Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Deportes PRIMERA DIVISIÓN PRIMERA JORNADA LUNES 28 8 2006 ABC ATHLETIC REAL SOCIEDAD 1 1 Athletic (4- 2- 3- 1) Aranzubía; Iraola, Prieto, Sarriegi, Casas; Javi Martínez (Garmendía, m. 76) Orbaiz (Murillo, m. 18) Etxeberría (Dañobeitia, m. 68) Yeste, Gabilondo; y Aduriz. Real Sociedad (4- 2- 3- 1) Riesgo; Gerardo, Labaka, Juanito, López Rekarte; Diego Rivas, Mikel Alonso; Xabi Prieto, Novo (Aranburu, m. 46) Gari Uranga (Felicio, m. 46) y Kovacevic (Díaz de Cerio, m. 78) Árbitro Undiano Mallenco, del Comité navarro. Tarjeta amarilla a Iraola, Murillo, Labaka, Novo, Gari Uranga y Gerardo. Goles 1- 0, m. 38: Aduriz, de penalti. 1- 1, m. 86: Aranburu. La Real no se rinde ante el ardid que dio ventaja al Athletic ABC BILBAO. Intensidad, ritmo, fragor en la batalla y poco juego. Demasiada gente en el medio campo y poca lucidez. Así que sudor, lucha y partido para pillos. Con cinco hombres en la medular, la Real creó innumerables problemas al Athletic, que vio pocos huecos y tuvo escasa visión para inquietar a Riesgo. Tampoco la Real llegó con mucho peligro, algún tiro aislado de Uranga y poco más. Estaba bloqueado el encuentro cuando Aduriz se lo guisó y se lo comió. Todo lo hizo él, y el línea de Undiano Mallenco se tragó entero el ardid del delantero bilbaíno. Fue arriba a por un balón aéreo y metió la mano. El línea llamó al árbitro y le dijo que había sido mano, pero de un defensor realista. La verdad es que era difícil de ver, pero se confundió y Aduriz adelantó a su equipo cuando lo cierto es que no había realizado excesivos méritos para ello. De tal tormenta llegaron unos barros en forma de bronca, juego áspero y menos fútbol aún del que se había visto hasta entonces. La Real Sociedad adelantó líneas en la segunda mitad, aunque siguió con el centro del campo poblado de gente y el ataque despoblado, con Kovacevic pidiendo ayudas por todos lados. El que se hizo más peligroso a la contra fue el Athletic, que pudo marcar en un buen centro de Yeste al que Aduriz llegó muy forzado al remate errado. Del dominio realista sólo se sacó una cosa clara: que no hubo claridad en su ofensiva. Se atascó la Real hasta que salieron Aranburu y Felicio para dar más lucidez y profundidad al juego de los donostiarras. El resto lo hizo la constancia y la fe que tuvieron sus jugadores para igualar el partido, y también que el Athletic cada vez se encerró más sin apenas salir. Así que llegó, cómo no, Aranburu, y empató el partido con toda justicia. Fernando Torres celebra su primer gol de la temporada REUTERS El Atlético: Torres y a aguantar El Racing no pudo con la zaga rival ni con un espléndido Leo Franco RACING ATLÉTICO DE MADRID 0 1 nivel, y apagándose por segundos, Jurado, Mista y Petrov. Cuando marcó Torres en un rechace a tiro de Mista, la gaseosa rojiblanca hizo plof. Finito. Se acabó la historia. Como tantas otras veces, llegó el apagón. En vez de ir a rematar al rival, todo el mundo deambuló, se paró sin más, sin explicación alguna. Una completa dejación de funciones. Tal fue la oscuridad que el Racing no tuvo más remedio que atacar, aun sin tener mucho que ofrecer: algunas entradas por las alas y la invasión del campo que le dio el Atlético, que fue todo. Juanjo remató al larguero en la primera pifia de Seitaridis y en la segunda el griego lanzó una patada furibunda a Melo que le costó la roja