Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 29 8 2006 Nacional 15 Montilla dejará el Gobierno antes del 11 de septiembre para ser candidato a presidir la Generalitat El ministro rechaza crear un grupo propio del PSC en el Congreso como pide Maragall b El titular de Industria anuncia la remodelación del Ejecutivo para negar que pretenda aprovecharse de su condición de ministro en el inicio de la carrera electoral I. A. À. G. BARCELONA. El ministro de Industria y primer secretario del PSC, José Montilla, anunció ayer que dejará el Gobierno antes de la celebración de la Diada del Once de Septiembre, a la que ya acudirá como candidato del PSC a la presidencia de la Generalitat, tras la esperada crisis de Gobierno forzada por las elecciones autonómicas en Cataluña. El titular de Industria aclaró ayer que no pretende aprovecharse de su condición de ministro para garantizarse el máximo protagonismo institucional en la celebración de la Diada, y explicó que dejará el Gobierno tras la convocatoria oficial de las elecciones catalanas, que según fuentes del PSC se producirá el próximo lunes, 4 de septiembre. De modo que lo más probable es que Montilla deje el Gobierno en el Consejo de Ministros del día 8 de septiembre. El ministro explicó que tanto la fecha como el nombre de su sustituto ya fueron acordados en julio con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Está prevista la fecha y la persona desde finales de julio insistió tras aseverar que Zapatero la hará pública cuando lo considere necesario la recuperación del grupo propio en el Congreso una de sus banderas de enganche como representante del sector más nacionalista del PSC. Tras la reunión de la ejecutiva socialista, Montilla recordó que la propuesta de Maragall es inviable por encontrarse a media legislatura y por las limitaciones del actual reglamento, pero intentó rebajar la tensión con el presidente de su partido al asegurar que el PSC nunca ha renunciado a ello, aunque ahora nos interesa un gran grupo parlamentario en el Parlament No es un tema de ahora ni de Pasqual Maragall; lo compartimos todos en el PSC insistió para desmentir la imagen de división provocada por los dos máximos dirigentes del socialismo catalán. En este contexto, evitó también entrar en la polémica sobre el modelo de celebración institucional de la Diada del Once de Septiembre, de la que se limitó a afirmar que me parece bien el diseño de los actos. Chacón, por su parte, aseguró que la propuesta de Maragall no está sobre la mesa José Montilla y Manuela de Madre, ayer en la ejecutiva del PSC puesto que el PSC está más cómodo que nunca en el PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero ELENA CARRERAS Maragall, en campaña Desde el anuncio de su renuncia a repetir como candidato socialista a la presidencia de la Generalitat, Maragall parece empeñado en recuperar su discurso más nacionalista. Precisamente lo contrario de lo que intenta Montilla, decidido a pasar página tras la aprobación del Estatuto y el fiasco del tripartito, con un discurso centrado en el pragmatismo y las políticas sociales. De hecho, las reivindicaciones de Maragall han hecho las delicias de Artur Mas, que no ha dudado en aplaudirlas consciente de la incomodidad que provocaban en PSC. En este contexto, Montilla se refirió a la presencia del actual presidente de la Generalitat en la campaña electoral para señalar que tendrá un papel activo pero el peso no recaerá en él. Maragall no es el candidato, el candidato soy yo aseveró. Carod centra su precampaña en criticar al PSC y el nuevo Estatuto ABC BARCELONA. Al igual que desde CiU, ERC se centró ayer en denunciar el papel subalterno del PSC con respecto al PSOE, animando a los socialistas catalanes a salir de la clandestinidad Así, el presidente republicano, Josep Lluís Carod- Rovira, criticó el mutismo que, en su opinión, mantienen algunos de los líderes del PSC en temas de importancia para Cataluña, como sucedió tras la huelga ilegal en el Aeropuerto de El Prat o la crisis de la inmigración. Al margen de su puya a los socialistas, Carod consideró que de cara a las elecciones del 1 de noviembre, percibe una actitud ilusionante en la gente, lo que seguramente hace un par de meses era difícil de encontrar En este sentido, el presidente de ERC explicó que mucha gente que votó sí al Estatuto o no acudió a las urnas le ha manifestado su intención de votar a ERC en las autonómicas porque se ha demostrado que con el nuevo texto estatutario nos tomaron el pelo Por su parte, el líder del PP catalán, Josep Piqué, también opinó sobre la petición de Maragall de crear grupo propio en el Congreso asegurando que se trata de una polémica absurda y estéril del mismo modo que tampoco importa el momento que elija José Montilla para dejar el Gobierno. El candidato socialista advierte que Maragall no llevará el peso de la campaña, aunque tendrá un papel activo Las reivindicaciones de Maragall hacen las delicias del principal rival de José Montilla, Artur Mas Vegara, el sucesor El actual secretario de Estado de Economía, David Vegara, se perfila como el principal candidato a sustituirle en Industria, aunque también se ha especulado con los nombres de Joan Rangel, subdelegado del Gobierno en Cataluña, y Antoni Castells, consejero de Economía de la Generalitat. En todo caso, el propio Zapatero reconoció ya en julio que el sustituto probablemente será catalán, y Vegara parece ser el nombre que suscita más consenso entre Gobierno, PSOE y PSC, los tres actores en liza en este debate. Por otro lado, tanto Montilla como la vicepresidenta del Congreso, Carme Chacón, coincidieron ayer en descartar tajantemente la recuperación del grupo parlamentario propio del PSC en el Congreso. Ambos dirigentes intentaban así cerrar la puerta abierta el pasado jueves por el presidente de la Generalitat y del PSC, que ha hecho de Mas hurga en la herida socialista e insiste en la dependencia de su rival Aupado sobre las ruinas del tripartito y unas encuestas que le son favorables, el líder de CiU, Artur Mas, asiste complacido a la polémica que se ha generado en el PSC sobre la posibilidad de disponer de grupo parlamentario propio en el Congreso, algo que sucedió hasta 1982. No obstante, y según han recordado los socialistas catalanes, fueron los votos de CiU y de UCD los que, modificando el reglamento, impidieron al PSC seguir siendo autónomos en Las Cortes. Para Mas, sin embargo, remontarse 20 años atrás es salirse por la tangente. Ahora resulta que el hecho de que no tengan grupo propio es por culpa de CiU. Si después de 25 años, y con mayorías absolutas, el PSC no tiene grupo es porque no tiene más remedio En este escenario, el líder convergente insistió en un argumento recurrente: CiU es el único partido que garantiza un presidente independiente de las direcciones nacionales