Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12- 13 D 7 LOS DOMINGOS DE SANTANDER DANZA Entre lo íntimo y lo grandioso COSME MARINA El recital pianístico de Christian Zacharias no se anduvo por las ramas, buscó la depuración formal de unas obras en las que dejó su peculiar sello de entender y transmitir la música. Dos jalones mozartianos, sobriamente expuestos, sobre todo la Sonata para piano en Si bemol mayor, K. 281 fueron intercalados por el pianista con dos grandes creaciones de Maurice Ravel, la Sonatina para piano en Fa sostenido menor que alcanzó en el Mouvement de Menuet una alta cota de intimismo, y los Valses nobles y sentimentales en los que Zacharias se lanzó a desgranar con sosiego el latido de atmósferas meláncolicas, un tanto decadente, que define esta hermosa página raveliana de raíz dieciochesca. No es Zacharias un pianista fácil, cómodo, porque se aparta del fuego de artificio y su único y principal argumento es el servicio a la partitura, no a sí mismo. La segunda parte estuvo ocupada por la soberbia Sonata para piano en La Mayor, D. 959 de Franz Schubert. En ella el músico se recreó con vitalismo y trascendencia. La articulación y el fraseo precisos, inmaculados, el latido romántico que la define, posibilitaron una versión mayúscula. Al día siguiente, la OCNE, bajo la dirección de Arturo Tamayo, interpretó el Réquiem de José García Román, encargo de los festivales de Santander y Granada. El inmenso fresco sinfónico- coral que ha construido el compositor granadino tuvo, bajo la batuta de Arturo Tamayo, una interpretación exultante que potenció la calidad intrínseca de una partitura grandiosa, de enorme ambición. El autor tiene tras de sí un bagaje de obras relevantes que reflexionan sobre la muerte. Sobre ellas cimienta este nuevo jalón estructurado en cinco núcleos sonoros que, a la vez, son simbólicos, sumergiendo al oyente en un entorno envolvente. La obra, de larga duración, tiene pasajes sorprendentes, sobrecogedores, como el claustrofóbico Dies irae o el vitalismo lírico del Oferturium que se alternan con otros de extrema depuración formal. La partitura es exigente, compleja. Esto acrecienta el trabajo realizado por los solistas Pilar Jurado, Marina Pardo, Carlos Silva, Robert Hölzer, Inés Ballesteros- de los entregados coro y orquesta y, sobre todo, de Arturo Tamayo el director español que mejor conoce la música contemporánea y es siempre garantía de solvencia y rigor interpretativo. Otra Carmen si gustáis JULIO BRAVO Aída Gómez es una mujer luchadora. Es cierto que es una característica muy frecuente en el mundo de la danza en nuestro país, que en ella aparece acentuada. Hay que decir también que ha sabido aprovechar las oportunidades que se le han brindado para lograr hacerse un hueco en la primera división de la danza española. Hasta ahora, Aída Gómez se había puesto siempre en manos de otros para crear sus espectáculos. Con Carmen su nuevo trabajo- -estrenado en febrero pasado en Jerez- ha saltado al ruedo de la coreografía; había ya firmado algún trabajo anteriormente, pero es la primera vez que aborda una obra completa. Por madurez, dice, le tocaba ya dar este paso. Carmen es un arma de doble filo para cualquier coreógrafo. Es irremisiblemente un título de éxito, tanto dentro como- -sobre todo- -fuera de España, por la fuerza de su historia y de sus personajes, tan asociados a los tópicos más españoles. La música de Georges Bizet es, además, un apoyo impagable para cualquier coreógrafo. Todo esto, sin embargo, puede volverse en contra de cualquier creador, y ha hecho zozobrar, cuando no naufragar, más de una versión coreográfica y más de una producción operística. Aída Gómez dice que ha querido hacer una Carmen fresca, moderna y sensual. Lo ha conseguido. El espectáculo posee dignidad y una bella factura. La presencia física de Aída es apabullante, y su danza cálida y dominadora. Baila una Carmen siempre seductora, de mucha calidad y llena de detalles interpretativos. Su coreografía, sin embargo, no tiene la misma redondez; hay lagunas en la historia (aunque todos los públicos la conocen perfectamente) y cierta confusión en los momentos corales, montados con valentía y audacia. Hay guiños- -demasiado evidentes- -hacia otros trabajos, como la Carmen de Gades o la Medea de Granero, Narros y Sanlúcar; y personajes, como Lilian Pastia (confiado a un actor) o una mujer embarazada en la primera escena, que no aportan ninguna singularidad y más bien distraen. Hay que hablar también de la música de José Luis Rodríguez, que sabe acomodarse a la de Bizet, y de José Manuel Huertas, Don José, que baila con temple y elegancia, en la mejor línea de su maestro Antonio Gades. REUTERS Lobos con piel de cordero La sede berlinesa del Museo Guggenheim ha sorprendido a sus visitantes con la instalación Head On del artista chino Cai Guo- Qiang. La obra reúne noventa y nueve piezas de tamaño natural que representan a una gigantesca manada de lobos que penetra y vuela por la sala. El artista ha modelado estos lobos utilizando... pieles de cordero con gran realismo aunque no sean salvajes. 21 filmes compiten en la Mostra TEXTO: ABC El festival, que se celebrará del 30 de agosto al 9 de septiembre, dirigido por tercer año consecutivo por el Marco Müller, presentará esta año un total 62 filmes de 27 países diferentes en todas sus secciones. Por primera vez en la historia de la Mostra todos los filmes a concurso son estrenos mundiales señaló Müller durante la presentación. Un jurado, presidido por la actriz Catherine Deneuve y en el que también participan Bigas Luna, Cameron Crowe y Park ChanWook, deberá escoger entre los 21 filmes seleccionados para la sec- ción oficial, que inagurará Brian de Palma con La dalia negra Entre las grandes figuras concursantes cabe citar a Alfonso Cuarón, con Hijos del hombre Stephen Frears, con The Queen Alain Resnais, con Private Fears in public places Benoît Jacquot, con L intouchable y Emilio Estévez, que competirá con Bobby pelicula sobre el asesinato de Bob Kennedy. También podrá verse el último filme de David Lynch, Inland Empire que será proyectado cuando reciba el León de Oro por el conjunto de su carrera.