Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional FRÁGIL ALTO EL FUEGO EN ORIENTE PRÓXIMO SÁBADO 26 8 2006 ABC La guerra y los escándalos convierten a Olmert en un muerto viviente La Prensa israelí califica de descalabro la campaña contra Hizbolá b Los israelíes piden la dimisión del primer ministro, del responsable de Defensa y del jefe del Ejército, y consideran a sus líderes como personajes calamitosos LAURA L. CARO. ENVIADA ESPECIAL JERUSALÉN. Encerrona desesperada crisis inevitable estrés postraumático situación de emergencia Ciudadanos y medios de comunicación compiten estos días en expresiones de pesimismo con respecto al contexto político y moral del Israel de la posguerra, un país largamente identificado con su poderío militar, hoy incapaz de asumir el descalabro contra una pequeña organización guerrillera léase Hizbolá- -que ha despertado el fantasma de su vulnerabilidad, y peor aún, un país incapaz de tolerar que la clase dirigente a la que acusan de haber gestionado mal la guerra hasta impedir la victoria no se marche. ¿Por qué, por qué nos hicísteis esto? -se preguntaba ayer un columnista del diario Haaretz de Jerusalén- Ha habido periodos que producen mejores o peores dirigentes, pero nunca ha habido una dirección tan propensa a la calamidad, como un toro furioso que cornea a sus amos, y los ciudadanos de Israel son los amos Los reproches amargos y las peticiones de asunción de responsabilidad de reservistas o no se centran en las actuaciones de Amirt Peretz, -líder laborista y titular de Defensa- -y Dan Halutz, jefe de las Fuerzas Armadas, pero sobre todo del primer ministro, Ehud Olmert, al que la Prensa ha calificado esta semana como un muerto viviente Un sondeo dado a conocer ayer indicaba que el 63 por ciento de la población exige su dimisión, el 74 por 100 la de Peretz y el 54 por 100 la de Halutz. Un reflejo de que, al menos a Olmert, las visitas rodeado de cámaras al norte golpeado por los katiushas y sus promesas de que proveerá inversiones para convertir Haifa en el paraíso que debe ser no le han valido esta semana para corregir su caída de popularidad. la medida en que consiga explotar el río revuelto de los errores de la contienda, y el Kadima, de Olmert, a su vez hoy entre la espada y la pared a cuenta de la negativa de sus socios laboristas a aprobar las reformas presupuestarias necesarias para hacer frente inmediato a los costes del reciente episodio bélico. Se cuece, aseguran, un nuevo gabinete, y al parecer con cabida para el ultranacionalista Avigdor Lieberman, del Israel Beitenu para muchos una solución que sólo sirve de parche en cualquier caso mejor que unas elecciones anticipadas, en las que los analistas ven, si no muchas dificultades- -como lograr una mayoría para la disolución en la Knesset- sí el temor a que todo se quedara como está. ¿Quién va a reemplazar a Olmert, el novato sin experiencia? ¿Livni? ¿el más impopular ministro de Defensa habido nunca, Peretz? ¿los Netanyahu y Barak del no- sotros lo intentamos ya antes, gracias? ironizaba un experto en el Jerusalem Post. Planes como la retirada de Cisjordania son víctimas de esta nueva realidad israelí, que en un futuro inmediato estará marcada también por la, a priori implacable, comisión oficial de investigación que- -si el primer ministro no lo remedia imponiendo una interna, que él mismo controlaría- -amenaza con levantar ampollas. Hasta el punto de abocar a Olmert a una nueva aventura armada en el Líbano: ya lo dijo el jueves en el norte: Hay que prepararse para cualquier escenario La experiencia, hoy símbolo de responsabilidad de Golda Meir, obligada a dimitir en 1973 tras los fallos en la guerra del Yom Kipur, persigue como una sombra afilada al primer ministro. El equipo de Acción contra el Hambre, con su director Basilio Rodríguez en el centro, abastece de agua a la población Las bombas del Israel destrozaron las canalizaciones y tuberías del sur del Líbano. Miles de personas y la ONG Acción Contra el Hambre trabajan para solucionar el problema ¡Agua, por fin tenemos agua! TEXTO Y FOTO MIKEL AYESTARÁN. SERVICIO ESPECIAL Gobierno débil Ni los escándalos sexuales del presidente, Moshe Kastav- -que ayer tachaba de infamias las acusaciones de abusos por las que está siendo interrogado- ni las dificultades para desplegar la Finul en el sur del Líbano, ni siquiera las provocaciones de Siria, han logrado correr una cortina de humo sobre la debilidad del mandatario y, por extrapolación, de su Gobierno. Y es que en el convulso marco político israelí, -siempre dispuesto a sacar a relucir los cuchillos con guerra o sin ella- está abonado el camino para las intrigas palaciegas de poder y los ajustes de cuentas entre el Likud, en la oposición, que tiene todas las de ganar en SRIFA (LÍBANO) Un país con agua. Un país verde con campos de cítricos y plátanos sufre por primera vez restricciones serias de agua en su frontera sur. Los bombardeos continuos durante de 34 días afectaron a las canalizaciones principales, que discurrían bajo las carreteras. Ahora el agua se vende, como la gasolina. Muchos particulares han instalado bombas alimentadas por generadores en los pozos y luego la distribuyen por las casas en tractores cisterna. Lo que antes costaba 14 dólares al mes, ahora cuesta 30 a la semana, una cantidad prohibitiva para muchas familias que lo han perdido todo. Acción Contra el Hambre ha desplazado un equipo de siete profesionales a la zona, cinco de ellos españoles. Su trabajo se centra en la distribución de agua y la reparación de la red de saneamiento. Srifa o la zona de Qana son sus áreas de acción y la labor empieza a dar frutos, aunque también han tenido algún susto. A comienzos de esta semana tuvieron que abandonar a media tarde sus tareas sobre el terreno ya que recibieron la noticia de que el Ejército de Israel se acercaba a la zona y se podían producir combates con la milicia de Hizbolá. Grandes avances Basilio Rodríguez (Guadalajara, 1981) es el hidrólogo que encabeza la misión y piensa que el tema está avanzando rápido... El agua está lim- pia, los pozos están a quinientos metros y no ha habido filtraciones. Lo que ocurre es que llegaba a las casas por medio de las grandes canalizaciones, que están rotas, o por medio de bombas, que estaban enchufadas a la red eléctrica, pero ya no hay suministro eléctrico. Nosotros instalamos depósitos temporales y grifos colectivos para solucionar esta primera urgencia. También negociamos con los dueños de los pozos, les compramos el agua y la repartimos gratis En Srifa, los nuevos grifos instalados en las calles han alegrado la vida a los residentes que se acercan con sus garrafas y exclaman, mirando a los técnicos de ACH, ¡por fin tenemos agua!