Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 28 8 2006 39 Toros SEMANA GRANDE DE BILBAO López Chaves sigue afianzándose y creciendo Plaza de toros de Vista Alegre. Domingo, 27 de julio de 2006. Última corrida. Más de tres cuartos de entrada. Toros de Cebada Gago, tremendamente astifinos, unos más cuajados que otros más terciados; desigual de juego; destacó el 3 Juan José Padilla, de rojo y azabache. Estocada (silencio) En el cuarto, media estocada (división de opiniones) Luis Miguel Encabo, de lila y oro. Tres pinchazos y se echa. Aviso (silencio) En el quinto, tres pinchazos y se echa (palmas) Domingo López Chaves, de rosa y oro. Estocada y descabello (oreja) En el sexto, pinchazo hondo y dos descabellos (ovación) ZABALA DE LA SERNA BILBAO. Lo mejor de la última tarde de la Semana Grande bilbaína corrió a cargo de López Chaves, que sigue creciendo y afianzándose en las ferias. Lo peor vino de la mano de Juan José Padilla, que sacó un vestido de torear (sic) que emulaba a un carabinero. No a un carabiniere italiano, sino al gambón rojo familia de la gamba mediterránea. Rojo y azabache de extraño diseño rematado con montera decimonónica. Un cuadro impresentable. Ya no es una cuestión de buen o mal gusto, se trata de respetar o no la profesión. Máxime cuando se sigue empeñando en hacer el paseíllo sin liarse el capote. Para colmo masacró a sus toros, especialmente al precioso cuarto, en el caballo: ¡qué exceso de sangre por el lomo y las pezuñas! El bonito y astifino cebada, como toda la corrida, acabó acusando tres puyazos inmisericordes, parado en el tercio de muerte donde acabó muerto. Ni siquiera el castigo en el pico de la paleta ahormó la dureza de pies y alma del primero, que derrotaba por arriba. Padilla naufragó. Camarón, o carabinero, que se lleva la corriente... Domingo López Chaves sorteó un guapo y cárdeno toro que, a la postre, consiguió la mejor nota de la desigual corrida de Cebada, quizá la más dura, Domingo López Chaves se dobla con el tercer toro de Cebada Gago, al que cortó una oreja de peso en determinados picos, de lo que lleva de temporada, y a la vez la más zurrada. No fue el caso de Chaves, que cuando uno se encuentra seguro como él cuida la lidia. El guapo cárdeno, de principio, aparentó justeza de fuerza, pero luego repitió en las manos del torero salmantino, despatarrado, templado, ligado, agarrado al piso. Alternó los pitones sin repetir series por el mismo lado- -a lo mejor dos de derechazos al final- Y todas tuvieron ritmo y calado. De entre ellas, hubo naturales por abajo para enmarcar, en su concepto, claro. No falló con la espada, que no es su fuerte, y se ganó una oreja de las que valen. El sexto, un castaño de claudicante actitud, no le permitió reeditar el triunfo. Los cebaditas cumplieron, pero no estuvieron a la misma altura de días como los de Pamplona o Santander. No le dio mucho, ni poco, Encabo en el caballo al quinto, un colorao que se sostuvo por el genio- -vaya hachazo le tiró con el capote a la ingle por el pitón izquierdo- y sin embargo terminó echándose en las postrimerías de la faena. Tela que cortar tuvo el segundo, con un cuerno derecho de medalla de oro en las revistas de caza y pesca, terrorífico. Luis Miguel Encabo no ahorró en TELEPRESS pegarle en el peto. Encabo que con las banderillas cuajó una de sus tardes más importantes, por su clasicismo. La faena fue de profesional curtido, de estar y saber quitarse, de tragar lo justo, de ponerse y moverse, que el toro traía viajes de mucho imponer. Con la espada había que pasar por aquella daga, y el pase, o el trance, se produjo sin compromiso: tres pinchazos. En la plaza de El Puerto de Santa María, una placa recuerda una frase de Joselito, el de Gelves: Quien no ha visto una corrida en El Puerto, no sabe lo que es una tarde de toros Más o menos. Pues trasládenla a Bilbao. Agur. Tarde redonda en San Sebastián de los Reyes Manuel Jesús El Cid Sebastián Castella y César Jiménez cortaron dos orejas por coleta en la segunda corrida de la Feria de San Sebastián de los Reyes y abandonaron en volandas el coso madrileño. Se lidiaron toros de la ganadería de Victoriano del Río, de buen juego; el segundo fue premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre. Éste fue el resultado final: El Cid, dos orejas y saludos tras aviso; Sebastián Castella (en la imagen) dos orejas tras aviso y saludos, y César Jiménez, dos orejas y saludos. La plaza registró dos tercios de entrada. Cruz y Fandiño abandonan el hospital Fernando Cruz e Iván Fandiño, heridos anteayer en la penúltima corrida de la Aste Nagusia, abandonaron ayer el hospital bilbaíno Virgen Blanca para continuar la recuperación en sus respectivos domicilios. Cruz, con dos cornadas en el glúteo derecho, fue sometido a nuevas pruebas debido a las fuertes molestias cervicales y se le apreció una pequeña fisura en la clavícula según explicó a ABC su apoderado, Luciano Núñez. El torero de Madrid proseguirá su recuperación bajo la supervisión de Máximo García Padrós, cirujano jefe de Las Ventas, y del traumatólogo Juan José Márquez. Su objetivo es reaparecer el próximo 9 de septiembre en Arles (Francia) Fandiño sufrió una cornada en el glúteo izquierdo. VÍCTOR INCHAUSTI