Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4- 5 40 LOS VERANOS DE QUINCENA Música autorizada ALBERTO GONZÁLEZ LAPUENTE asi un centenar de actividades reúne la Quincena Musical de San Sebastián. Música antigua, órgano, de cámara, grandes y jóvenes intérpretes, programas infantiles, para las gentes del extrarradio y las del centro. Los públicos son tan variopintos como la oferta de este festival que cumple los 67 años. Entre los más singulares, el reunido en homenaje al compositor Luc Ferrari, fallecido el pasado 2005. Música contemporánea en Arteleku, en el edificio- contenedor que la ciudad reserva para las nuevas tendencias artísticas. Es decir, para aquello que, no hace mucho, cabía reconocer como vanguardia y que hoy, moderadas las ideas y los conceptos, es imaginación y novedad. De manera que, bendecidos por la lluvia y empapados por la curiosidad, ha sido posible recorrer una instalación sonora, tan eficaz al oído como rudimentaria a la vista, en la que varios compositores mostraban otras tantas grabaciones realizadas a partir de obras de quien fuera un maestro de la manipulación sonora. Aún más: porque de Ferrari se ha escrito (sin que tiemble la historia y aprovechando el conformismo ambiental) que ha sido uno de los más influyentes compositores de los últimos decenios. Aunque hoy suene algo destemplado su corrosivo sentido del humor y de lo más amable recreaciones como la ideada por Iban Urizar a partir de sus Tautólogos cuya minimalista capacidad de hipnosis entusiasmó a todos los presentes. Toda ella gente simpática, sin duda. Concienciada y dispuesta. También el centenario del padre Donostia ha servido a la Quincena para pergeñar un ciclo al cobijo del museo Chillida- Leku en el que pueden escucharse obras vocales, para coro, cámara y piano a cuatro manos. Ahí, la música de aquel a quien algún panegirista también ha situado como el más relevante compositor vasco, ha encontrado un hueco que es de justicia. La explicación la han dado, de la mejor forma posible, las pianistas como Itxaso Aristizábal y Esther Barandiarán: reuniendo las piezas Infantiles de Donostia junto a otras pequeñas de Ravel, Debussy, Poulenc y Milhaud. Música tramposa, por cuanto la curiosa cercanía hacia los más niños que se observa en ese impresionismo musical que inspiró a Donostia, se traduce en complicadas realizaciones técnicas que ponen a prueba al intérprete. Nunca hay que dejarse engañar. Siempre, al final, suena la música. C FOTOS: AP ABC Héroes aún El gran negocio de repetir Sylvester Stallone, Bruce Willis y Harrison Ford exprimen hasta la última gota posible de los papeles que les han ayudado a convertirse en iconos de la cultura de masas PEDRO RODRIGUEZ. CORRESPONSAL EN WASHINGTON erá por una creciente falta de imaginación, o porque Hollywood cada vez es más reticente a asumir riesgos, o porque los héroes de acción nunca mueren. Sea por lo que sea- -y a pesar de la mala sangre entre algunos grandes estudios y algunas grandes estrellas ilustrada por el rabioso divorcio entre la Paramount y Tom Cruise- -la industria del cine de Estados Unidos se resiste a terminar algunas de sus sagas más clásicas de boxeadores, mercenarios, policías y exploradores convertidos en iconos de la cultura de la masas. Los cinefagos que estos días de riguroso verano hayan acudido a los cines estadounidenses ya se han podido encontrar con la anticipada promoción de la que va a ser, ni más ni menos, que la sexta parte de la odisea pugilística protagonizada desde hace un cuarto de siglo por Sylvester Stallone. Esta última entrega, con un estreno previsto por la MGM para finales de diciembre, se titula Rocky S Balboa y se centra en como el jubilado y enviudado boxeador cae en la tentación de retornar una vez más al cuadrilátero donde ha repartido y recibido tantos y tantos mamporros memorables. Como es habitual, Sylvester Stallone- -que en julio ha cumplido sesenta años- -combina los trabajos de protagonista, guionista y director en Rocky VI. Película que ha forzado un acuerdo extrajudicial de compensación al querellantes y verdadero boxeador que inspiró esta saga, Chuck Wepner. Y por si fuera poco, el retorno de Stallone también amenaza con extenderse a una nueva entrega del inefable culebrón de Rambo, cuya cuarta parte podría empezar a rodarse este otoño en Tailandia con otra misión imposible para el inmortal mercenario. Más Rocky, más Rambo, más Indiana Jones y más Bruce Willis como policía que en inferioridad de condiciones termina ganando a los villanos Dentro de este esfuerzo por extraer hasta la última gota posible de grandes éxitos del pasado, Bruce Willis a sus 51 años también se ha comprometido a realizar la cuarta entrega de la serie Die Hard Jungla de Cristal en España) Incidiendo una vez más en las solitarias aventuras del policía John McClane, que siempre termina luchando en desventaja contra enrevesados malvados. Las tres lucrativas películas anteriores han generado en las taquillas de todo el mundo la fortuna de 739 millones de dólares. La nueva versión, con un estreno previsto por la XX Century Fox para el próximo verano, será dirigida por Len Wiseman y contará con una actualizada trama de ciber- terrorismo en Washington. Con todo, el ejemplo más egregio de películas transformadas en codiciadas franquicias sin fin a la vista puede ser la cuarta entrega de Indiana Jones El productor George Lucas ha indicado que le gustaría comenzar a filmar el año que viene y estrenar en el verano del 2008 pero también ha reconocido las multiplicadas dificultades para volver a contar con un equipo dirigido por Steven Spielberg y un Harrison Ford que ya ha cumplido los 64 años. Además del retoque supone satisfacer con adicionales latizagos unas expectativas astronómicas.