Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 SÁBADO 26 8 2006 ABC Internacional Un grupo de militares franceses del actual contingente de la ONU se disponen a desembarcar en el puerto libanés de Naqura EPA Chirac califica de exagerada la petición de la ONU de 15.000 soldados para el Líbano La Unión Europea aportará alrededor de la mitad de los cascos azules solicitados por Kofi Annan b La Fuerza Interina de Naciones Unidas en el Líbano (Finul) sólo podrá disparar en defensa propia; para el resto de las circunstancias deberá solicitar autorización MARIBEL NÚÑEZ. CORRESPONSAL BRUSELAS. El despliegue de cascos azules en el Líbano, fruto de la resolución 1.701 aprobada por la ONU hace unas semanas, sigue siendo objeto de cruces de declaraciones en las principales capitales del mundo. Un día más, París centró buena parte de ellas, ya que el presidente francés no dudó en calificar de totalmente exagerada la cifra de 15.000 hombres solicitada por Naciones Unidas. Según Chirac, tener 15.000 soldados de la ONU más 15.000 libaneses en un territorio la mitad de grande que un departamento francés no tiene sentido El secretario general de la ONU, Kofi Annan, tardó sólo unas horas en responderle al asegurar que no creo que estemos considerando una cifra superior a lo necesario, que fue de 15.000 hombres, aunque como el despliegue se hará en tres fases quizás se puedan ir viendo las necesidades El presidente galo hizo estas declaraciones en una rueda de prensa conjunta con la canciller alemana, Angela Merkel, quien coincidió con Chirac en la necesidad de que Israel levante el bloqueo marítimo y aéreo sobre el Líbano. La canciller pidió además una nueva iniciativa del Cuarteto (UE, Estados Unidos, ONU y Rusia) para vincular en un proceso político las negociaciones que se llevan a cabo actualmente para la nueva tropa de paz en el Líbano. Mientras tanto, a unos cientos de kilómetros, en Bruselas, el Líbano era el tema fundamental de la reunión extraordinaria de ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea, que contó con la presencia de Kofi Annan. Tras días de tira y afloja y negociaciones de última hora, al final la UE consiguió ofrecer a la ONU alrededor de la mitad de los soldados que pidió, entre 5.600 y 6.900, según el presidente de turno del Consejo, el finlandés Erkki Tuomioja. La horquilla de la cifra obedece a que muchos países todavía no han fijado un número concreto de cascos azules, y también a que han dado una cifra aproximada hasta que reciban la aprobación de sus parlamentos. Dentro de esta aportación global a la fuerza, Italia es el país que más soldados destinará a la misión (entre 2.000 y 3.000) seguido de Francia (2.000) España (entre 1.000 y 1.200, según las fuentes) Bélgica (400) Polonia (250) y Países Nórdicos (500 entre Finlandia, Suecia y Noruega) Los otros contribuirán con el envío de material logístico y con unidades aéreas y navales de apoyo a la misión. El resto hasta completar los 15.000 que pidió la ONU provendrán de Bangladesh (1.500) Indonesia (1.000) y Malasia (1.000) En cuanto al mando de la misión, y a pesar de que parecía que Italia iba a comandarla desde el principio, ayer se hizo público que había un acuerdo previo para que Francia lo ostente hasta finales de febrero de 2007, y luego pasara el testigo a Italia. No desarmarán Hizbolá Algunas de las reticencias de los últimos días para mandar soldados europeos a la misión, basadas en la falta de concreción de ésta y en las dudas sobre su capacidad de respuesta ante eventuales ataques, quedaron despejadas ayer, según la Presidencia finlandesa. Así, por ejemplo, las tropas del Líbano serían las que se encargarían del desarme de Hizbolá, ya que éste no se puede hacer por la fuerza, sino que tiene que haber un acuerdo político, por lo que las tropas europeas no pueden hacer este trabajo según explicó ayer Annan en rueda de prensa, después de la reunión. En cuanto a la capacidad de respuesta de los cascos azules europeos, éstos podrán responder con fuego sin autorización para defensa propia pero no para proteger a la población civil, según explicaron fuentes del Consejo de la Unión Europea. En el terreno de las declaraciones, Annan no dudó en calificar de éxito Francia ostentará el mando de la fuerza hasta finales de febrero de 2007; luego pasará el testigo a Italia De producirse, el desarme de la milicia de Hizbolá será exclusiva tarea de las tropas libanesas