Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
29 8 06 GENTE Bruce Sprinsteen y su mujer, Patti Scialfa, en Nueva Orleáns, una de las estaciones de la última gira del Boss AP Bruce y Patti Viernes de rebajas Quizá ya estén firmando su divorcio, pero de momento el viernes fueron de compras y eso no hay pareja que lo resista si las cosas van mal POR MANUEL DE LA FUENTE uentan que cuando aquella pelirroja pelín pijilla empezó a rondarle al Jefe, a los chicos de la E. Street Band, se les pusieron los bemoles de corbata, que ya se sabe que el rock and roll es (o era, o fue) como el Soberano, cosa de hombres. La pelirroja se convirtió en señora de Springsteen y le dio al Boss la continuidad de la estirpe rockera en las personillas de Evan, Jes- C sica y Sam Springsteen Scialfa. Ahora, muchos ya quieren pillar tajada de los restos del naufragio, el de la supuesta ruptura entre Bruce y Patti. De momento, el único naufragio ha sido el de Evan James, cuyo kayak volcó en un lago el 2 de julio, cuando la familia estaba de vacaciones en Lake Placid. Rockero y padre en la vida y que el nene te salga piragüista. En fin, por mucho que lo cantase, hace tiempo que Bruce dejó de ser un vagabundo nacido para correr. El 23 de septiembre cumplirá 57 tacos y, por ahora lo que sí ha quedado y queda a salvo del supuesto naufragio es su carrera: el 1 de octubre empieza en Bolonia su gira europea (día 19, Madrid) en breve aparecerá Greetings From E Street: The Story of Bruce Springsteen and the E Street Band la primera biografía conjunta de Bruce y su banda; y, de remate, el 3 de octubre se reedita We Shall Overcome con cinco canciones extras y otras suculentas novedades videográficas. Quizá a estas mismas horas, Patti y Bruce, junto con sus abogados, estén sellando su separación, pero el viernes se lo pasaron pipa gastándose 3.000 dólares (uno detrás de otro, se cuenta en www. pointblankmag. com) en una mandolina, dándose la manita y cantando juntos y de forma improvisada en una tienda de Nueva Jersey. Nadie a punto de separarse se va de ikeas así, así que uno, hoy por hoy, y mientras no vea a Patti en ¿Dónde estás corazón? al ladito de la Mosquera, lo único rosa que quiere de Bruce es su cadillac.