Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 29 8 2006 Opinión 5 UNA RAYA EN EL AGUA CHARLAS DEL VERANO MENGUANTE (2) LEVA tres décadas en la enseñanza, primera línea de trincheras y hace ya algunos añosque sele ensombrece el rostro en cuanto se empiezan a acortar los atardeceres de agosto. Ha vivido varias reformas, cada una un poco peor; en los ochenta hubo un asomo de esperanza, pero se desvaneció pronto y se siente ya casi al margen de un sistema que ha ido desmotivando al profesorado, arrinconándolo hasta abandonarnos a nuestra suerte, a merced de un alumnado desaprensivo y de una burocracia cada vez más compleja Su diagnóstico tiene el pesimismo de la experiencia: Nunca ha habidomás escuelas nimás institutos, y nunca se ha enseñaIGNACIO do menos ni peor CAMACHO Cuando se habla del síndrome post- vacacional o de la vuelta al cole, no tienes ni idea de lo que significa realmente en sentido literal. De momento, los exámenes de septiembre, que son un trámite porque sabes que los niños van a promocionar de cualquier modo. Y luego el curso propiamente dicho, emparedados entre los padres y los inspectores, de un lado, y del otro una jauría de alumnos cada vez más agresivos y con menos interés, que se saben respaldados por un sistema que nos ha dejado a los profesores sin autoridad y sin jerarquía No, yo no he sufrido agresiones, aunque las he vivido de cerca en compañeros. Sí he recibido amenazas, presiones y chulerías, y lo peor es que sabes que nadie te va a respaldar, que estás en manos de las APAS y que la Administración te deja a los pies de los caballos, con ese discurso genérico y políticamente correcto de la no violencia y la educación para la paz Los gobiernos no quieren problemas con la clientela. Son votos al fin y al cabo. ¿Contenidos? De eso ni te hablo, léete los planes, y añade el margen de cada autonomía para incluir sus propias patologías identitarias. Mitologías, quiero decir... Muchos de mis compañeros desertaron a través de la política, escapando de la tiza a cargos públicos, desde los que han impuesto un sistema que ellos no iban a sufrir. Los centros de laperiferia urbana o delos pueblos son un aparcadero de chavales sin horizonte, la mitad de los cuales no llega al Bachillerato, y de la otra mitad se descuelga otro 50 por ciento antes de la selectividad. En cuanto pueden, los padres los quitan de la enseñanza para ponerlos a trabajar; te los encuentras por la calle con unas motos enormes o coches tuneados con altavoces a toda pastilla, y encima te miran como a un fracasado. Que probablemente es lo que seamos. Y ahora, con el flujo de inmigrantes, las familias medioburguesas lo que quieren es llevarse a sus hijos a la concertada, por lo que el sistema público se ha convertido en el sitio donde van los que no pueden entrar en otro lado. Una escuela para pobres ¿Qué qué hacemos? Pues contar los años o los meses hasta cumplir los 60, ni un día más, y salir pitando con la jubilación anticipada de la LOGSE, que al menos durará hasta 2011, porque la Administración sabe que ya no le compensamos. Esta batalla es para jóvenes. Pero dime tú qué clase de país se puede construir un país con una educación desestructurada... L SERÁ SIN LA MENOR TREGUA POLÍTICA ADA vez es mayor la incertidumbre en un universo que degrada al planeta Plutón y tolera que los niños entren con sus padres en los templos de la haute cuisine Los políticos, de regreso a la ciudad, acarrean un maletín secreto con la efigie de su líder aseteado por los rituales del vudú. Nada hay como estar lo más lejos posible, como Javier Solana o Rodrigo Rato, para oír tan de cerca los lamentos de quienes han hecho del partidismo la razón de su vida: lo más importante no es que los partidos se conserven o se destruyan, sino que todo gire en torno a ese mundo de secretarios de organización que comen cacahuetes mirando porno por internet, acosan a las auxiliares administrativas y constituyen la fortaleza política de la nación y quién sabe si la última esperanza ideológica de Occidente. Nadie sabe dónde hallar ese rostro juvenil para cerrar una VALENTÍ lista, ni un nombre de prosapia paPUIG ra encabezar una candidatura, ni un actor sin trabajo para llevar una pancarta. Para eso están los secretarios de organización- -locales, autonómicos, siderales- para perpetuar en miniatura las más bajas tretas de Romero Robledo, aquel pollo de Antequera que por sus malas artes políticas, por su travesura congénita, seducía al Cánovas que había urdido todo el noble acueducto de la Restauración. Entramos en una temporada de muy hondo partidismo, romo, feo, descarado, ajeno a las normas sustanciales de la verdad, de ética penumbrosa y puñalada diestra. Si hace ya tiempo que calló el bang de cuando los aviones a reacción cruzaban la barrera del sonido, este estreno de temporada política en el futuro será considerado el big bang de una conflagración política sin tregua alguna. En cuestión de días estaremos hablando de daños colaterales y de víctimas bajo fuego amigo. Ni Plutón ha conseguido plantar- C le cara a esa ofensiva del todo vale. Los amigos de Rodríguez han explicado al periódico católico La Croix que su líder es irrompible porque, aun sin experiencia de gestión, nunca había perdido un congreso. Ese es el Zapatero más tangible, el hombre de partido, callado en el pasado entre tanto bache y turbulencia de su partido, un hombre de quien Trinidad Jiménez- -según La Croix -dice que tenía capacidad de liderato y paradójicamente no tenía la ambición del poder por el poder. Lo que busca Zapatero es el liderato social, conecta con la sociedad actual, dicen sus amigos. Lo que no dicen es si conecta con el mundo de Aquí no hay quien viva o con el del National Geographic Como explica Enrique Martínez Marín a La Croix los espacios no se buscan; se llenan. Por cada Plutón que desaparezca, el cosmos aportará sustitutivamente sus masas incandescentes, sus polvos de estrellas, sus agujeros negros. Lo mismo los partidos políticos. Relegamos a Plutón pero seguimos jugando a la lotería. Al repasar el encofrado que sostendrá la inmediata agenda política, lo sobresaliente es que Zapatero ya tiene todos los temas iniciados: difícilmente puede enunciar un asunto que sorprenda por novedoso u original. Lo que lleva en su cartera es un sinfín de temas pendientes, en forma de acordeón. Ya no puede sacar más temas de la chistera: ahora tiene que tirar de las orejas de algún conejo que tenga aspecto de solución. Ahí se supone que estará Rajoy al acecho, con las pilas cargadas. Luego están las maquinarias de ambos partidos mayoritarios, desafinadas, herrumbrosas, cargadas de prejuicios, incapacitadas para la imaginación, dubitativas ante los lideratos, definitivamente arcaicas. Sin tregua ni para recoger los muertos, la rentrée política quizás propenda más a la guerra de Cochinchina que a la guerra de las galaxias. Por entre las nubes de su mundo ciceroniano y ya meritoriamente postbélico, asoma Giulio Andreotti y nos recuerda: Manca finezza vpuig abc. es