Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 27 8 2006 Deportes 71 MUNDIAL 2006 EL CRUCE DE ESPAÑA ITALIA LITUANIA 68 71 La descarada Lituania, un rival para cuartos que no ha dejado de crecer Italia falló tres tiros libres a falta de un segundo para el final D. P. HIROSHIMA. La selección de Lituania, la heredera de facto en Europa de la autodestructiva Serbia, no ha dejado de crecer desde que comenzó el Campeonato del Mundo. Llegó a Japón con algunas bajas importantes, principalmente la de Sharunas Jasikevicius y sus lugartenientes Salius Stombergas y Eurelijius Zukauskas. Y sus comienzos nos fueron muy alentadores: derrotas ante Turquía (76- 74) y Grecia (76- 81) lo que le obligaba a no volver a fallar. Lejos de perturbar a sus jugadores, esos dos tropiezos en choques apreta- dos lo que provocó fue un crecimiento espectacular de la confianza del grupo en el proyecto. Pasaron a octavos como terceros de su grupo y ayer se clasificaron contra pronóstico para la siguiente fase al imponerse en un apasionante cuarto de final a una Italia que partía como favorita. Italia (20+ 15+ 14+ 19) Di Bella (15) Mordente (8) Belinelli (9) Gigli (9) Marconato (4) -cinco inicial- Basile, Soragna (5) Michelori, Rocca (15) Garri y Pecile (3) Lituania (17+ 19+ 14+ 21) Kalnietis (7) Macijauskas (15) M. Zukauskas, Songaila (12) D. Lavrinovic (12) -cinco inicial- K. Lavrinovic (6) Kleiza (7) Delininkaitis, Gustas (6) y Javtokas (6) Marco Mordente, perro de presa transalpino, supo maniatar y cortar las líneas de conexión entre Arvydas Macijauskas y sus compañeros. El ex escolta del TAU, que esta temporada abandonará Nueva Orleans para jugar en el Olympiacos, cerró los 30 primeros minutos con sólo cinco puntos y un marcador igualado (49- 50) gracias al buen trabajo de los poderosos pívots lituanos, los hermanos Lavrinovic (2,10 cada uno) Javkotas (2,10) y Songaila (2,06) pero todos muy rocosos y ocupando mucho espacio en las zonas. Macijauskas, decisivo Sin embargo, fue comenzar el cuarto decisivo y Macijauskas demostró que por algo está considerado como el mejor escolta de Europa. Surgió de su escondite e inició una actividad frenética. Empezó a pedir todas la bolas, a intervenir en todas la jugadas. Enceste (49- 52) Rebote. Asistencia a Javkotas (49- 54) Un triple (52- 57) Siguiendo su estela, Lituania se puso 10 puntos arriba (56- 66, m. 36) El choque parecía decidido, pero Italia organizó una presión. Robó un par de balones. Belinelli metió un triple y su equipo regresó al partido: 65- 68 a 2: 26. El tramo final fue de auténtico infarto. No parecía que ninguno quisiera ganar. Se visitaba la línea de tiros libres y se fallaba. Basile es consolado por sus compañeros mientras los lituanos celebran su pase a cuartos REUTERS Once tiros libres en siete segundos En los últimos siete segundos de partido se lanzaron y se erraron once de estos tiros (0 de 4 para los lituanos, 0 de 7 para los italianos) Los más dolorosos, los tres- -con menos de un segundo en el electrónico- -que el barcelonista Basile, el gran base italiano, que acabó llorando, no fue capaz de convertir y que hubieran podido forzar la prórroga (68- 71) Con ello convirtió en decisivo el palmeo de Darjus Lavrinovic (a 2,80 segundos) que había certificado el triunfo lituano. Como Prada en 1979, Basile falló ayer tres lanzamientos consecutivos de personal que hubieran podido dar a Italia la prórroga frente a Lituania. Una suerte en teoría tan fácil ha marcado para siempre a muchos jugadores Eternos esclavos del tiro libre TEXTO M. Á. BARBERO MADRID. Año 1979. Pabellón del Real Madrid. Lleno hasta la bandera en una de esas noches mágicas en las que se podía entrever al Madrid más europeo entre la neblina que formaban el humo y el sudor bajo los focos. El Emerson de Varese jugó a la italiana y, con el reloj a cero, un hombre en la línea de tiros libres, Jesús Mari Prada, al que esa noche le cambió la vida. Falló tres tiros libres (era la época del 2+ 1) que hubieran forzado la prórroga. Los blancos no pudieron defender su título continental en Grenoble. Año 1986. Palacio de los Deportes. Semifinal del Mundobasket. Un inexperto Vlade Divac (19 años) falla des- de la bombilla y la selección yugoslava cede a la URSS su puesto en la final. Año 2006. Mundial de Japón. Tres tiros libre fallados por Basile impiden que Italia remonte ante Lituania y dejan a los transalpinos fuera del torneo. En todos los casos, el fatídico lugar es el protagonista. Lo importante es tomarlo como un tiro más y no salirse de la rutina- -afirma el psicólogo deportivo Óscar del Río- Los movimientos están muy entrenados y hay que mantener la concentración y no pensar Precisamente el problema viene cuando se le da vueltas al coco Hay que repetir siempre los automatismos y la mecánica. Lo malo es cuando piensas en la importancia que tiene ese lanzamiento o en las consecuencias negativas que tendría un fallo. Cuando aparece el no estamos perdidos A nivel individual, podría compararse la situación a la de un golfista que tiene que embocar un putt de metro y medio en el hoyo 18. Si piensas en el resultado y te olvidas del movimiento no lo harás bien; es fundamental abstraerse y seguir la rutina que tantas veces se ha practicado Otro problema, aparte del mental, es el físico. En situaciones de tensión los músculos se agarrotan. Por eso los deportistas de elite trabajan tanto el aspecto mental como el físico y ensayan técnicas de relajación y de respiración diafragmática Luego, meterla o no meterla ya es otro cantar. Un 31.5 por ciento Patético 6 de 19 de Italia en los lanzamientos desde la línea de personal En unos octavos de final de un Mundial, cualquier detalle se convierte en vital. Y ante la igualdad entre los equipos, fallar en una suerte tan fácil como los tiros libres puede resultar decisivo. Ayer resultó, como dijo Carlo Recalcati, seleccionador transalpino. Los tiros libres nos resultaron fatales. Hemos fallado muchos, y además los cruciales Y es que Italia se quedó en un paupérrimo 31.5 por ciento, 6 de 19, que es regalarle 13 puntos al rival.