregulares, una cifra superior a la de todo 2005. De momento, Europa acaba de decir que no tiene más fondos disponibles. Lo cual es muy aleccionador teniendo en cuenta que hasta ayer ningún Estado miembro ha ofrecido a España más medios, barcos o aviones para controlar los flujos migratorios desde las costas africanas que un barco italiano que debía vigilar las costas de Senegal y lleva diez días averiado en Cádiz. Cuando Europa nos pregunte qué estamos haciendo para ayudarnos, ¿qué le vamos a contestar? C Suso de Toro, el retorno Me encuentro abrumado, y quién no en mi lugar, ante la avalancha de críticas que recibo en su periódico en las últimas semanas. Comentaristas políticos, columnistas, algún crítico, algún escritor... parece que se haya desatado una moda, o una cacería. Creo que el único que tiene algún motivo real para atacarme de ese modo es el escritor don Juan Manuel de Prada. La vida literaria es más dura de lo queparece, todostenemos heridas y algunosesperan agazapados el momento para cobrarse venganza. Hay placeres para los cobardes, como el linchamiento. Pero ahora se ha incorporado el antiguo ministro de Información y Turismo, quien ha presidido la Xunta de Galicia dieciséis años hasta que fue derrotado en las pasadas elecciones. Y lo hace para acusarme de pedirle dinero para lucrarme; el resto de la entrevista realmente son lugares comunes. Solamente puedo decir que es una mentira, que me calumnia para ajustar cuentas. Quien ha presidido ese cargo de la administración tiene el deber de enseñar las pruebas documentales de esa acusación tan baja. Con esa vileza para destruir mi nombre reafirma la falta de escrúpulos que le es característica. Pero quien quiera creer al ministro de la propaganda del Régimen, que hizo toda su vida de la palabra un instrumento de difamación de sus enemigos para destruirlos, puede hacerlo. No podía esperar de él palabras mejores que las que dedicó a Julián Grimau, a las mujeres de los mineros asturianos huelguistas, a los fusilados en el 75, a los obreros masacrados en Vitoria y a sus familias. Y quien quiera creer en mis palabras puede leer el libro el pasado año Conversas con Suso de Toro Edicións Xerais. Doy mi palabra, en lo que valga a estas alturas para ustedes, de que no percibo un euro, pues su autor es Antonio PedrósGascón. En el relato con detalle precisamente el enfrentamiento anterior que tuvimos esa persona y yo. También es ilustrativa la lectura del libro de memorias del señor Fraga Iribarne, Final en Fisterra Editorial Alvarellos, es allí muy claro al atribuirle su derrota política al desastre del Política migratoria a la deriva Paseando por las calles y parques de muchas ciudades de este país, podemos comprobar un incremento de los subsaharianos que andan deambulando por nuestras calles, durmiendo en cualquier esquina, sin cobijo, sin trabajo y con poca comida. Esta situación va a ir generando un importante problema social y un incremento de la inseguridad por ser personas que andan sin papeles y sin un trabajo que les permita vivir con normalidad. Los españoles vamos a tener que demostrar una amplia capacidad de acogimiento y de comprensión hacia estas personas, y los políticos van a tener que generar acciones sociales de ayuda e integración. Pero me pregunto: ¿por qué estas personas están en nuestras ciudades en esta situación tan precaria? Las avalanchas de inmigrantes subsaharianos que han llegado a Canarias durante este verano, merced a la política populista de puertas abiertas y de papeles para todos puesta en marcha por el Gobierno Zapatero y que fue muy criticada por la UniónEuropea, ha provocado un efecto llamada que no cesa, siendo incapaz este Gobierno de frenar y gestionar. Rubalcaba viaja a los países de origen, nos promete convenios, aviones, patrulleras... pero no consigue ningún acuerdo. Ahora entra en escena De la Vega, que viaja a Helsinki y a Bruselasa pedir ayuda a la UE, la misma institución que nos dijo en su día que no hiciéramos las regulaciones masivas de inmigrantes. Canarias ya no puede soportar el tremendo aluvión de cayucos a sus costas, y la única solución que se le ocurre al Gobierno es trasladara los inmigrantes a otras comunidadesautónomas peninsulares, mayoritariamente gobernadas por el PP, con tan sólo un bocadillo entre sus manos. Pero, ¿no se dan cuenta que luego los inmigrantes se mueven por el resto de ciudades? La política de inmigración de Zapatero sigue a la deriva mientras cientos de personas siguen muriendo en el mar. Francisco Peña Ardid. Zaragoza Prestige y al movimiento Nunca máis Y, francamente, tiene toda la razón para odiar a personas como Manuel Rivas o yo mismo. Uno comprende lo de los placeres del linchamiento. Con todo, reconozco que a estas alturas debo hacer un esfuerzo para recordar quien soy. Hace poco más de tres años era un escritor de ficción con relativo éxito lector y un trabajo bastante bien considerado por la crítica. Que lejos parece todo. Esto era antes de que el Prestige naufragara, de la participación española en el ataque a Irak, de la derrota del PP... han ocurrido muchas cosas para todos. Hoy, a la luz de lo que leo en su periódico, parezco alguien tremendo, o muy bueno o muy malo. Insisto en que no lo soy, no merezco tanto desvelo. Suso de Toro Santiago de Compostela Carné por puntos, y paciencia En las primeras semanas del carné con puntos se notaba, al circular por la autopista, que la gente tenía los puntos en mente y, por ello, prácticamente nadie superaba los 120 km. h. Ahora, después de casi dos meses desde su entrada en vigor, son ya muchos los que han perdido la paciencia y, circulando tú a 120 km. h. ya te adelantan bastantes coches, a pesar de que aún están en marcha las campañas de prevención. La conclusión es que muchos de los conductores no tienen paciencia para ir circulando a la velocidad permitida. La verdad es que circulando a 150 en lugar de a 120 km. h. en 100 kilómetros se adelantan 15 minutos. Pero, ¿vale la pena morir o matar por 15 minutos? Juan Manuel Riera Casany Barcelona Explicaciones La decisión del Gobierno Zapatero de enviar más de mil militares al Líbano genera muchas preguntas y bastantes inquietudes. Lo primero que debería explicar el jefe del Ejecutivo españoles por qué, después de sacar a las tropas de Irak, manda soldados españoles al Líbano a una operación militar de alto riesgo. Otra pregunta obligada es para qué tantos soldados. La lógica del alto el fuego tendría que implicar que actuasen militarmente contra las incursiones de Israel en el Líbano y evitasen las acciones militares de Hizbolá en territorio israelí. Pero ni la misión ni las reglas de las fuerzas de la ONU son claras. Zapatero, el pacifista de la Alianza de Civilizaciones, y su ministro de Exteriores deben salir a explicar todo el sistema conceptual de laguerra mundial antiterrorista y el asunto de las misiones y las normas de combate en el Líbano; porque, en casode que ocurran incidentes -como ha apuntado eufemísticamente Moratinos- ¿cuáles son las normas de enfrentamiento para cada uno de los posibles violadores de la tregua? Lo cierto es que Zapatero nos ha metido a todos los españoles en el conflicto. Además, la ONU quiere actuar como una organización indispensable contando antes con Europa que con EE UU. ¿Es el antiamericanismo de ZP el motivo de meternos en esta guerra? Diego Gómez Álvarez Madrid