Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8- 9 4 0 LOS VERANOS DE Junto a su ropa se encontró una Biblia envuelta por un foulard. Estos objetos estaban secos, pese a la lluvia caída esos días FERNANDO RUBIO ELENA SEGURA Un joven fue encarcelado tras confesar a un amigo que Aurora se le murió en el coche. Está en libertad El diario de la víctima refleja en las últimas semanas un cambio significativo en el tipo de letra y un inquietante interés por temas religiosos y esotéricos La Bib lia salido el lunes de su casa, decía: No te enfades, lo he pasado muy bien. Ha sido una noche mágica Y el segundo, recibido por un amigo homosexual, que a pesar de serlo tenía novia, señalaba: Tengo muchas ganas de veros. El lunes estuve en el puerto, lo pasé maravillosamente bien, conocí a amigos tuyos gays, que de gays no tienen nada, y a la Vichisole Los mensajes aclaraban algunas cosas: la primera, que el chico con el que salió de casa no permaneció con ella toda la noche; que había estado en la zona de ocio del Puerto de Tarragona y, además, que había conocido a varias personas. Por tanto, había elementos suficientes para empezar una reconstrucción. El joven con el que salió Aurora explicó que la había dejado antes de las cuatro de la madrugada en un pub de la citada zona después de que la chica empezara a hablar con un grupo y le dijera: Me van a llevar a casa más tarde. Márchate tú Él se enojó y así se explica el mensaje que recibió en su móvil el día 26. Además, varios testigos corroboraron que le vieron salir del local solo y enfadado Quedaba por investigar el segundo grupo, formado por cinco personas, dos hombres y tres chicas, que ese día 23 estaban de celebración. Uno de los primeros tenía 40 años; el otro 20. Al principio aseguraron a los agentes de Tarragona que esa madrugada se marcharon todos juntos en coche, sin Aurora, a pesar de que ésta se había puesto un poco pesada e insistía en que la llevaran a casa. Los investigadores no se fiaban de esa versión y decidieron intentar desmontar su coartada de cristal Para ello, entre otras gestiones, se entrevistaron con aquellos que habían estado en el pub al que fueron Aurora y su amigo la noche del lunes, día 23. Uno identificó a Aurora sin dudar. Además, los agentes también pudieron comprobar, a través de lo declarado por testigos, que esa noche Aurora había abandonado el local con el más joven del grupo de cinco personas que estaban en la celebración. No sólo eso: esas declaraciones aseguraban que durante el tiempo que estuvieron allí habían Reconstrucción de la noche del 23 de febrero: El acompañante de Aurora se va enfadado del pub Uno de los cinco amigos se acerca a ella y entabla conversación Dos hombres ven que los jóvenes entran y salien del local muchas veces Goma para el pelo Los vaqueros de la joven aparecen unos días después en un campo labrado y con una de las botas dentro del pantalón Abrigo entrado y salido del local muchas veces, como si esperaran a alguien. Este último detalle hizo deducir a los investigadores que Aurora y su acompañante podían haber estado en otros locales próximos. En cualquier caso, merecía la pena intentar confirmarlo. De nuevo hubo éxito y una persona lo corroboró. Habían pasado muchos meses y los testigos podían estar hablando de la noche del 23, pero también de la del 27, cuando la chica desapareció. O incluso de ambas a la vez. Si hablaban del 27 era posible, porque Aurora abandonó su casa a las nueve y cuarto. De lo que no había dudas es de que los cinco amigos habían mentido, que habían sellado un pacto para ocultar un hecho. Pero los investigadores lograron algo más: pudieron demostrar, a través de testimonios a los que dan toda credibilidad, que Aurora y su nuevo amigo habían estado también juntos la noche en que la víctima desapareció. La Policía consiguió además un nuevo testimonio, sin duda clave. Lo aportó una persona que conocía al joven de 20 años. Declaró que éste le reconoció que había estado con la desaparecida la noche del 27 de febrero, que se le murió en el coche y que la enterró luego. Asimismo, también le contó que el día 23 había estado con Aurora. Los investigadores dieron especial valor a su relato porque aportaba detalles nunca revelados antes y, por tanto, sólo los podía conocer por boca de alguien que, en efecto, había estado con Aurora al menos la noche del 23. Todo estos datos constan en el auto del juez por el que quedaba en libertad el principal sospechoso. La Policía, por tanto, logró recostruir segundo a segundo la vida de Aurora entre el 23 y el 27 de febrero: sus actividades, sus conversaciones, dónde estuvo, cuánto tiempo permaneció sola y cuánto acompañada y por quién... n abril de 2005 el joven de 20 años fue detenido y encarcelado por orden del instructor. A principios de julio, sin embargo, lo puso en libertad bajo fianza. E