Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 25 8 2006 Internacional 25 ¿CREE USTED EN LA ONU? i usted es de los que todavía creen en la Organización de las Naciones Unidas como la garante fundamental de la paz y la estabilidad mundial, sin duda se debe a que todavía no conoce ninguna de las misiones desarrolladas por los famosos cascos azules a tal fin. Miles de cadáveres son el triste resultado de gente que confió en la ONU. Recuerdo con rabia el lamentable espectáculo ofrecido por Naciones Unidas y su misión en la antigua Yugoslavia, la llamada Unprofor, cuando los convoyes con artículos médicos y de primera necesidad, destinados a aliviar el sufrimiento de los civiles, RAFAEL L. eran detenidos y saBARDAJÍ queados por cuatro mal encarados facinerosos disfrazados de partisanos. Lo que robaban entraba después en el lucrativo mercado negro. Cuando se me ocurría preguntar a los conductores de los camiones o a los escoltas que por qué no se resistían, siempre me contestaban lo mismo: no contamos con la autorización El resultado ya se sabe cuál fue: que la ayuda llegó muy mermada y que la misión de protección acabó en una farsa incapaz de evitar, entre otra serie de masacres, el asesinato en Srebrenica de 8.000 bosnio- musulmanes a manos serbias. Sería la OTAN quien intentara remediar los males causados por la política onusiana. También recuerdo, bastantes años antes, la visita que pude realizar al contingente de la fuerza multinacional en el Sinaí, establecido allí desde los acuerdos de Camp David en 1978. El acantonamiento, próximo a Sharm- el- Sheik, estaba integrado por tropas provenientes de las islas Fiji- -no precisamente una potencia militar, que pueda decirse- Al preguntarle al comandante por la motivación de sus soldados, su respuesta fue simple y sincera: en un solo año ganaban el sueldo que su gobierno les pagaba en diez. Obviamente, no todo el mundo se mueve por intereses tan materialistas, pero al comprobar la sobre- representación de tropas del llamado Tercer Mundo en las misiones de paz, uno tiende a preguntarse el por qué. Sobre todo ahora que la resolución 1701 establece que se va a reforzar la misión de la ONU en el Líbano, la Finul- -o fuerza interina- que ya va para cumplir sus treinta años. Hace poco, el despliegue estaba dominado de nuevo por Fiji y Ghana. Hoy, aunque depende de un jefe francés, buena parte de las tropas provienen de la India. Desde el ministerio de Defensa se dice que los soldados españoles jamás quedarán bajo el mando de un indio o un chino. Pero también dicen que el despliegue se hará en zonas que eviten el contacto con Hizbolá. Cómo no lo hagan en suelo de Israel no sé cómo piensan lograrlo. La población chií del sur del Líbano está comprada material y espiritualmente por los terroristas islámicos. S Una periodista iraní pasa frente a la planta de energía nuclear de Bushehr, junto al golfo Pérsico, en el sur de Irán EFE El Congreso de EE. UU. duda de que la CIA se entere de lo que pasa en Irán Pretende evitar los fallos de Inteligencia cometidos en Irak los servicios de Inteligencia por desconocer detalles del programa nuclear de Irán, sus intenciones o vínculos terroristas PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Al desprestigio que los servicios de Inteligencia de Estados Unidos vienen arrastrando desde el 11- S, se ha sumado un demoledor y comentado informe de un comité clave del Congreso federal, que denuncia que la CIA y otras agencias de espionaje carecen de la habilidad para adquirir información esencial para poder formar opiniones sobre el programa nuclear de Irán, intenciones y sus vinculaciones terroristas. Esta abrumadora regañina parlamentaria, a cargo del subcomité de Política de Inteligencia de la Cámara Baja, aspira a conjurar los mismos errores que atribuyeron un arsenal no convencional, que nunca fue encontrado, al régimen de Sadam Husein. Según enfatizó el congresista Peter Hoekstra, republicano de Michigan, queremos evitar otra clavada en referencia a la ya famosa expresión utilizada por el ex director de la CIA, George Tenet, para expresar su total certeza sobre la existencia de armas de destrucción masiva en Irak. Con todo, el informe de 29 páginas, cuya redacción corrió a cargo, sobre todo, de personal próximo a b Reproches legislativos a la mayoría conservadora en la Cámara Baja, y comparte las sospechas de que Irán está desarrollando un programa de armas nucleares con un significativo e intolerable peligro tanto para Estados Unidos como para sus aliados, pero sin dejar de criticar a los servicios de inteligencia por no facilitar suficiente evidencias directas para respaldar la posición de la Casa Blanca. Pocos datos y elusivos En concreto, el informe parlamentario se lamenta de que las agencias de espionaje de Estados Unidos no saben lo suficiente sobre el programa de armas nucleares de Irán y que la información sobre armas químicas y biológicas en poder del régimen integrista ni es voluminosa ni concluyente además de criticar la falta de información sobre los vínculos de Irán con Al Qaida y su respaldo a Hizbolá en el sur del Líbano. Advierte también la posibilidad de que la teocracia de Teherán se puede embarcar en una campaña de negaciones y engaños para exagerar su progreso nuclear, como Sadam Husein aparentemente hizo con sus programas de armas El Pentágono atribuye por primera vez a Teherán un papel directo en la subversión iraquí de destrucción masiva A pesar de todas estas lagunas, el informe de la Cámara Baja insiste en que Irán se ha convertido en una mayor amenaza para Estados Unidos desde la elección como presidente de Mahmoud Ahmadineyad, lo que ha impulsado un activo programa de misiles y esfuerzos para desarrollar doce cargas nucleares a partir del enriquecimiento de 85 toneladas de uranio procesado. Estas consideraciones legislativas coinciden con los redoblados esfuerzos de la Casa Blanca para detener las actividades nucleares de Irán. La Administración Bush ha expresado su insatisfacción con la ambigua respuesta formulada esta semana por la republica islámica ante la oferta de incentivos a cambio de paralizar su programa de enriquecimiento de uranio. Un empeño que contraviene los apremios del Consejo de Seguridad de la ONU y que a partir del 31 de agosto abriría la puerta a la posibilidad de sanciones. Aunque, de momento, Washington no ha empezado a señalar en esa dirección punitiva. Pero eso no impide que la lista de problemas de Estados Unidos con Irán siga creciendo por momentos. Esta semana, un alto mando militar del Pentágono, el general Michael Barbero, ha atribuido por primera vez al régimen integrista un papel directo a la hora de armar, entrenar, equipar y financiar la sangrienta subversión de los grupos chiíes en Irak.