Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 Deportes CAMPEONATO DEL MUNDO DE FÓRMULA 1 GRAN PREMIO DE TURQUÍA LUNES 28 8 2006 ABC Massa hace realidad su sueño escoltado por dos campeones El brasileño gana a los 25 años el primer gran premio de su carrera ABC ESTAMBUL. La lista de pilotos ganadores de al menos una carrera en el Mundial de Fórmula 1 tiene un nuevo reglón: Felipe Massa, un brasileño de 25 años que ayer hizo realidad su sueño de subir a lo más alto del podio. Y, además, con dos campeones del mundo- -Alonso y Schumcher- -a su lado, aplaudiendo su triunfo. Por ello no es de extrañar la desbordante alegría que desplegó el brasileño nada más bajarse del coche y en el podio, en el que apenas podía estarse quieto. Su primeras palabras, con los puños alzados, fueron: Gracias chicos, gracias Y es que el trabajo del equipo es básico para el triunfo del piloto. Luego, añadió: Es simplemente fantástico. Toda mi vida he trabajado muy duro para vivir este momento. Estoy realmente contento y emocionado. Es como un sueño hecho realidad Algo más calmado, pero sin dejar de recibir felicitaciones, Felipe Massa señaló que sempre había soñado con ser piloto de Ferrari y ganar la primera carrera para Ferrari es, sin lugar a dudas, algo muy especial para mí. El equipo está feliz porque hemos hecho un gran trabajo este año La euforia no le llevó a olvidarse de la decepción sufrida por su jefe de filas, Michael Schumacher: El Mundial está todavía abierto. Quedan cuatro carreras, nunca se sabe lo que puede pasar. Michael todavía tiene una oportunidad de ganar el campeonato. Necesitamos centrarnos en este objetivo y hacerlo lo mejor que podamos PREMIO A LA CONSTANCIA FRANCISCO DEL BRÍO Descubierto por Peter Sauber El propietario de la escudería suiza es famoso por su capacidad para descubrir nuevos talentos capaces de pilotar un fórmula 1. En 2002 y después de perder a Kimi Raikkonen, Peter Sauber fijó su atención en un chaval brasileño al que hizo debutar en el Mundial con sólo diecinueve años. Era Felipe Massa, un crío que, como casi todos los pilotos, había comenzado su carrera en el mundo del kart. Había sido cuarto en el Campeonato Micro- Kart de Sao Paulo con sólo nueve años. Con uno más terminó sexto y al siguiente, tercero. Ya apuntaba unas excelentes maneras, que le impulsaron para seguir su carrera en la Fórmula Chevrolet. Tenía 17 años y terminó quinto. A la siguiente campaña fue campeón. Sus éxitos no pasaron inadvertidos y le permitieron dar el salto a Europa. En el año 2000, ganó el Campeonato de la Fórmula Renault italiana y en el 2001, el de la Fórmula Renault Europea y el de la F 3000 Europea. Un doblete al alcance sólo de los privilegiados. Fue cuando Peter Sauber se fijó en él. Hasta el punto de que le sometió a unos test a finales de la temporada 2002 en Mugello. Los superó con nota y Massa se abraza emocionado a su compañero Schumacher tuvo la oportunidad de dar el salto al Mundial de Fórmula 1. Su forma de conducir llamó la atención de Ferrari, que le fichó como probador. Estuvo una campaña y volvió a Sauber para llevar uno de los coches de la escudería suiza. AP Sus datos Nació el 25 de abril de 1981 en Sao Paulo (Brasil) Mide 1,66 metros y pesa 59 kilos. Debutó en la F- 1 en la temporada 2002 en el Gran Premio de Australia (abandonó) Ha conseguido una pole el sábado, y un triunfo, ayer, en Turquía. Marcha tercero en el Mundial. Palmarés año a año. 2005: F- 1 con Sauber, decimotercero con 11 puntos. 2004: F- 1 con Sauber, duodécimo con 12 puntos. 2003: F- 1 con Ferrari, piloto probador. 2002: F- 1 con Sauber, decimotercero con 4 puntos. 2001: Euro 3000, campeón. 2000: Fórmula Renault (Italia) campeón. 1999: Fórmula Chevrolet (Brasil) campeón. 1998: Fórmula Chevrolet (Brasil) Primeros puntos Aunque su bólido no era de los más rápidos, Massa sumó los primeros puntos de su carrera. Hasta en cinco ocasiones se coló entre los mejores para cerrar la temporada con el duodécimo puesto en la general. El mejor momento del año para Felipe fue su cuarto puesto en Spa Francorchamps, aunque nunca olvidará el momento en que logró ser líder del Gran Premio de Brasil en Interlagos, última prueba de la temporada. Nada menos que ante su público. En 2005, el brasileño volvió a ser cuarto en Montreal, pero la temporada fue peor que la anterior. Aún así dio el salto a Ferrari, escudería con la que ha conseguido su primer éxito. er constante como espectador trae estas cosas, que llega un día en el que ves una carrera de verdad o por lo menos a dos campeones luchar de tú a tú por ganar la posición y el campeonato. Ya sé que no hubo adelantamientos, como antes, cuando la F- 1 se ganaba en la pista y no en los boxes, pero al menos hubo lucha y una llegada de las que te ponen de pie. Y, también, fue una carrera de las que hacen reflexionar, pues no puede ser que lo ganado o perdido se quede en nada cada vez que sale el coche de seguridad. Con la actual reglamentación en los incidentes en los que hay que recurrir al S. C. unas veces ganan unos y pierden otros. Pero debería ser suficiente con que se perdieran los tiempos de ventaja. El colmo es que se vean alterados de una forma tan irregular los puestos y que se pierdan las ventajas adquiridas al arriesgar en un plan de paradas, como le ocurrió a Pedro de la Rosa, aunque su puesto final fuera más que digno. Al margen de estos avatares, que tanto influyeron en el campeón Alonso y el aspirante Schumacher, con la posición alterada por el S. C. lo que se pudo observar es que el Ferrari del alemán no iba tan sobrado como parecía después de las primeras vueltas. Claro, que no es lo mismo ir por delante que tener que forzar las aceleraciones para cazar al coche de Alonso. Los pensadores del equipo italiano se equivocaron una vez más y, quizás, llegaron a la conclusión de que era mejor ser conservadores en Turquía que hacer el ridículo en Monza por forzar el motor en un circuito que, ya por sí solo es muy exigente, mientras que Alonso estrenará mecánica en Italia y, según parece, ofrecerá mayor rendimiento. En cualquier caso, una vez más hay que hacer notar los dos hechos más importantes de la carrera: la capacidad de Alonso para aguantar toda la presión y no cometer un solo error, incluso permitiéndose el lujo de tomar la curva ocho más rápido que nadie, y comprobar que Schumacher está aún con todas las ganas y capacidad de lucha de su juventud. El tercer hecho, que para mí tampoco es una sorpresa, es la constatación del buen hacer de Pedro de la Rosa. Ni un error, sabiendo atacar y defendiendo su puesto con seguridad. Quizá antes de que termine esta temporada, si en los talleres del equipo hacen bien su trabajo, lo podamos ver otra vez en el podio. S