Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
29 8 06 EN PORTADA Concha Velasco Volver a empezar (Viene de la página anterior) drid, muy cerca de donde viven sus dos hijos. -Encima, este año se ha quedado sin vacaciones. -Como buena hija de militar preparo todo tipo ejército: primero atacan los tanques, luego la caballería y al final los de tierra. Todo estaba calculado: iba a tirar un tabique de mi nueva casa, hacer un cuarto para los armarios y el traslado. Había dejado cinco días, pero las cosas se han retrasado y me he quedado sin playa después de 27 años sin faltar a mi cita en Formentor. -Cuenta las cosas con un humor que da gusto. -Es que estoy feliz porque me han salido dos películas para la próxima temporada. He cortado el cordón umbilical que me ataba con Paco Marsó como representante y ahora se encarga de mis asuntos Antonio Durán. En dos semanas me ha conseguido dos películas y una de ellas como protagonista. Me dirigirá Juan Flan en su primer largometraje, que se titulará Chuecatown un thriller con humor y maldad. Interpreto a la madre de un gay que vive con su novio. Soy la mala suegra. Rodaremos los interiores en Barcelona porque se trata de una productora catalana; y estaré con Rosa María Sardá y Pepón Nieto, entre otros. El otro filme es de Juan Luis Iborra, B B con Ana Belén y Leonor Watling. ¿Tiene motivos para estar feliz? -Por supuesto. A mis 66 años ya tengo la hipoteca y la escritura de mi casa. Cuando en la vida se cometen errores tener la suerte de poder empezar no es para llorar. Tengo trabajo, salud y dignidad. Volver a empezar a mi edad es una suerte. -Y un carácter excepcional. -Me ayuda mucho ser creyente. -Ha sido un año especialmente duro... -Los últimos ocho años han sido duros, pero los dos últimos, terribles. Pero con lo que pasa en el mundo me da vergüenza decirlo, en el fondo soy una privilegiada. Hay que ver cómo me han respondido mis amigos, que no son tantos, pero son buenísimos. De todas formas, quién sabe, tal vez lo que me ha pasado es porque tenía que pagar mis culpas, pienso que la vida te pasa factura y soy consciente de mis errores o los daños que haya hecho. -Ahora intenta rehacerse de todo en su nueva casa. -Yo estoy bien, veo mi casita de pin y pon y no me importa. Me acuerdo de mi madre y el apego que tenía a su casa, veo los bombardeos en el Líbano y pienso en esas personas que se quedan sin hogar. Lo primero que busca el hombre es la pareja y la casa, no nos engañemos, estamos inventando nuevas maneras de vivir pero los sentimientos humanos permanecen: uno busca Concha Velasco, durante la presentación de la obra teatral Filomena Marturano su familia, su casa. Eso es así. ¿Ahora qué le diría a su mamá, que quiere ser artista? -Sólo quiero ser feliz con poquito. ¿Nunca es tarde para qué? -Antes pensaba que para algunas cosas siempre es tarde. Para mí ha sido tarde el darme cuenta de lo mucho que he perdido, tal vez podría haber salvado mi matrimonio antes, no en los últimos años, cuando ya era insalvable. Nunca es tarde para empezar de nuevo pero sin mirar atrás. El principio de la depresión es mirar atrás. -Dicen que la vida se aprende a base de palos. HERAS He fracasado como mujer, puesto que el que ha sido mi hombre durante 28 años ha confesado que no me ha querido nunca. He llorado mucho -Sí, y nunca son suficientes palos. Yo soy de libro, he tropezado varias veces en la misma piedra. -Toda su vida ha estado en pareja y ahora es la primera vez que vive sola. -No necesito ningún hombre al lado, no me siento sola ni amargada. En cuatro meses he sido capaz de hacer cosas que en 28 años de matrimonio no he podido. Ahora sé ponerme en la cola de Hacienda, buscar asesora, abogados, ser independiente económicamente, llevar las cuentas bien. -Tal vez le faltaba esa experiencia antes de casarse. -Aunque para Marsó he sido una mujer autoritaria y dominante, yo creo que no. Hubiera ayudado más a la familia siendo como soy ahora: no permitiendo que las cosas se vayan de las manos. Pero yo quise ser una mujer maravillosa y no lo he