Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
29 8 06 Reportaje Arquitectos del crimen CSI, Mentes criminales, Crossing Jordan y otras series hermanas de la saga han metido los crímenes más sangrientos en el salón de nuestra casa. No han ahorrado detalles sobre cómo y por qué se mata ni tampoco sobre cómo se averigua quién mata. A la investigación le han hecho daño al difundir todas las técnicas se queja un investigador. Son un manual para delincuentes CRUZ MORCILLO PABLO MUÑOZ l trabajo de los buscaasesinos se ha complicado. Ésa es al menos la percepción de los agentes. Nos encontramos con frecuencia con que un homicida eventual se comporta como un psicópata, borrando rastros, recogiendo posibles pistas, tienen nociones considerables hasta de cómo se rastrean los teléfonos. Es sorprendente. Llegas al lugar del crimen y no encuentras ni un pelo ni una salpicadura de sangre Una inspección ocular baldía y el hecho de que víctima y asesino no se conozcan son los dos mayores lastres en un caso, según los expertos. El lugar o escena del crimen, otro lugar común de las novelas, el cine y la televisión, es el principio del hilo y a veces el hilo mismo para componer el rompecabezas en que se acaba convirtiendo seguir los pasos de un asesinato. Del mimo que se ponga en ese estudio inicial dependerá en buena medida el éxito del caso- -resultan inenarrables algunas barbaridades cometidas por agentes o por forenses inexpertos, que con su intervención han destruido pruebas muy valiosas- Nada es aleatorio ni azaroso en la investigación de un crimen, todo lo contrario. Des- E de el primer minuto se sigue un férreo protocolo con ciertas variantes, guiado por la minuciosidad y la perfección Cuando aparece un cadáver el esquema de actuación se ajusta, más o menos, al siguiente guión. Acude un equipo territorial- -caso de Guardia Civil- -o un patrulla del Cuerpo Nacional de Policía. A continuación llegarán los agentes de homicidios- -una pareja por lo general- -y los de criminalística o científica, también en función del Cuerpo que actúe, equipados estos últimos con los maletines o kit csi imprescindibles para la inspección ocular y la recogida de muestras. A esas alturas la llamada protección de la escena ya se ha completado y se ha cerrado a cal y canto para que el lugar quede a salvo de miradas y manos indiscretas. Serán las manos especializadas las que marquen un camino, acoten zonas, reseñen manchas de sangre, huellas, cualquier vestigio, fotografíen el lugar y el cuerpo... A partir de estos pasos preliminares, el análisis se divide en tres partes: estudio del ambiente, de la vestimenta y del cadáver sin tocar nada hasta la llegada de la comisión judicial (juez, forense y secretario judicial) El juez es el encargado de tutelar la investigación y a él se dan los preliminares y se informa de los detalles recabados. Todo queda consignado, registrado, encerrado en un acta que será la guía del caso y sobre la que se volverá una y otra vez hasta poner nombre al autor. Desde siempre la literatura del crimen ha dicho que los muertos hablan. No siempre lo hacen, pero sin el estudio del cadáver nada en la investigación tendría sentido. Forense y policías son los encargados de ese análisis que describe las lesiones del cuerpo y determina el tipo de arma que se ha empleado; un paso previo, en la misma escena del homicidio, que luego tendrá continuidad en la autopsia, con idénticos protagonistas. P aralelamente, los agentes de criminalística o científica se meten a fondo en la inspección ocular. Nosotros no somos investigadores de homicidios propiamente dichos, pero yo aconsejo a mis hombres que antes de empezar a trabajar estén al tanto de los detalles que se conocen hasta ese momento incluidos posibles testimonios dice un inspector jefe de la Comisaría General de Policía Científica. A veces un comentario oído de lejos nos sirve para enfocar una inspección ocular En todos los casos se levanta un plano del lugar, se toman notas y se fotografían habitaciones, pasillos, muebles, posiciones, todo lo que proporcione información sobre el comportamiento de quien aún es un desconocido y de la víctima. Se trata de determinar la mecánica del crimen, el cómo sucedieron los hechos aunque aún Una buena investigación pasa por recoger todas las hipótesis que tengan verosimilitud descartando las más fáciles, y ha de guiarse por la experiencia, la paciencia y la intuición La inspección ocular es clave en el caso. El análisis inicial se divide en estudio del ambiente, de la vestimenta y del cadáver, que más tarde completará la autopsia Recuperar el arma homicida no siempre es posible, menos aún en el caso de las de fuego JAIME GARCÍA