Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 26 8 2006 Sociedad 47 Religión Representantes de todas las religiones rezarán juntos en Asís por la paz La globalización y la crisis en Oriente Próximo, entre los asuntos a debate b El encuentro se celebra los días El Papa anima a impulsar la revolución cristiana en su mensaje a Rimini b Más de 700.000 personas en el 4 y 5 de septiembre, con motivo del 20 aniversario de la histórica Jornada Mundial de Oración por la Paz convocada por Juan Pablo II JESÚS BASTANTE MADRID. El 27 de octubre de 1986, Juan Pablo II convocaba una Jornada Mundial de Oración por la Paz en la ciudad italiana de Asís, cuna de San Francisco. El histórico encuentro reunió a destacados líderes religiosos, representantes de las doce principales religiones del planeta, quienes rezaron y ayunaron juntos para pedir la paz en toda la Tierra. Católicos, protestantes, judíos, musulmanes, budistas, sintoístas, religiones tradicionales africanas, hinduistas... todos se unieron al Papa y a otras figuras, como el Dalai Lama o el arzobispo de Canterbury, reclamando la búsqueda de vías de paz y condenando el fanatismo en nombre de la religión. De aquel encuentro nació el llamado espíritu de Asís que prendió la llama para la celebración de otros encuentros interreligiosos, como el que, quince años después, volvió a congregar a los mismos protagonistas en la ciudad italiana. Aquel encuentro coincidió con el fatídico 11- S, y la respuesta dada por los líderes religiosos caló hondo en la opinión pública: No se puede utilizar el nombre de Dios para matar encuentro organizado por Comunión y Liberación en Italia, que hoy concluye bajo el lema La razón es exigencia del infinito J. B. MADRID. Más de 700.000 personas se han congregado esta semana en la localidad italiana de Rimini para participar en la 27 edición del encuentro organizado por el movimiento Comunión y Liberación y que hoy concluye bajo el lema La razón es exigencia de infinito Al comienzo del mismo se leyó un mensaje de Benedicto XVI en el que el Papa destacó la revolución cristiana necesaria para la actuación en la sociedad actual. Para el Pontífice, el ser humano experimenta un ansia de búsqueda continua, que va siempre más allá, más allá de lo alcanzado ante la que Dios sale al paso, hoy y siempre El Papa añadió que todo hombre puede conocer a Dios y saciar en Él su propia sed A lo largo de esta semana, los participantes en la reunión de Rimini han abordado los desafíos de los cristianos en la vida pública, así como las dificultades para llevar a cabo una labor política desde los parámetros de la ética cristiana. Una de las invitadas fue la socialista Gotzone Mora, quien explicó que su lucha por la libertad en Euskadi está sostenida por la fe Mora declaró que yo no abandono el País Vasco y mi lucha por la libertad, de igual modo que Jesús no quiso bajarse de la cruz Por otro lado, el cardenal de Viena, Christoph Schonborn, aseguró que, en la actualidad, la Iglesia católica no sostiene las posiciones creacionistas. No sostiene que el mundo fue creado en seis días Durante su intervención en Rimini, el purpurado también negó las tesis puramente evolucionistas y que apuestan por la mera casualidad para la creación del mundo. Es importante- -apuntó Schonborn- -distinguir entre la teoría científica de la evolución y la ideología evolucionista La primera, en su opinión, no provoca conflicto entre la fe y la razón, mientras que la segunda pretende imponer como científica una conclusión que no es científica: que en el origen de la vida se encuentra la casualidad Para el cardenal, este pensamiento evolucionista puede originar consecuencias peligrosas en campos como la economía, la bioética o la pedagogía. Precisamente, Benedicto XVI mantendrá en septiembre un encuentro sobre la evolución con especialistas en la materia. Compromiso por la paz Veinte años después del primer encuentro de Asís, la Comunidad de San Egidio ha organizado otro evento, bajo el lema Por un mundo en paz. Religiones y culturas en diálogo que también tendrá lugar en la basílica inferior de Asís y cuyo objeto no es otro que renovar el compromiso ecuménico por la paz y la reconciliación entre las diversas civilizaciones, así como analizar los desafíos de la globalización y la situación en Oriente Medio. Entre los asistentes al evento, que se celebrará los días 4 y 5 de septiembre, se encuentran el Gran Rabí Cohen de Haifa, los rabinos Toaff y Di Segni de Roma; Ibrahim Ezzedine, consejero de la Presidencia de los Emiratos Árabes Unidos; el secretario de la Federación Luterana, Mundial Noko; el presidente de la Conferencia de las Iglesias Europeas, Jean- Arnold de Clermont, los cardenales Paul Poupard y Stanislao Dziwisz, y representantes de todas las confesiones cristianas de Oriente y Occidente, con una fuerte presencia de regiones de frontera como Israel y Medio Oriente, Pakistán, Extremo Oriente y Mediterráneo. En un tiempo marcado por el terrorismo y por las guerras, como también por esfuerzos de diálogo y de reconciliación- -indican los organizadores- Juan Pablo II, con líderes de distintas religiones en Asís en enero de 2002 las religiones han asumido un papel relevante en el espacio público y en lo que se refiere a identidades y enfrentamientos, y cada vez están más sometidas al desafío de la instrumentalización extremista Por ello, desde Asís, cuna de la paz, las grandes religiones han consensuado volver a poner en el centro del debate mundial el diálogo entre culturas diferentes como clave para acabar con el enfrentamiento de civilizaciones A lo largo de doce paneles de trabajo, los participantes en el encuentro apostarán, además, por un desarrollo y una globalización no inspirados sólo por el mercado, sino capaces de poner en el centro las legítimas aspiraciones del hombre y de pueblos enteros, mien- REUTERS tras se interrogan sobre las preguntas religiosas más profundas, cada una dentro de la propia tradición y en franca confrontación con las otras y con testimonios de relieve de la cultura laica La Comunidad de San Egidio fue fundada por el historiador Andrea Riccardi en Roma en 1968, a la luz del Concilio Vaticano II. En la actualidad, es un movimiento al que pertenecen más de 50.000 personas, comprometidas en la evangelización en más de 70 países. Junto a esta labor, los miembros de San Egidio han ejercido como mediadores para desactivar conflictos civiles y promover acuerdos de paz en varios países del mundo, desde Timor Oriental a Irlanda, Ruanda o Congo.