Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6- 7 4 0 LOS VERANOS DE ga a sus personajes y creo que esta historia necesitaba esa credibilidad, y que el actor perfecto era Paul Giamatti. Ha sido estupendo trabajar por fin con él... Es un genio. -Déjeme preguntarle algo: cuando se habla de sus películas todo el mundo está de acuerdo en que hay dos conceptos que se repiten: la fe y la soledad. Pero creo que también hay en su carrera una obsesión por el Dharma, ese concepto oriental en que el hombre no alcanza la felicidad hasta que sabe cuál es el lugar que le corresponde en el mundo. -Bueno, no sé si puedo contestarte correctamente esa pregunta, pero mi respuesta sería ésta: no sé si es mucho suponer que nosotros, cada uno de nosotros, encaja en el ritmo del universo de una forma muy específica. Cuando negamos nuestra naturaleza no encajamos en ese ritmo y nos vemos obligados a luchar. Eso nos hace infelices. Mucha gente en el mundo no encuentra su ritmo, un 99 9 por Paul Giamatti: Lo mío es ser un secundario D. LÓPEZ VALLE Paul Giamatti es hijo de catedráticos de la muy prestigiosa universidad de Yale. Y se nota: tiene un algo de señorial, su risa es franca y cultiva un sentido del humor de ironía distante. Sin embargo en La joven del agua vuelve a interpretar a un personaje plúmbeo y raro: Sí, vale, es un tartamudo solitario y todo eso, pero es un papel de lo más interesante. Para ser un protagonista, me permitió expresarme como a mí me gusta Y es que Giamatti debe ser de los pocos actores de Hollywood que prefiere estar en un segundo plano: Lo mío es ser un secundario, porque normalmente me permite ser más excéntrico. Me crié leyendo a Poe y me atraen los personajes grotescos, así que procuro dar cierto toque de todo esto a mis papeles. Además, no me gusta demasiado verme en la pantalla Sin embargo, las ofertas para protagonizar filmes no han parado de llegarle desde que hiciera Entre copas en 2004: No diré que cambió mi vida, pero esa película al menos cambió mi cuenta corriente. Ahora gano más dinero, lo cual es bastante agradable, ¿no? ciento. Ocasionalmente hay personas que lo encuentran y se convierten en imanes para la gente y las ideas, pueden hacer tantas cosas porque han encontrado ese ritmo... Nuestro trabajo en el planeta es encontrar nuestro ritmo y hacer que encaje con el de la naturaleza. ¿Es algo que puede aplicarse a su carrera? -Eso creo. Todos tenemos ritmos diferentes, así que, si yo trato de ser tú, seré infeliz y nuestra relación no funcionará porque yo no estaré haciendo las cosas que se supone que tengo que hacer. Eso es lo que sucede en muchas ocasiones, cuando luchamos por las cosas equivocadas, como el dinero por ejemplo, que nos distraen y nos impiden encontrar el auténtico camino. No sé si le he contestado pero tenemos que creer en la búsqueda de ese ritmo, porque una vez que lo encontremos tendremos poder y actuaremos de la manera en que se supone que tenemos que actuar. ¿Su filmografía es la búsque- da de ese ritmo? -Bueno, creo que la búsqueda de ese ritmo forma parte de un plan: es como cuando miras la carrera de Johnny Depp. Yo era de esos que le miraba y pensaba: es buen actor, tiene suerte, le ofrecen buenas películas... y qué raro es Pero después de unos años me he dado cuenta de que no funciona así; creo que Depp tenía un plan maestro desde el principio de su carrera, que es el que la he hecho llegar donde está, siendo mejor actor, en una posición envidiable dentro de la industria. Ahora dices: Oh, el tipo no era raro No jugaba ningún papel. Ha sido así desde el principio y ha sido su lealtad a sí mismo y a su forma de ser la que le ha llevado donde está. ¿Y usted también tiene un plan maestro? -Bueno, lo intento. Creo que tengo claro hacia donde quiero ir y estoy haciendo los pasos en esa dirección. Espero no perderme y tener que volver a ser el hombre que hace películas de terror con finales sorpresa risas LA JOVEN DEL AGUA A veces veo sirenas POR E. RODRÍGUEZ MARCHANTE INÉS BAUCELLS ersonalísimo narrador este M. Night Shyamalan, cuyas virtudes son tan enormes, tan especiales, que si uno las tensa se acaban convirtiendo en sus mismos defectos. Sólo usa, o crea, materiales magníficos, untados con la brea de lo inverosímil, lo legendario, lo infantil o lo imposible, y siempre entre halos de misterio y volutas de humo y dudas... Dibuja climas y atmósferas complejísimos con la facilidad que un niño una casa, un árbol y un sol... Te impide relajarte en tu butaca, te promete tres vueltas de campana, te lleva hasta un final (generalmente un estallido, un bofetón, el revés de la lógica... y te deja, al momento, con una impresión de que alguien, tal vez él, te debe algo. La joven del agua es, como todo su cine, la aplicación de un cuento a la vida real. Shyamalan es un narrador de intrigas, sí, pero también es un formidable cuentista y, probablemente, un poeta sujetado, y aquí, en esta película, se reúne a sí mismo por completo: película de intriga, un precioso cuento infantil y tan lleno de ambición poética como la P almohada de noche de Gustavo Adolfo: no lo oculta, La joven del agua es el resultado de una ecuación admirable: el sueño de sus hijos y su idea oriental del más allá, que goza del privilegio de una idea para enmarcar: qué o quién hay debajo del desagüe de la piscina, y unos actores para colgar (enmarcados) especialmente el impagable Paul Giamatti, que adorna la película con su composición compleja de un tipo sin otra importancia que la de salvar el mundo (la potencia de la impotencia) No es fácil alabar el trabajo interpretativo de ella, Bryce Dallas Howard, pero en su silencio de sirena transmite frío, fragilidad, fortaleza y calor, al tiempo, y en cualquier caso está en algunas escenas nunca vistas ni soñadas con ver. LA JOVEN DEL AGUA Director: M. Nignt Shyamalan Nacionalidad: EE. UU. 98 minutos Intérpretes: Paul Giamatti, Bryce Dallas Howard, Freddy Rodríguez, Jeffrey Wright, Mary Beth Hurt, Bob Balaban Calificación: