Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional VIERNES 25 8 2006 ABC Una niña desaparecida hace ocho años. Uno de esos casos que violentan el mórbido estilo de vida vienés, como el Danubio tan tranquilo en la superficie. La chica se escapó el miércoles y su secuestrador se ha arrojado a un tren Natascha, la muchacha cautiva RAMIRO VILLAPADIERNA. CORRESPONSAL BERLÍN. Un horizonte limitado, desde un día camino de la escuela, a los 10 años de edad, por 21 metros cúbicos de fosa: 3.096 días cautiva, conocer el mundo sólo al través del relato de tu raptor, pasar la pubertad, cumplir la mayoría de edad, sola, sumergida, bajo una puerta insonorizada. Finalmente un descuido a mediodía, una huida pasmada y sólo una vieja cicatriz como documento de identidad. Natascha ha reaparecido inopinadamente con 18 años, a plena luz del día, tras permanecer casi la mitad de ellos en el foso de montaje bajo el garaje de su secuestrador, en la aldea de Strasshof (Gänserndorf) a 25 kilómetros al noroeste de Viena. Tras escapar y alcanzar el jardín de al lado, la atolondrada muchacha intentó convencer a un vecino atónito, que la condujo a una gendarmería: Estaba tan, tan pálida... decía ayer su padre a Die Presse, en una habitación de hotel con su hija. Lo primero que pidió tras verse a salvo fue una manzanilla La Policía ha logrado confirmar por una cicatriz la identidad de Natascha Kampusch, aunque espera la confirmación del ADN, como así lo han admitido sus padres, separados y sin volver a verse desde 1998. Estamos inmensamente aliviados pero necesitamos tiempo han dicho a la cadena ORF, también Natascha, va a necesitar reacomodarse a su familia Entre los utensilios había varios libros (1) un televisor (2) y una radio (3) La vida en 21 metros cúbicos Puerta de acceso 3 1,6 metros 2 1 50 cm. 1 Natascha Kampusch pasó 3.096 días cautiva en este agujero Strasshof (Lugar del secuestro) Rep. Checa Alemania Bregenz Suiza 50 cm. Hungría Linz Salzburg Austria 2 metros Viena 3 me Graz Eslovenia Innsbruck Italia Lienz tros 2 m etr os Escalera de bajada al zulo Infografía ABC Escalera de acceso al altillo A veces, incluso, Natascha había podido contemplar la televisión y, según de fuentes policiales, el lugar era mantenido a temperatura templada El acceso al cubículo era bloqueada por una pesada caja fuerte, cuando el secuestrador se ausentaba de la casa. Según entienden los agentes del relato de Natascha, Priklopil había ido relajando la seguridad en torno a la chica, en los últimos tiempos, e incluso esta primavera habría salido por primera vez con ella por esta aldea de Baja Austria: No era tan prudente como al principio dice el jefe de la investigación, Nikolaus Koch. La muchacha ha sido bien cuidada y está sólo frágil y muy pálida pero se encontraría bajo un fuerte síndrome de dependencia y pasó su primera noche en un lugar seguro y tratada por psicólogos según la gendarmería austríaca. Ésta dice sin embargo que no pareció impresionada al saber del suicidio del secuestrador: le decía que tenía la casa plagada de bombas y que vivo nunca me cogerán No estaba desaliñada y de salud está bien, también parece estar mentalmente bien, al menos a los ojos de un lego detallaba luego el portavoz policial, Armin Halm, citado por medios locales. La chiquilla explicó desde un primer momento que había sido secuestrada y era mantenida cautiva por un hombre en su sótano, para sorpresa del vecino de 80 años que se la topó, nerviosa y dando voces, y de la Policía. Varios Agentes y psicólogos especializados intentan establecer ahora qué tipo de relación unía al secuestrador y a su cautiva, aunque en un primer momento parece no haberse detectado la Casi un colapso Su hermanastra, Sabina Sirny, dijo a la televisión que su madre sufrió casi un colapso al conocer la nueva y que siempre había asegurado que Natascha seguía viva El captor, un técnico de comunicaciones de 44 años, del que sus vecinos dijeron ver el coche salir disparado poco después de la escapada, se arrojó por la noche a un tren de cercanías, en la estación de Leopoldstadt, y ha sido ya identificado por la Policía. Wolfgang Priklopil, calificado como un solitario por otros residentes, según el agente federal Erich Zwettler, había sido interrogado hace años, tres meses tras la desaparición, junto a cientos de otros dueños de furgonetas blancas como la apenas vista cuando la desaparición de la niña: Ofreció una buena coartada dijo Zwettler. Los vecinos nunca observaron nada extraño, de tanto en tanto una mujer le cortaba el césped, y tampoco la madre del atormentador sospechó jamás y ayer se le hundió el mundo al saber que su hijo se había matado. El diario Standard subraya que el foso o rampa de montaje había sido razonablemente acondicionado con retrete, baño, un altillo con litera y estanterías con libros, diarios y una radio. existencia de abusos sexuales. Según los investigadores, el raptor habría estado dando clases a la niña durante este tiempo y ésta debía dirigirse a él como señor El psiquiatra juvenil Werner Leixnering dice a Die Presse que, aunque Natascha parezca ahora abierta y accesible, urge una terapia porque el trauma emocional emergerá más tarde. Asaltan preguntas sobre qué ocurrió si alguna vez estuvo enferma o qué hubiera sucedido de caer muy grave. Aún peor: ¿qué habría sido de ella encerrada si él hubiera sido internado enfermo o hubiera muerto en accidente? Buscada en Hungría La desaparición de Natascha, el 2 de marzo de 1998, cuando se encaminaba a su colegio, lanzó una gran operación de búsqueda y captura que se extendió incluso a la vecina Hungría. Su repentina reaparición solventa uno de los mayores misterios policiales, en la tan apacible como a veces inquietante Austria, y parece plantear una larga serie de interrogantes, sobre todo entre familias- -cientos en toda Europa- -que han visto desaparecer como por ensalmo a alguno de sus hijos de poca edad en los últimos años, sin dejar rastro. Medios británicos han ofrecido ya al parecer 30.000 euros por entrevistarse con la muchacha. Entre tanto, las investigaciones prosiguen en todas las direcciones dijo Koch a la agencia Apa, pues al parecer una compañera del colegio había declarado a la investigación que, cuando se produjo el secuestro, había un segundo hombre, al volante de la furgoneta. El zulo de 21 metros cúbicos en el que estuvo encerrada Natascha -EPA Tras alcanzar el jardín de al lado, la muchacha convenció a un vecino que la condujo a una gendarmería El captor, al notar la ausencia de la joven, se suicidó arrojándose a un tren de cercanías