Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 Madrid SÁBADO 26 8 2006 ABC De fiesta en la Comunidad Alcalá de Henares. Fiestas hasta el domingo 27 Villavieja del Lozoya. Fiestas hasta el día 27 Navalafuente. San Bartolomé, hasta el día 27 Robledo de Chavela. Fiestas hasta el 28 de agosto San Sebastián de los Reyes. Hasta el 31 de agosto El Molar. Feria de verano, hasta el día 3 Cerceda. Fiestas de verano, hasta el 31 de agosto Titulcia. Fiestas de la Virgen del Rosario Colmenar Viejo. Fiestas patronales hasta el día 30 Batres. Fiesta de Sagrados Corazones Salud Pública El Dolmen de Dalí Cada madrileño toma 95 litros de leche anuales, 4 más que la media nacional Cada madrileño consume al año 95,6 litros de leche, cuatro más que la media nacional, que se sitúa en 91,5 litros por habitante. Según Salud Pública, la leche líquida es el producto lácteo más consumido y los hogares de la región gastan un 11,6 por ciento de su presupuesto en este sector. Sanidad anuncia más inspecciones, tanto en la publicidad de estos productos como en sus ingredientes. La esfera de Newton vuelve a colocarse en la plaza de Felipe II La esfera de Newton del conjunto monumental El Dolmen de Dalí, en la plaza de Felipe II, ha vuelto a su sitio tras su misteriosa desaparición hace unos días. En un principio se pensó que había sido sustraída, pero más tarde se descubrió que fue recogida por agentes de la Policía Municipal el pasado viernes, 18 de agosto, cuando se desprendió accidentalmente de la estatua. M. D. La Comunidad estudia convertir el yacimiento de El Llano de la Horca en un Parque Arqueológico. Allí se esconden los primeros madrileños, los carpetanos, prerromanos que ocuparon la región entre los siglos III y I a. de C. Guerreros madrileños, al descubierto TEXTO: S. ALLER FOTO: ABC MADRID. Mostrar la vida y las costumbres de los primeros madrileños. Ése es el objetivo que persigue la dirección general de Patrimonio de la Comunidad, que estudia convertir en Parque Arqueológico El Llano de la Horca, en el municipio madrileño de Santorcaz. Las excavaciones en este yacimiento carpetano de la Segunda Edad del Hierro han aportado informaciones tan valiosas que permiten reconstruir retazos de esta cultura prerromana que ocupó casi la totalidad de la región entre los siglos III y I a. de C. Su conversión en Parque no será posiblemente la única novedad en este recinto, que podría recibir en breve la declaración de Bien de Interés Cultural. Así lo anunció ayer el director general de Patrimonio Histórico, Javier Hernández, durante la visita que realizó al yacimiento acompañado del alcalde, Florentino Hermida, y los codirectores del proyecto: el director del Museo Arqueológico Regional, Enrique Baquedano, y dos miembros de su equipo, Gabriela Märtens y Miguel Contreras y, en representación de la Universidad Complutense de Madrid, el catedrático Gonzalo Ruiz Zapatero. Hornos, hogares, silos... El yacimiento tiene más de 8 hectáreas de superficie y hasta ahora sólo se han excavado unos 1.600 metros cuadrados, exhumándose una parte del poblado. Poner al descubierto la totalidad del recinto podría llevar, dicen, cuatro o cinco años más. Este territorio arqueológico se descubrió en 1985 por acción de expoliadores furtivos y no fue hasta cinco años más tarde cuando una campaña de excavación dirigida por la Complutense confirmó su entidad. Ya en 2001, la Comunidad de Madrid asumió el proyecto y comenzaron las excavaciones continuadas. El objetivo, conocer a los primeros moradores de la región, los últimos indígenas dicen los expertos, de la Comunidad. Los primeros cinco años de investigaciones ya han arrojado resultados; se han descubierto muros de viviendas, hogares, hornos, silos, fosas y pozos. Se han encontrado además obje- Un equipo de técnicos trabaja en el yacimiento arqueológico de Santorcaz tos muy significativos como monedas, placas decoradas, fíbulas, cardadores, puntas de flecha, numerosas concentraciones de cerámica fragmentada (vasijas y tinajas de almacenaje) fusayolas, pondera, ruedas de molino, cuchillos, pinzas, agujas de hueso y bronce, cantos de cuarcita, manos de molino, proyectiles de honda, canicas, fósiles y concentraciones de teja, entre otros. Con todo este puzzle al aire libre, los expertos empiezan a trazar la fisonomía de aquel antiguo poblado. Se trataría, dicen, de una comunidad urbana desarrollada, con algún tipo de jerarquía social, de creciente especialización industrial y con una población bastante densa. tencia son del año 220 a. de C. y durante la Segunda Guerra Púnica (218 a 206 a. de C. cuando las tropas de Aníbal atravesaron el interior de la Península Ibérica para asegurarse el control de la zona. Estas noticias los describen como el pueblo más guerrero de la Meseta Sur, usados por los cartagineses como mercenarios en sus ejércitos. Sin embargo, tras la toma de Helmantiké (Salamanca) después de que sus habitantes (vettones) vencidos se extendiesen por tierras carpetanas, los carpetanos se entregaron a los cartagineses. Según Polibio, la población se reorganizó en el territorio, incluso con traslados forzosos. A partir de este momento, la etnicidad carpetana empezó a fragmentarse. En la Segunda Guerra Púnica La agricultura sería, tal vez, su principal recurso, aunque contaban con actividad comercial. Además, la concentración de cerámicas y de tejas en algunos puntos sugieren la existencia de talleres o centros artesanales. Aquellos primeros madrileños, los carpetanos, tienen una historia interesante. Las primeras noticias de su exis- El recinto arqueológico podría recibir próximamente la declaración de Bien de Interés Cultural