Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Madrid MARTES 29 8 2006 ABC SE DICE SE COMENTA EN GETAFE LES DIO LA RISA El alcalde de Getafe, el socialista Pedro Castro, volvió a dar la nota el pasado fin de semana al reclamar que su ciudad sea la capital de la Comunidad, una idea que fue desautorizada de manera inmediata, casi instantánea, por la dirección regional de su partido. Castro dio la noticia a través de unas declaraciones grabadas por su propio gabinete, en las que al comienzo se escucha este comentario de un improvisado entrevistador: Pregúntaselo tú que a mí me da la risa Seguro que no era por la original idea. MADRID AL DÍA LOS VERDES CONTRAATACAN El partido de Los Verdes concurrirá con listas propias en las elecciones autonómicas y en cincuenta municipios de la Comunidad de Madrid, según anunció ayer esta formación, que pretende desbancar a IU y convertirse así en la tercera fuerza política de la región. Un motivo más de preocupación para Izquierda Unida, que ve cómo le atacan donde más le duele. No obstante, idéntico objetivo tenían en 2003, y los resultados para los verdes no pudieron ser más desastrosos. Que se lo digan a Mendiluce. LENGUAS DE AGOSTO RAMIRO BUENO LA OPINIÓN DEL LECTOR Pueden dirigir sus cartas a esta sección: Correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Fax: 917 424 104. Correo electrónico: madrid abc. es La inseguridad Eran las 3 de la mañana cuando en una cálida noche de agosto en Madrid, uno de mis empleados se dirigía a su casa después de cerrar el negocio de hostelería con el que contamos. Una vez de vuelta en su portal, tres individuos de nacionalidad suramericana le asaltan, le ponen una pistola en la sien, le meten en un coche y le dicen que van camino del bar donde trabaja. Allí tendrá que levantar los cierres y hacer entrega a los asaltantes de todo aquello que les interese. Cuál es mi sorpresa cuando contándoles a mis amigos tan feliz acontecimiento, uno de ellos me explica cómo la noche del día anterior iba conduciendo y se vio abordado por un coche. Sus ocupantes no pararon hasta ría saber qué piensan hacer nuestros dirigentes para frenar esta cada vez más creciente ola de inseguridad ciudadana. E. H. Lauffer Sin casco Hace unos días, un motorista sin casco, algo habitual a pesar de las campañas de sensibilización de la DGT y de la cifra desoladora de muertes en accidente de tráfico, fue adelantado por un coche de policía en la céntrica calle de Alcalá. Los agentes no le dijeron nada, ni un simple gesto. El motorista tampoco pareció inmutarse. Cada día asisto absorta a un desfile de motoristas y ciclistas por las calles de Madrid que parecen apreciar demasiado poco su vida. ¿Cuántas muertes son necesarias para que la gente realmente se I. Herrero sensibilice? CHEMA BARROSO La EMT, cerrada por vacaciones. Le debería dar vergüenza a las autoridades municipales, en especial al alcalde, el pésimo servicio de transportes durante la época estival. No son sólo los cortes en varias líneas de Metro, sino la tardanza de los autobuses. Ayer mismo, 45 minutos estuve esperando al 146. destrozarle a golpes el parachoques para que éste se bajara de su vehículo. Se lo robaron y le dejaron tirado en la M- 50 a las tantas de la mañana. Por si fuese poco, a otro compañero, dueño de una ebanistería, le amordazaron, humillaron y robaron. Visto lo visto me gusta- DIMES Y DIRETES LA VERDAD DE LAS MENTIRAS pre caer en todas sus trampas. La adie, que yo conozca, reley del mercado llegó hace tiemconoce que le gustan los po a la Sierra, con todas sus conprogramas de cotisecuencias, pero también el manlleos esa salsa rosa que inunda to de la protección y los límites. la programación televisiva de La conciencia medioambiental nuestros días. Parece que nadie es también un producto que está los ve, pero son los más vistos en alza, que nadie se atreve a consegún los índices de audiencia. Antonio A veces siento que un fenómeno Sáenz de Miera tradecir a campo abierto. Ahora somos más exigentes, o eso pareparecido ocurre en la Sierra. Toce, y queremos hacer tabla rasa do el mundo, que yo conozca, de lo ocurrido. No somos tan inocentes abomina de la creciente colección de como hace unos años. Sabemos que los adosados que la