Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 29 8 2006 Madrid 39 De fiesta en la Comunidad San Sebastián de los Reyes. Santísimo Cristo de la Fe y del Perdón. Hasta el día 31. Encierros a las ocho de la mañana. Alalpardo. Virgen del Rosario. Hoy, último día de las fiestas. Colmenar Viejo. Fiestas patronales, hasta mañana, día 30. Titulcia. Virgen del Rosario, hasta el día 30. Cerceda. Fiestas de verano, hasta el día 31. El Molar. Feria de verano, hasta el día 3. Navalcarnero Alcorcón Felipe IV y Mariana de Austria vuelven a casarse en la Villa Real Un año más, Navalcarnero se echará a la calle el viernes para recrear los esponsales entre Felipe IV y Mariana de Austria que tuvieron lugar en la villa en 1649. Antes abrirá sus puertas el Real Mercado del Siglo de Oro, antesala de las fiestas patronales, y que se celebrará el fin de semana en la plaza de San José, que se llenará de artesanos, titiriteros o concursos como el de trajes de época. M. D. M. Estreno en fiestas del nuevo ferial multiusos y del auditorio al aire libre Las fiestas patronales de Alcorcón arrancan el viernes, y los vecinos podrán estrenar el nuevo recinto ferial- -con 40.000 metros cuadrados de superficie- y el nuevo auditorio al aire libre- -con capacidad para 5.000 personas- El proyecto, una vez finalizado, también contará con un campo de fútbol, 76.000 metros cuadrados de zonas verdes y nuevos accesos a la zona, en el Ensanche Sur. M. D. M. Villavieja del Lozoya Puerto de Linera 1.834 m. Arroyo Collado Espinoso La Peñota Estación de Gascones- Buitrago Chorrera de San Mamés Arroyo de los Robles Corrales de Navalmojada Las Cabezas Colonia Los Llanos Villavieja del Lozoya El Patuelo Infografía ABC Ruta: El arroyo de los Robles Dificultad: Media- baja Distancia: 13 Km Tiempo: 4 horas Cómo llegar: A- 1 hasta Buitrago de Lozoya desviándose aquí por la M- 634 hasta Villavieja El curso del río Lozoya, que recibe las aguas del arroyo de Robles tros aparece un robledal salpicado de acebos, árbol de hoja perenne que siempre resultó de gran valor para alimentar al ganado. Dejando atrás este bosque nutricio y sombrío, el camino desemboca en una despejada pradería desde la que se avista sin obstáculos todo el valle, que ofrece una imagen impresionante. Todo lo que alcanza nuestra mirada es verde, un verdor unánime, sólo matizado por las pinceladas malvas del azafrán serrano. Al fondo, bajo la escotadura del puerto de Linera, destaca el roquedal de los Horcajos, donde se despeñan las primeras aguas del arroyo de Los Robles. A su vera se dibuja con nitidez el corredor herboso de la cañada, abriéndose paso entre prietos pinares. Al pinar llega el excursionista cumplida la media hora de paseo, tras franquear una barrera de vehículos y coger el ramal de la derecha en la bifurcación. En la primera curva cerrada a la derecha, comienza el repecho por la cañada, un pasillo adornado con los frutos rojos de los acebos. No hay pérdida. En la siguiente encrucijada hay que seguir por el camino con más pendiente. Después de una hora, habremos llegado a la tierra prometida, el Puerto de Linera (1.834 m) Al sur, se divisa todo Buitrago y la sierra de La Cabrera; al norte, las aldeas segovianas de Arcones, Matabuena y Gallegos. El verde es el color predominante en Villavieja de Lozoya: el verdor de los prados, el verdor de los pinos y acebos... El paraíso en un valle TEXTO: M. SÁNCHEZ PACHECO FOTO: ABC MADRID. Cada pueblo, en cada momento de la historia, ha imaginado el paraíso de una manera, en función de sus gustos y prioridades. Ahí está el bíblico Edén de los hebreos, un huerto que medraba sin necesidad de cuidados en Oriente Próximo, donde hay unos desiertos gigantescos. Se sueña aquello de que se carece, por eso no tiene nada de extraño que para los pastores castellanos del siglo XIII, el paraíso fuera un valle rebosante de prados y árboles eternamente verde. El Valle del Paraíso, como se le conocía en aquella época, está a menos de 80 kilómetros de la capital. En nuestros días la zona toma el nombre que le presta el arroyo de los Robles, que nace en la solana del puerto de Linera- -a medio camino entre los de Navafría y Somosierra- -y des- pués de enhebrar los bosques de Villavieja, desemboca en el Lozoya, a las puertas de Buitrago. El agua de los siglos ha borrado sus bautismos de antaño, pero no así la vieja cañada por la que subían los rebaños al puerto. El camino comienza en la pequeña localidad madrileña de Villavieja de Lozoya. Sus habitantes no superan los 200, que viven mayoritariamente del turismo rural. Entre los encantos del pueblo, la Iglesia de la Inmaculada, una construcción levantada sobre restos medievales. Ireneo y Funes De esta misma época data la fundación del pueblo. Según cuenta la leyenda, Ireneo y Funes Carretero, descendientes del Infante Don Juan Manuel, fueron criados por un pastor de ovejas, una de las cuales los aceptó como suyos y los amamantó como tales. Cuando ambos hermanos crecieron, fundaron Villa Biexa d Loçoya, en el siglo XV. En busca de este paradisíaco lugar el excursionista toma la dirección de San Mamés y, justo antes de la señal de final de población, se desvía a la derecha por una pista de tierra que cruza la colonia de Los Llanos y la vía de ferrocarril Madrid- Burgos. A los pocos me- Desde el Puerto de Linera, a 1.834 metros de altura, se puede divisar todo Buitrago y la sierra de La Cabrera