Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 La Entrevista DOMINGO 27 8 2006 ABC MANUEL FRAGA Ex presidente de la Xunta Todo lo que no sea que ETA entregue las armas y renuncie claramente a la violencia es una pérdida de tiempo Persuadido de que el Gobierno está jugando con fuego en política autonómica, Manuel Fraga cree que los españoles no permitirán la desmembración del Estado, ese Estado que sus adversarios creían que le cabía en la cabeza TEXTO: ALFREDO AYCART FOTO: MIGUEL MUÑIZ Manuel Fraga vive sus primeras vacaciones lejos de la Xunta en su residencia veraniega de Perbes, en pleno crepúsculo político, pero lo hace aferrándose a una dura disciplina de trabajo que comienza, a diario, con la lectura de la prensa. Sobre la mesa de su despacho, casi en la penumbra, iluminado sólo por un solitario flexo, el senador del PP muestra un ejemplar de ABC- primero leo la prensa gallega y luego, siempre, ABC -y un abultado dossier con los comunicados de su partido sobre los incendios forestales que precisa que hago míos, en todos sus términos, de principio a fin -Batasuna se hace de nuevo dueña de la calle. -Tengo la impresión de que el llamado proceso de paz es uno de los graves errores de este Gobierno, por la debilidad que está demostrando en todo el proceso. Puede que no sean psicópatas los que organizan las manifestaciones, pero sí los que salieron en los últimos juicios insultando a los jueces y a las víctimas enfrentándose a cargos muy graves. Para conocerles no hay más que recordar como asesinaron a Yoyes- -la activista de ETA que decidió dejar el terrorismo- -cuando la mataron por la espalda mientras llevaba a su hija pequeña de la mano. Ya ve usted como se han comportado ante los tribunales y ante el público en general. Por tanto a mi me parece que por ese camino no hay mucho que hacer. -Se habla mucho de Irlanda... -Bueno, es evidente que que algunos quieren incorporar. el caso del Ulster, pero para mi no es equiparable en muchos sentidos. Además, allí se puso en marcha un proceso que ha habido que suspender varias veces, porque todo lo que no sea que se entreguen las armas y se produzca una renuncia clara a la violencia, es una pérdida de tiempo. Y eso no ha parecido por ninguna parte. ...Y muy poco de las víctimas- -Es indudable que un Gobierno no puede obviar la posibilidad de acabar con el terrorismo, pero como muy bien ha dicho el obispo presidente de la Conferencia Episcopal, monseñor Blázquez, supo- INMIGRACIÓN Hay que saber hasta dónde puede uno llegar, y hay que saber qué tipos de inmigrantes nos convienen más MEMORIA HISTÓRICA La recuperación de la memoria se puede hacer como en Inglaterra, donde la utilizan para aprender, o como este Gobierno, retirando estatuas y cambiando el nombre de las calles NAZÓN DE BREOGÁN Estoy en desacuerdo. El Estatuto debe recoger definiciones jurídicas, no expansiones poéticas INCENDIOS FORESTALES La gente no se chupa el dedo. Sabe que éste ha sido el peor de los últimos quince años, y también sabe que no se puede responsabilizar al Gobierno anterior ne primero un arrepentimiento, y la petición de perdón a las víctimas. Después se podría empezar a hablar de ciertas cosas, De otras no, porque lo que suponga un precio político debe excluirse. ¿Por qué implicar a los navarros que no tienen nada que ver con este asunto? y así sucesivamente. Por lo tanto ese es un tema preocupante y que, desde luego, no va por el buen camino- ¿La responsabilidad es achacable únicamente a este Gobierno? -Es el Gobierno el que ha reabierto ese asunto. Siempre ha habido contac- tos para ver si era posible llegar a una fórmula razonable, sin precios políticos y con compensaciones humanas para algunos de los que están cumpliendo condena, pero en este caso se están planteando cuestiones en las que no es posible entrar. -En paralelo, estamos en pleno debate estatutario y se habla incluso de un camino hacia la desmenbración del Estado- -Estoy persuadido de que eso no va a ocurrir, porque los españoles no lo van a permitir, pero se está jugando con fuego. Se ha entrado con demasiado ímpetu en algunas materias que, en todo caso, deberían haberse abordado antes en una reforma de la Constitución. Hay que recordar que en muchas partes de España ocurre como en Galicia, donde nos sentimos tan españoles como gallegos y tan gallegos como españoles. Hay que recordar que ha habido estatutos- -Valencia, Baleares- -que se han aprobado con el apoyo de los dos grandes partidos. En cambio, el de Cataluña es un ejemplo de cómo un Gobierno que no tiene la mayoría suficiente para hacer ese tipo de cosas se ha aliado con todos los pequeños grupitos separatistas para sacar un estatuto que ha dado lugar a las declaraciones que ha hecho estos días Maragall, en una de sus maragaladas, diciendo que después del Estatuto catalán queda un estado residual en España y pidiendo la transferencia de las competencias aeronáuticas y cosas semejantes. Está claro que ese no es el camino para resolver el problema. -Ahora se debate el gallego, ¿qué le parece la inclusión de Nazón de Breogán defendida por el PSOE- -Hay quien habla de la Nazón de Breogán, personaje que no existió ni en Irlanda, y que está en un himno compuesto por un poeta, el gran bardo Eduardo Pondal, pero no por un historiador, como también se habla de los suevos, que fueron los más bárbaros de los bárbaros. Hablan de Nazón de Breogán porque está en un himno regional, estrenado en Cuba, por cierto. Estoy en total desacuerdo con esa deno- minación, porque el Estatuto debe llevar definiciones jurídicas, no expansiones poéticas. En total desacuerdo aunque se limiten a incluirlo en el preámbulo. -Podría haberse evitado esta deriva si se hubieran aceptado sus propuestas durante la etapa de José María Aznar en el Gobierno? -Bueno, yo había propuesto, sin necesidad de modificar la Constitución, ciertos arreglos en la interpretación que en algunos casos ya han sido aceptados por este Gobierno: la conferencia de presidentes, o la participación en las delegaciones ante la UE que siguen siendo españolas, pero según la especialidad del caso se contempla la participación de las Comunidades Autónomas. Si se habla de pesca es absurdo que no esté presente Galicia, de la misma forma que si se hace de aceite de oliva debe estar Andalucía participando en una delegación que sigue siendo del Estado.