rodean, pero alguien los límites pueden terminar por aligerarse construye y alguien los compra y los hacuando la ley de la oferta y la demanda bita. Nos arrepentiremos más tarde, caaparece en sus bordes. Nadie reconoce si estoy seguro ello, pero de momento pola verdad de sus mentiras, pero los consdemos decir que tenemos un casa en la tructores saben bien dónde está el negoSierra. cio. No se equivocan fácilmente. Ese es el problema, el verdadero proHace unos días, en estas mismas págiblema. Nos cuesta reconocer la verdad nas, se daba cuenta de las denuncias de que hay en las mentiras que nos contaEcologistas en Acción ante la escasa remos. La poderosa ley del mercado: engageneración de Abantos tras el fuego y ñosa, peligrosa, en muchas ocasiones, en las que se criticaba la construcción salvaje. De ella también nos tenemos de mil viviendas en sus proximidades que proteger aunque no evitemos siem- N desde 1999. Decían los ecologistas que Ruiz- Gallardón, el entonces presidente de la Comunidad, se comprometió a no permitir recalificaciones en la zona afectada ¿Es todo esto cierto? ¿Debería algún responsable político decir algo al respecto? Se trata de acusaciones graves que no deberían quedar, creo yo, en el limbo en el que todo vale. Desde hace bastante tiempo, la Sierra conoce bien los efectos de los globos sondas. Los que constantemente lanzan esos que algunos definen como excesivamente alarmistas. Los de los constructores. Los de los políticos en campaña. A todos ellos tenemos que decirles las verdades de lo que queremos realmente. Las verdades del barquero. Y pinchar definitivamente esos globos sonda que invaden la Sierra. Para que se acabe el tiempo de los cuentos chinos que alguien siempre escribe con oscuras intenciones. Porque si lo que queremos son adosados, pues digámoslo abiertamente. Sin tapujos ni excusas. Pero si no es así, y espero que no lo sea del todo, sería bueno que nada que afectase a la integridad del paisaje y de la naturaleza de la Sierra quedase sin contestar o sin explicar. Presidente de Amigos del Guadarrama gosto pareció agonizar con esa lengua de hielo de Groenlandia que vino a nuestras costas y territorios comanches, sioux, apaches y demás autonomías. El caso es seguir haciendo el indio sea verano u otoño adelantado. Este estío Galicia puso la barbacoa en sus montes heridos y los demás, nativos y foráneos, pusieron a calentar sus bocas, pisándose las mangueras mientras se discutía si el fuego hablaba gallego. A su vez los ciudadanos- -según el lenguaje políticamente correcto de la cursilería y el talante- continúan arrinconados entre la pared de ladrillos, avanzando imparable como las divisiones alemanas al inicio de la Segunda Guerra Mundial, y el trozo de playa que deja una saliva de espuma, medusas y pereza. Por tierra, mar y aire continúa la guerra de los fanáticos islamistas contra Occidente. Aunque muchos no quieran enterarse y bajo la sombrilla del conformismo y la toalla del no pasa nada siguen tumbados manejando consignas banales y tópicos de qué buena es la gente. En agosto hace años se dormía una siesta de noticias y acontecimientos destacables. Desde hace quince años (recordemos el golpe frustrado contra Gorbachov y el dipsómano Yeltsin) el tiovivo de la actualidad gira dando vueltas sin parar: incendios, desastres naturales, las hogueras de Oriente Medio, del Próximo y del más allá, la llegada masiva de embarcaciones ilegales a Canarias, etcétera. En Madrid ya no es lo que era. Las fiestas de San Cayetano, San Lorenzo y La Paloma son residuos para castizos que esperan el próximo viaje del Inserso y hacen tiempo desempolvando el mantón de Manila y la parpusa. Son restos de un casticismo más vivo en la literatura costumbrista y la zarzuela que en el nuevo paisanaje de rasgos andinos y ojos rasgados de las nuevas Castas y Susanas. Ahora hasta el organillo y el chotis semejan a una melodía con acento asiático. Este agosto la ciudad ha estado medio vacía o medio llena, según vea el pirata la botella de ron. Las obras siguen sin descanso y Madrid ya no habla el lenguaje de Arniches. Es una Babel de lenguas que en vez de construir una torre excava túneles por todos los sitios. Y el otoño, claro, será como siempre caliente. A