Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14- 15 40 LOS VERANOS DE LOS 25 MEJORES RESTAURANTES DE ESPAÑA MENS SANA Casa Solla POR CARLOS MARIBONA C asa Solla es en estos momentos el mejor restaurante de Galicia. Dando un perfecto ejemplo de cómo hacer un relevo generacional sin traumas ni sobresaltos pero adaptándose a los nuevos tiempos, Pepe Solla tomó hace unos años las riendas de la cocina del viejo restaurante familiar y acometió una profunda renovación sin renunciar a sus raíces ni a los sabores de siempre. Sobre la base fundamental de una materia prima impecable, y con una técnica impresionante que se refleja en los puntos de cocción, con temperaturas medidas al milímetro, Solla demuestra una sensatez poco habitual entre nuestros cocineros. El escenario, a apenas dos kilómetros de Pontevedra, muy cerca del majestuoso monasterio de Poyo, es un antiguo pazo remodelado, piedra por fuera y minimalismo por dentro, con grandes cristaleras hacia el exterior y la cocina a la vista. En la carta, además de un buen surtido de mariscos, aparecen entradas como el lomo de caballa (excepcional el pescado) con vinagreta de encurtidos, o un magnífico huevo de corral con pan de maíz y chorizo, plato técnicamente perfecto que ofrece sabores de siempre. Cualquier pescado del día resulta un acierto. Por ejemplo, la merluza de palangre de Celeiro con su caldo de cocción, tirabeques, cebolletas y una chispa de ajada, otra perfecta actualización de plato tradicional, la merluza a la galle- POR MARTA BARROSO Y TERESA DE LA CIERVA Belleza ¿Cuál es la mejor crema? Es la pregunta inmediata cuando contamos que somos periodistas de belleza. Y nuestra respuesta, siempre es la misma: depende. Lo primero que hay que saber es reconocer su tipo de piel. Por excelente que sea un producto, si no se adapta a su cutis, no vale. Lo segundo, el número de velas en la tarta. No tiene las mismas necesidades una persona de 25 años que otra con esa cifra al revés. La piel también interactúa con el entorno y hay que adaptar el ritual de belleza a la estación: en verano, por ejemplo, la tez se vuelve más grasa por la humedad y convienen los fluidos mates. Si la cuestión es de bolsillo, es preferible usar una crema barata tantas veces como su piel lo pida que racanear las dosis de una carísima. Un antiguo pazo remodelado acoge la cocina de Pepe Solla Casa Solla Dirección: Av. Sineiro, 7. San Salvador de Poyo (Pontevedra) 986 87 28 84. www. restaurantesolla. com Días que cierra: Lunes y noches de domingo y jueves. Precio medio: 50 euros. Menú degustación: 51 y 37 euros. Calificaciones en las guías: Campsa, 2 soles; Michelin, 1 estrella; Gourmetour, 7,75; LMG, 7,5. MIGUEL MUÑIZ ga. Otra excelente opción en el apartado de pescados es el bacalao confitado con queso y espinacas. Hay en la carta de Casa Solla dos platos de carne imprescindibles: la cacheira y las costillas de ibérico. La primera es la careta de cerdo que el cocinero presenta como el tradicional caldeiro de carne. Las segundas, convertidas ya en un clásico de la casa, se cuecen a baja temperatura durante once horas con laurel, ajo y un poco de caldo. Después se deshuesan y se doran en la parrilla. Quedan crujientes y caramelizadas por fuera y jugosas por dentro. Una delicia. En el capítulo de postres, no faltan nunca los quesos gallegos (Ulloa, Cebreiro, San Simón... que dan paso al capítulo dulce en el que aparecen cosas como el chocolate costrado al horno o la torrija con flan de coco y mango. Y para regarlo, una completa bodega en la que los cada vez mejores vinos gallegos tienen un gran protagonismo. CHIPS DE VERANO POR JOSÉ MANUEL NIEVES BLOG DE PAPEL POR ALFONSO ARMADA Personaje. El rubor de Augusto no se ha extinguido. A algunos autores amigos de envolver en el misterio las fuentes de la creación les gusta decir que están a merced de sus humores, de que, como al Unamuno de Niebla se les rebelan sus criaturas, se niegan a seguir los dictados de ese aprendiz de Dios que es al cabo todo novelista. Acaso lo que quieran hacernos creer oblicuamente es que la cantidad de autobiografía que vierten y destilan en sus ficciones les capacita para tejer cortinas de humo. Y el autor convertido ya en personaje se adueña entonces del teclado. Diccionario. Llave inglesa para armar rompecabezas. Quise fabricar uno como una crema bronceadora de la conciencia y me salió un cajón de sastre. Colibrí. El berbiquí más ingrávido de los crucigramas. Huella. Donde se acuestan los dinosaurios y la policía científica lee el itinerario de nuestro viaje. Herrumbre. Óxido con pretensiones literarias. Herida. Prueba más o menos heroica de que seguimos vivos. Hélice. Flor de acero que propulsa metáforas flotantes de todos los registros brutos. Belleza. Caligrafía sobre la pizarra más dura de la playa. Cuerpo de ola. Batalla perdida. (Adiós, Hilario) Acaso. Ojalá de los vates escépticos que prefieren la niebla a la luz del desierto. MARÍA SE VA DE VIAJE. Había que verla, ahí, con la Visa en una mano y el teclado en la otra, leyendo y releyendo hasta la letra más pequeña de esa maldita web antes de rellenar, mal, los datos necesarios para su billete a Manchester. María se lo piensa y repiensa, medita cada paso y, por fin, lo consigue... O eso cree, porque ha tardado tanto en cumplimentar el formulario que, por seguridad, la web se ha desconectado. Cosas de la informática esta, que nos promete la Luna en dos golpes de ratón... María mira la pantalla con desconfianza, y vuelve a empezar. La pobre ya no se sabe ni su móvil, que vuelve a poner mal. Lleva media hora ante el formulario de marras y todavía no lo tiene terminado. La ayudo, qué remedio. Pon bien el teléfono, la Visa, la dirección... y vete a Manchester de una vez...