Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 29 8 2006 Sociedad 45 España está jugando en la Champions de las Matemáticas -Es el primer español que va a hablar ante el pleno del CIM en más de cien años. ¿Qué siente? -Es un poco angustioso porque, lógicamente, si eres una persona sensata y tienes un poco de humildad, te das cuenta de que es un honor excesivo. Pero voy a bailarlo bien. ¿Quiere esto decir que es el mejor matemático español? -No, no. Y, además, todo el mundo lo sabe. Lo que sí creo es que soy uno de los mejores. ¿Habrá pronto una medalla Fields española? -Me gustaría, pero es difícil. Si les pedimos a los chicos que trabajen para la medalla Fields, no ganarán el partido. El Real Madrid ha perdido muchos partidos porque la presión no les dejaba jugar. Los partidos hay que jugarlos a ganar, pero sin que toda la peña te sople en el cogote. España está en Matemáticas muy bien. -Es algo que ustedes no dejan de repetir. -Hace treinta años, no estábamos ni en Tercera División. Ahora estamos jugando la Champions. No asustemos a los jugadores, no vaya a ser que no ganen los partidos por la presión que les metamos. El Villarreal hizo una campaña espectacular porque jugaba con orgullo la Champions y no tenía esa angustia añadida. Me gustaría que a los buenos matemáticos nos consideraran como a los buenos músicos, porque nosotros también somos creadores. -Va a hablar ante el pleno de la difusión no lineal, ¿qué es eso? -Yo me dedico a los procesos de difusión no lineal, de los que los más típicos son los de filtración en el suelo- -que tienen que ver con el transporte de contaminantes- los de extracción de petróleo, los de movimiento de líquidos viscosos y todos los procesos que ocurren en las estrellas. Juan Luis Vázquez, el matemático asturiano, escribe la ecuación de Laplace JOSÉ RAMÓN LADRA JUAN LUIS VÁZQUEZ Matemático Hay que conocer los números, aunque sólo sea para defenderse El investigador asturiano se convertirá mañana en el primer español que dará una conferencia plenaria en un Congreso Internacional de Matemáticos TEXTO: LUIS ALFONSO GÁMEZ MADRID. Yo ayer levitaba dice Juan Luis Vázquez al recordar que Su Majestad el Rey, la ministra de Educación y Ciencia y otras autoridades estuvieron hace unos días en la mesa presidencial de la inauguración del Congreso Internacional de Matemáticos (CIM) Hoy está tranquilo y alegre, relajado a pesar de la gran responsabilidad que tiene en este encuentro. Porque él será mañana el primer investigador español en la Historia que dé una conferencia ante el plenario de un encuentro como éste. Sólo otros diecinueve expertos lo harán en el congreso madrileño. -Basta decir la palabra matemáticas para que mucha gente tiemble. -Así es. ¿A qué cree que se debe? -Hay varios factores, y estamos intentando desactivarlos. Este país tiene una cierta tradición de ser muy malo en ciencias y eso ha creado una cierta memoria en la población. Ahora, tenemos un país mucho más adelantado en Matemáticas, en el que se distingue entre la alta investigación y lo que tiene que saber la población. -Hace casi dos años, ustedes decían que la gente tenía que saber las matemáticas necesarias para entender todo lo publicado a diario en un periódico. ¿Debe ser ése el objetivo? -La población es muy diversa. En la enseñanza media, no son lo mismo las matemáticas que necesitan quienes quieren tener una formación científica, humanística, tecnológica... El personaje Juan Luis Vázquez nació en Oviedo en 1946. Ingeniero de Telecomunicaciones desde 1969, se licenció en 1973 en Matemáticas y se doctoró en 1979. Se ha formado en Estados Unidos, Francia e Italia. Recibió en 2003 el Premio Nacional de Investigación en Matemáticas Julio Rey. Es catedrático de Matemática Aplicada en la Universidad Autónoma de Madrid y uno de los investigadores españoles más citados en el mundo. -Establezcamos una base mínima, como las famosas cuatro reglas de tiempos de nuestros abuelos. -Conocer la aritmética, unos mínimos de geometría, un poco de álgebra, y saber que la estadística y las matemáticas que hay detrás de la computación son importantes. Hay tres tipos de mentiras: mentiras, malditas mentiras y estadísticas dijo Benjamin Disraeli. -Efectivamente. La estadística es necesaria en una sociedad compleja. Si fuéramos dos, no habría que hacer mucha. Pero somos 6.000 millones. Te pueden engañar con ella, lo mismo que con cualquier otra cosa de uso diario, y es preciso que sepas lo mínimo para defenderte. Un buen estadístico sabe lo que dice su trabajo; otra cosa es que otros lo manipulen. -Son maestros en ello los políticos. -También son maestros en convertir lo blanco en negro y, sin embargo, no dudamos de que los colores existen. Hay cosas importantes para la vida so- cial que pueden ser manipuladas y, por tanto, la población tiene que saber lo mínimo para poder utilizarlas, defenderse y sacar provecho. -Saber, por ejemplo, qué hay de cierto en los préstamos chollo, ¿no? -Claro... Los números han venido a las sociedades civilizadas para quedarse. El que maneja los números ante un público iletrado puede hacer lo que quiera. Por eso, el público tiene que conocerlos, aunque sólo sea para defenderse. Otra cosa es que los matemáticos conozcamos los números porque nos gustan. Lo nuestro es un tema de amor. -Ustedes hablan de la belleza de las Matemáticas. -Todos los creadores hablan así de su trabajo. Quien más y quien menos, en España, que es un país con una gran tradición artística, entiende un poco de pintura clásica y abstracta. No entiende de Matemáticas porque la mayor parte de la población tiene la mente cerrada y además, hasta ahora, igual no había suficientes matemáticos profesionales. La población tiene que ser consciente de la importancia de las Matemáticas. Para mandar un mensaje importante por internet, se encripta. La encriptación son matemáticas. -Ponga otro ejemplo. -En la previsión del tiempo, hay matemáticas para dar y tomar. Si no se hace a más de cinco días vista con exactitud, es porque las ecuaciones diferenciales que controlan el funcionamiento del tiempo son demasiado complicadas y, en inmensas tiras de operacio- nes, los errores se acumulan y hacen inútil el resultado final. -Creemos, sin embargo, que no necesitamos las Matemáticas. -Porque son una especie de saber oculto detrás de la ciencia y la tecnología. Los físicos, los químicos, los biólogos, los ingenieros, los economistas, los informáticos... saben que casi todo está codificado en lenguaje matemático. Es la parte oculta, el código secreto. Al final, al público se le presenta el chisme que funciona dándole al botón. ¿Se puede explicar todo con las Matemáticas? -No. Las Matemáticas no aspiran a explicarlo todo, sino esa parte del universo que sigue el código matemático. Y aspiran a explicarse a sí mismas.