Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional EL DRAMA DE LA INMIGRACIÓN IRREGULAR MARTES 29 8 2006 ABC Marruecos abandona otra vez en el desierto a 53 subsaharianos b Médicos del Mundo denuncia que fueron trasladados en camiones hasta la frontera entre el Sahara Occidental y Mauritania y dejados allí sin agua ni comida ABC MADRID. La historia se repite. Marruecos ha vuelto a abandonar a un grupo de 53 inmigrantes subsaharianos en tierra de nadie, sin comida ni agua, tras expulsarlos de su territorio, según denunció ayer la delegación en España de Médicos del Mundo. El grupo permanece desde el día 25 en Kandahar, la frontera entre el Sahara Occidental (Marruecos) y Mauritania de apenas cinco kilómetros de ancho. Un equipo de Médicos del Mundo se desplazó hasta Kandahar para facilitar a los inmigrantes alimentos y agua. A su llegada encontraron el cadáver de uno de los subsaharianos, un ciudadano de Mali, que según el propio relato del grupo, habría muerto a causa de la deshidratación y a otras dos personas en estado grave por esta misma circunstancia. Según explicaron al coordinador de Médicos del Mundo en Nuadibú, Rashid Sheriff, el grupo, formado por inmigrantes de Senegal, Gambia, Costa de Marfil, Guinea Conakry y Mali, partió en cayuco de las costas mauritanas el 19 de agosto con destino a Canarias. Durante la travesía, el patrón perdió el rumbo lo que les llevó a estar dando vueltas en alta mar hasta acabar en la costa sur del Sahara Occidental según Sheriff, donde fueron apresados por la gendarmería marroquí que los retuvo durante tres días. Luego fueron llevados en camiones hasta la frontera donde fueron expulsados sin comida ni agua en la mañana del viernes 25 Miembros de Médicos del Mundo atienden a los subsaharianos abandonados por Marruecos en el desierto MÉDICOS DEL MUNDO Interior envía a otros 176 inmigrantes a la Península, el mismo número que llegó ayer en cayuco a Canarias El centro Las Raíces de nuevo desbordado pese a su quinta ampliación b El viceconsejero de Asuntos Sociales e Inmigración del Ejecutivo canario, Froilán Rodríguez, cifra en 3.000 personas los fallecidos durante la travesía PABLO ALCALÁ LAS PALMAS. El Gobierno ha aprovechado la pausa relativa que ha concedido este fin de semana la inmigración en las costas Canarias para reorganizar los centros de retención y seguir enviando inmigrantes a la Península. En total, 176 personas han sido embarcadas en vuelos este fin de semana. Entre el viernes y el domingo, sólo 38 sin papeles concluyeron su travesía atlántica en los puertos canarios, una cifra insignificante comparada con el millar de inmigrantes que la Comunidad recibió el fin de semana precedente. Apresado un cayuco El equipo de Médicos del Mundo, que llegó hasta Kandahar el viernes por la noche, les entregó víveres, agua y linternas, lo que levantó el ánimo de los inmigrantes que se creían abandonados del mundo El sábado y el domingo el equipo regresó a la zona y les volvió a proporcionar ayuda. La ONG recuerda que no es la primera vez que ciudadanos subsaharianos son expulsados en esta zona Por otra parte, una patrullera de Marruecos ha interceptado en aguas del Sahara Occidental un cayuco con el que 91 inmigrantes senegaleses pretendían llegar a Canarias, informaron fuentes locales a Efe. La embarcación fue detenida el domingo por la noche en aguas del cabo Barabas, situado a 900 kilómetros al sur de El Aaiún, y ayer llegó a puerto. Los inmigrantes serán repatriados lo antes posible. Setenta y dos horas de pausa La pausa ha durado 72 horas. Ayer, otros tres cayucos precisaban de la intervención de Salvamento Marítimo para llegar a puerto en Tenerife y El Hierro. Las dos primeras embarcaciones fueron localizadas por medios aéreos poco antes de que cayera la noche del domingo. A primera hora de la mañana de ayer comenzaba su búsqueda con inmediato resultado en uno de los casos, mientras que la segunda piragua no fue hallada hasta bien entrada la tarde, lo que por momentos trajo a la mente antiguas búsquedas infructuosas con terribles resultados. A bordo de la primera barquilla, trasladada al tinerfeño puerto de Los Cristianos, viajaban 93 personas que se encontraban en perfecto estado de salud. Cuando esta volvía a puerto, el Conde de Gondemar barco que los remolcaba, hallaba una tercera piragua cuyo número de ocupantes no ha sido precisado. Los 83 trasladados a El Hierro, pese a su mayor permanencia a la deriva, tampoco precisaron de importantes atenciones médicas. De este modo, en espera de confirmar la cifra total, los 176 inmigrantes llegados ayer ocuparán en el Centro de retención de Las Raíces, en Tenerife, el mismo número de vacantes dispuestas el fin de semana por vía peninsular. Según las cifras ofrecidas ayer por la Delegación del Gobierno en Cana- Paulino Rivero califica el trayecto entre el oeste de África y las Islas Canarias como un cementerio rias, actualmente ocupan plaza en los centros de retención del Archipiélago un total de 4.894 inmigrantes, a los que se sumaron ayer otros 173, que devuelven al menos hasta 5.070- -cifra idéntica a la ofrecida el viernes- -el aforo de los centros de retención. Si, como indicaba la Delegación del Gobierno, los recién llegados serán trasladados hoy a Las Raíces, la cantidad de inmigrantes en este centro será de 2.614 personas, 114 más de las 2.500 plazas que en su quinta y última ampliación han sido habilitadas. La imposibilidad de disminuir el número, forzado por la llegada incesante de cayucos y que obliga constantemente al Gobierno a ampliar la capacidad de los centros, no figura sin embargo entre las preocupaciones urgentes del Ejecutivo de Canarias. Ayer, el viceconsejero de Asuntos Sociales e Inmigración del Ejecutivo canario, Froilán Rodríguez, volvió a reclamar mayor implicación de la UE para frenar la catástrofe humanitaria de la inmigración africana que, afirmó, se ha cobrado medio millar de vidas este año en el mar. Según sus cálculos, en esta travesía han perdido la vida 2.500 personas, además de los 590 cadáveres que el océano ha devuelto a tierra. El trayecyo, afirmaba ayer el presidente de Coalición Canaria, Paulino Rivero, se ha convertido en un cementerio