y dejó a su equipo en inferioridad. La historia de siempre, pero en vez de ser Petrov el histriónico, esta vez fue el nuevo fichaje rojiblanco. Ver para creer. ASÍ JUGARON RACING Toño: regular. Pinillos: regular. Oriol: regular. Pablo Alfaro: regular. Luis Fernández: regular. Vitolo: regular. Colsa: mal. Cristian Álvarez: regular. Munitis: mal. Melo: bien. Juanjo: mal. Balboa: mal. Aganzo: mal. Momo: sin calificar. El técnico: M. Ángel Portugal: regular. ATLÉTICO Leo Franco: muy bien. Seitaridis: mal. Pablo: notable. Perea: notable. Antonio López: bien. Jurado: mal. Luccin: regular. Costinha: bien. Petrov: regular. Mista: regular. Fernando Torres: notable. Valera: regular. Gabi: bien. Agüero: regular. El técnico: Javier Aguirre: bien. Los de Aguirre, eso sí, lo tuvieron muy claro: aguantar atrás como fuera y pelotazo a los de arriba, sobre todo a Torres, a ver qué podían hacer. Mucho hicieron para lo poco que les dieron. Dos de Mista (una en una chilena excelente) y otra de Torres que sacó Toño. El resto fue un sainete santanderino, que fue lo contrario que su rival: pocas ocasiones para lo mucho que dominó, y es que con Costinha notable como escudo y lo que tenía detrás, el Atlético aguantó estoicamente, a pie firme, las toscas embestidas del Racing, que no encontró hueco por ningún lado, y cuando lo encontró se topó con Leo Franco, que fue infranqueable y acabó dando tres puntos a un equipo que demostró una cosa: que sabe sufrir, aunque jugar... Racing (4- 2- 3- 1) Toño; Pinillos, Oriol, Pablo Alfaro, Luis Fernández; Vitolo, Colsa; Cristian Álvarez (Balboa, m. 63) Munitis, Melo (Momo, m. 84) y Juanjo (Aganzo, m. 69) Atlético de Madrid (4- 4- 2) Leo Franco; Seitaridis, Pablo, Perea, Antonio López; Jurado (Gabi, m. 46) Luccin, Costinha, Petrov (Valera, m. 46) Mista (Agüero, m. 67) y Fernando Torres. Árbitro Iturralde González, del Comité vasco. Tarjeta amarilla a Pablo Alfaro, Melo, Luccin, Colsa, Pablo, Costinha y Gabi. Roja directa a Seitaridis en el minuto 44 por una dura entrada por detrás a Melo. Gol 0- 1, m. 11: Fernando Torres. JOSÉ MANUEL CUÉLLAR Así, de un primer vistazo, nada nuevo según se otea el horizonte. El Atlético aprieta y tiene actitud hasta que marca un gol y luego se piensa que ya lo tiene todo hecho. Hasta ahí, lo de siempre desde tres o cuatro años atrás. Y el Racing, parecido: poco que dar, pocas monedas que poner sobre el tapete y un olor rancio a peligro, cada vez más acusado, de que se puede ir al abismo más antes que después. El Atlético le bloqueó con poco: la buena presión de su doble medio centro, un mínimo de rapidez arriba y ahogo en la salida desde atrás. Fue cuando el equipo de Aguirre ofreció su mejor cara. Funcionaron en esos instantes Luccin, Costinha y Torres, que nunca falla y siempre está en todas. A menos Heroica resistencia El achuchón santanderino no tuvo efecto por la carestía atacante de los locales y porque algo sí permanece casi intacto en el Atlético, que es la fiabilidad de su terceto central atrás, que falla una o ninguna. Después del lío en que el griego había metido a su equipo, lo que se esperaba en la segunda parte fue lo que sucedió: un monólogo del Racing contra la portería del Atlético que, sin embargo, hizo valer su buena defensa y sobre todo la labor de Leo Franco, soberbio, especialmente en un cabezazo de Cristian Álvarez a centro de Melo que sacó con una mano espléndida.