Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
27 8 06 GENTE Diana de Gales El cine aborda su muerte Una película indaga en la reacción de Isabel II ante la muerte de Lady Diana y sus relaciones con el gabinete de Blair. La última película de Stephen Frears comienza a generar debate a un mes de su estreno POR EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL EN LONDRES as tensiones entre Isabel II y el primer ministro británico, Tony Blair, tras la muerte de Diana de Gales, y el esfuerzo de la Soberana por superar una primera imagen de frialdad L respecto a un suceso que conmocionó a todo el mundo, pero especialmente a los británicos, centran el argumento de la película The Queen (La Reina) que se estrenará el próximo mes en los cines del Reino Unido. Isabel II, durante el funeral de Diana de Gales en septiembre de 1997 ABC El filme lleva la firma del director inglés Stephen Frears, y la actriz Helen Mirren interpretará a Isabel II. Mirren, de 60 años, aborda este papel después de su reciente éxito como Isabel I, hija de Enrique VIII y Ana Bolena, en una producción para la televisión. Michael Sheen hará de Tony Blair. La película no entra a revisar las circunstancias en las que se produjo el accidente que en agosto de 1997 costó la vida a Lady Diana, ni da alas a las teorías conspirativas que creen ver en el suceso la mano de los servicios secretos británicos, más allá de algún momento de humor negro. Su principal interés estriba en documentar las relaciones de esos días entre Isabel II y Blair y, sobre todo, en presentar el tormento interior de la reina, dividida entre el distanciamiento que oficialmente había adoptado hacia Lady Diana tras su divorcio del Príncipe de Gales y el clamor popular que reclamaba honores de Estado para el sepelio de su ex nuera. La cinta de Stephen Frears, cuyo último estreno es Mrs Henderson presenta cuenta en su palmarés con conocidos títulos como Amistades peligrosas y Héroe accidental refleja la frialdad emocional de Isabel II, pero también su dignidad y su sentido del deber y de la tradición. Según Helen Mirrer, la reina es una persona genuina, que rehúsa ser artificial. Es firme, sincera, honesta y británica En medio de la conmoción de aquellos días de 1997, desde el castillo de Balmoral, la residencia real en Escocia, Isabel II reaccionó con cautela emocional ante la noticia del trágico accidente, lo que fue interpretado como una excesiva frialdad por gran parte de su pueblo y originó una animadversión popular hacia la Corona. Entonces, Tony Blair trató de convencerla de que debía encabezar el luto de sus súbditos por la querida princesa. En esas frenéticas jornadas, Isabel II acabó encontrando la medida de su necesaria reacción: permitió que la bandera ondeara a media asta en el Palacio de Buckingham, emitió un mensaje televisado reconociendo la valía humana de Diana y salió a la calle con el resto de su familia para ver pasar el cortejo fúnebre.